_Destacado

Astrid Fina, tablas contra el miedo

David Orenes @david_lrl 05-12-2019

etiquetas:

Astrid Fina

Pyha, Finlandia, 30 de marzo de 2018. La rider barcelonesa Astrid Fina sufre una luxación en el hombro que le impide disputar la prueba de snowboard cross en el Campeonato del Mundo, la misma en la que consiguió ganar el bronce en los Juegos Paralímpicos de Invierno en Pyeongchang. Poco antes había logrado también el tercer lugar en la prueba de eslalon y su intención era repetir éxito. Un contratiempo en los entrenamientos provocó un abandono que acabó dejándola en el dique seco.

La lesión no fue cosa de días. Se perdió lo que restaba de temporada y la recuperación se prolongó durante meses. Su reaparición se ha hecho esperar hasta principios de diciembre, precisamente en Pyha, sin duda un lugar especial donde Astrid ha vivido de todo: en 2017 sufrió una caída que la dejó inconsciente, mientras que un año después hizo doblete con plata y bronce. Pese a lo dura de la pretemporada, pues llevaba sin hacer boardercross desde la lesión en marzo, y las complicaciones que se le presentaron -su compañía aérea le perdió el material y solo tuvo un día para entrenar en el circuito-, la catalana logró el mismo botín: plata y bronce.

Sin duda, la mejor forma de estrenar la temporada y afrontar el 2020 para una pionera del snowboard paralímpico. A sus 36 años, Astrid es la mayor referente de este deporte, paralímpico o no, tras la retirada temporal de Queralt Castellet -segunda en la general de la Copa del Mundo la pasada temporada- por problemas económicos. La propia Queralt auguraba un futuro muy poco esperanzador para el snowboard en nuestro país hace apenas un mes: “Pinta muy mal porque no hay un plan alrededor de este deporte ni de esta disciplina (halfpipe) en nuestro país”.

La edad no juega a favor de Fina, que empezó muy tarde en el snowboard pero le cogió rápido el tranquillo. Tras el accidente de moto sufrido en 2009 y la amputación del pie derecho dos años después tras 13 operaciones y una infección bacteriana del propio hospital, la entonces dependienta de joyería se encontraba sumida en una depresión que pudo superar gracias al deporte. A uno que no había practicado en su vida. Un año después de todo aquello, un amigo le invitó a hacer snowboard en Baqueira (Lérida) y desde entonces no se ha separado de su tabla. Pronto consiguió entrar en el equipo paralímpico para después acumular un podio tras otro. La pasada temporada logró siete medallas en Copa del Mundo, incluido un oro en Big White (Canadá). Y todo ello pese a los nervios que antes le hacían temblar y que tuvo que gestionar gracias a una psicóloga. “Cuando tuve el accidente no podía imaginar lo que estoy viviendo. El snowboard me sirvió para superar la amputación y después se convirtió en mi estilo de vida«, le explicó a Almudena Rivero en MARCA. Si le respetan las lesiones, a buen seguro le esperan más éxitos en los próximos años.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Pyha, Finlandia, 30 de marzo de 2018. La rider barcelonesa Astrid Fina sufre una luxación en el hombro que le impide disputar la prueba de snowboard cross en el Campeonato del Mundo, la misma en la que consiguió ganar el bronce en los Juegos Paralímpicos de Invierno en Pyeongchang. Poco antes había logrado también el tercer lugar en la prueba de eslalon y su intención era repetir éxito. Un contratiempo en los entrenamientos provocó un abandono que acabó dejándola en el dique seco.

La lesión no fue cosa de días. Se perdió lo que restaba de temporada y la recuperación se prolongó durante meses. Su reaparición se ha hecho esperar hasta principios de diciembre, precisamente en Pyha, sin duda un lugar especial donde Astrid ha vivido de todo: en 2017 sufrió una caída que la dejó inconsciente, mientras que un año después hizo doblete con plata y bronce. Pese a lo dura de la pretemporada, pues llevaba sin hacer boardercross desde la lesión en marzo, y las complicaciones que se le presentaron -su compañía aérea le perdió el material y solo tuvo un día para entrenar en el circuito-, la catalana logró el mismo botín: plata y bronce.

Sin duda, la mejor forma de estrenar la temporada y afrontar el 2020 para una pionera del snowboard paralímpico. A sus 36 años, Astrid es la mayor referente de este deporte, paralímpico o no, tras la retirada temporal de Queralt Castellet -segunda en la general de la Copa del Mundo la pasada temporada- por problemas económicos. La propia Queralt auguraba un futuro muy poco esperanzador para el snowboard en nuestro país hace apenas un mes: “Pinta muy mal porque no hay un plan alrededor de este deporte ni de esta disciplina (halfpipe) en nuestro país”.

La edad no juega a favor de Fina, que empezó muy tarde en el snowboard pero le cogió rápido el tranquillo. Tras el accidente de moto sufrido en 2009 y la amputación del pie derecho dos años después tras 13 operaciones y una infección bacteriana del propio hospital, la entonces dependienta de joyería se encontraba sumida en una depresión que pudo superar gracias al deporte. A uno que no había practicado en su vida. Un año después de todo aquello, un amigo le invitó a hacer snowboard en Baqueira (Lérida) y desde entonces no se ha separado de su tabla. Pronto consiguió entrar en el equipo paralímpico para después acumular un podio tras otro. La pasada temporada logró siete medallas en Copa del Mundo, incluido un oro en Big White (Canadá). Y todo ello pese a los nervios que antes le hacían temblar y que tuvo que gestionar gracias a una psicóloga. “Cuando tuve el accidente no podía imaginar lo que estoy viviendo. El snowboard me sirvió para superar la amputación y después se convirtió en mi estilo de vida«, le explicó a Almudena Rivero en MARCA. Si le respetan las lesiones, a buen seguro le esperan más éxitos en los próximos años.

etiquetas:

Astrid Fina

_Destacado

La pelotita

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
04-06-2020

_Destacado

Un antes y un después de Rafael Nadal

Alejandro Pérez @aperezgom
04-06-2020