_Otros

Asimetría

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 16-04-2018

etiquetas:

Pep
Guardiola es visto como un entrenador que solo tiene una idea inalterable. Sin
embargo, tras ganar la liga española, la alemana y la inglesa acaba demostrando
una realidad muy lejana a lo que se dice: Guardiola es ecléctico. Todos
pensaron que su 4-3-3 en el que se hizo inmortal en Barcelona iba a ser
reproducido durante toda su carrera. Pero nada más lejos de la realidad.

El
Manchester City va camino de superar récord de puntos, goles y victorias. Para
ello, los citizens gastaron millonadas en reforzar una defensa que hizo aguas
en el primer curso del catalán. Benjamin Mendy estaba llamado a ser clave, ya
que era el único defensor izquierdo de la plantilla pero sus lesiones hicieron
que se buscaran otras alternativas. Allí apareció un excelso Fabian Delph que
se convirtió en un argumento ofensivo brutal para el equipo. Y encima
totalmente diferente a lo que se tenía.

El
internacional inglés compensa los movimientos de Kevin de Bruyne que en la base
de la jugada acompaña a Fernandinho pero en la conclusión siempre pisa área con
David Silva. Un Fernandinho que merece párrafos aparte. Un centrocampista que
cumple con su cometido a la perfección ya que no comete errores en el pase, y eso
que completa casi 80 por partido esta temporada. Más importante, aun así, son
sus apariciones en su propia área. Cada centro, cada llegada del rival, tiene
al brasileño pisando punto de penalti dispuesto a despejar cualquier envite
contrario. Una estirpe de centrocampista que no todos los equipos pueden decir
que tienen en sus filas.

Otro
aspecto clave son los extremos. Sterling y Sané tienen roles completamente
antagónicos. El primero tiene como encargo pisar área constantemente porque el
alemán se responsabiliza de ocupar la línea de cal, para mantener abierta la defensa
rival. Cuando el cuero llega al ex del Schalke los rivales no tienen las ayudas
que deberían recibir ya que los centrocampistas, Sterling y el delantero de
turno ya están pisando área. Y ahí Sané, en el uno para uno, es completamente
diferencial.

Para
acabar, entonces, habrá que hablar del comienzo. Kyle Walker fue otro de los
futbolistas por los que el club realizó una inversión mastodóntica y ha
mostrado desde el inicio el porqué. El ex del Tottenham aprovecha el movimiento
de Sterling hacia dentro ya que es más potente de lo que son Delph o Zinchenko
en el otro lado. Asimismo, centrales como Otamendi, Kompany y Stones han
rendido a mayor nivel que otras temporadas. En la portería, no hay que olvidar
el increíble rendimiento de Ederson. Un portero que levantó muchísimas cejas
tras su fichaje pero que ha sido el primero en construir el fútbol de la
escuadra. Además, ha salvado más de un punto con sus paradas.

Guardiola
ha tenido y tiene la capacidad de potenciar a sus jugadores con sus esquemas.
No significa que él haya inventado el juego o que los triunfos sean suyos.
Simplemente que él ofrece recursos para que su equipo gane. El próximo objetivo
será ganar la Champions League. Una competición que tiene un lenguaje
completamente distinto a cualquier liga y que tiene unas conclusiones que, a
veces, son complicadísimas de analizar. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Pep
Guardiola es visto como un entrenador que solo tiene una idea inalterable. Sin
embargo, tras ganar la liga española, la alemana y la inglesa acaba demostrando
una realidad muy lejana a lo que se dice: Guardiola es ecléctico. Todos
pensaron que su 4-3-3 en el que se hizo inmortal en Barcelona iba a ser
reproducido durante toda su carrera. Pero nada más lejos de la realidad.

El
Manchester City va camino de superar récord de puntos, goles y victorias. Para
ello, los citizens gastaron millonadas en reforzar una defensa que hizo aguas
en el primer curso del catalán. Benjamin Mendy estaba llamado a ser clave, ya
que era el único defensor izquierdo de la plantilla pero sus lesiones hicieron
que se buscaran otras alternativas. Allí apareció un excelso Fabian Delph que
se convirtió en un argumento ofensivo brutal para el equipo. Y encima
totalmente diferente a lo que se tenía.

El
internacional inglés compensa los movimientos de Kevin de Bruyne que en la base
de la jugada acompaña a Fernandinho pero en la conclusión siempre pisa área con
David Silva. Un Fernandinho que merece párrafos aparte. Un centrocampista que
cumple con su cometido a la perfección ya que no comete errores en el pase, y eso
que completa casi 80 por partido esta temporada. Más importante, aun así, son
sus apariciones en su propia área. Cada centro, cada llegada del rival, tiene
al brasileño pisando punto de penalti dispuesto a despejar cualquier envite
contrario. Una estirpe de centrocampista que no todos los equipos pueden decir
que tienen en sus filas.

Otro
aspecto clave son los extremos. Sterling y Sané tienen roles completamente
antagónicos. El primero tiene como encargo pisar área constantemente porque el
alemán se responsabiliza de ocupar la línea de cal, para mantener abierta la defensa
rival. Cuando el cuero llega al ex del Schalke los rivales no tienen las ayudas
que deberían recibir ya que los centrocampistas, Sterling y el delantero de
turno ya están pisando área. Y ahí Sané, en el uno para uno, es completamente
diferencial.

Para
acabar, entonces, habrá que hablar del comienzo. Kyle Walker fue otro de los
futbolistas por los que el club realizó una inversión mastodóntica y ha
mostrado desde el inicio el porqué. El ex del Tottenham aprovecha el movimiento
de Sterling hacia dentro ya que es más potente de lo que son Delph o Zinchenko
en el otro lado. Asimismo, centrales como Otamendi, Kompany y Stones han
rendido a mayor nivel que otras temporadas. En la portería, no hay que olvidar
el increíble rendimiento de Ederson. Un portero que levantó muchísimas cejas
tras su fichaje pero que ha sido el primero en construir el fútbol de la
escuadra. Además, ha salvado más de un punto con sus paradas.

Guardiola
ha tenido y tiene la capacidad de potenciar a sus jugadores con sus esquemas.
No significa que él haya inventado el juego o que los triunfos sean suyos.
Simplemente que él ofrece recursos para que su equipo gane. El próximo objetivo
será ganar la Champions League. Una competición que tiene un lenguaje
completamente distinto a cualquier liga y que tiene unas conclusiones que, a
veces, son complicadísimas de analizar. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021