_Otros

Así será la nueva Fiorentina

Michele Tossani @MicheleTossani 22-08-2018

etiquetas:

En la primera parte de la pasada temporada, la Fiorentina de Stefano Pioli se mostró como un equipo muy vertical, con un ritmo a
menudo frenético. En la segunda parte de la temporada, desde marzo, la
Fiorentina mostró más fluidez, con trazos de juego posicional, favorecida por
la entrada de Riccardo Saponara en
el equipo.

Con el exjugador del Empoli como número 10, Pioli buscaba
crear superioridad posicional a la espalda del mediocampo rival, aprovechando
también las internadas de Cristiano
Biraghi por la izquierda, con Nikola
Milenkovic que se quedaba por la derecha como tercer central, al lado de Germán Pezzella y Vitor Hugo. Por la banda derecha, Federico Chiesa avanzaba para colocarse junto a Giovanni Simeone en ataque.

Sin embargo, Saponara no convenció y ha terminado al margen
del nuevo proyecto táctico de Pioli para esta nueva temporada, en la que va a
usar el 4-3-3 como sistema base. Para suplir a un hombre clave como Milan Badelj -que firmó con la Lazio-,
Pioli elegirá entre Christian Thers
Norgaard y Jordan Veretout. El
francés, una de las revelaciones del año pasado, está preparado para bajar su
posición para aprovechar sus cualidades técnicas -84,1% de precisión de pase-
como regista por delante de la
defensa.

A estas soluciones se añaden Bryan Dabo y el recién llegado Edimilson
Fernandes, mediocampista suizo que también
puede jugar como volante. Esto permitiría a Pioli mantener a Veretout en la
posición de mezz’ala. La llegada de
un volante técnico como el brasileño Gerson
puede ayudar a la Fiorentina a producir un mejor juego posicional para superar
las dificultades encontradas el año pasado con equipos que defendían muy atrás.

A parte, muchas de las opciones ofensivas y de desarrollo
táctico del equipo dependerán de la adaptación de Marko Pjaca y Kevin Mirallas. Si los dos extremos caen
hacia el centro, la Fiorentina tendrá a disposición dos jugadores más para
producir un fútbol asociativo en espacios reducidos para crear superioridad
posicional en zonas avanzadas del campo, además de dos jugadores veloces
capaces, junto a Chiesa y Simeone, de efectuar rápidas transiciones
ofensivas.

Dicho eso, es probable que Pjaca, Mirallas y Chiesa hagan que Pioli vuelva a una
Fiorentina que, en ataque, prefiera aprovechar las bandas en detrimento del
centro del campo. En este caso, tendremos una mayor búsqueda del uno contra uno
por fuera para aprovechar las cualidades en los regates de los extremos a
disposición del técnico, con los centros al área como arma principal. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En la primera parte de la pasada temporada, la Fiorentina de Stefano Pioli se mostró como un equipo muy vertical, con un ritmo a
menudo frenético. En la segunda parte de la temporada, desde marzo, la
Fiorentina mostró más fluidez, con trazos de juego posicional, favorecida por
la entrada de Riccardo Saponara en
el equipo.

Con el exjugador del Empoli como número 10, Pioli buscaba
crear superioridad posicional a la espalda del mediocampo rival, aprovechando
también las internadas de Cristiano
Biraghi por la izquierda, con Nikola
Milenkovic que se quedaba por la derecha como tercer central, al lado de Germán Pezzella y Vitor Hugo. Por la banda derecha, Federico Chiesa avanzaba para colocarse junto a Giovanni Simeone en ataque.

Sin embargo, Saponara no convenció y ha terminado al margen
del nuevo proyecto táctico de Pioli para esta nueva temporada, en la que va a
usar el 4-3-3 como sistema base. Para suplir a un hombre clave como Milan Badelj -que firmó con la Lazio-,
Pioli elegirá entre Christian Thers
Norgaard y Jordan Veretout. El
francés, una de las revelaciones del año pasado, está preparado para bajar su
posición para aprovechar sus cualidades técnicas -84,1% de precisión de pase-
como regista por delante de la
defensa.

A estas soluciones se añaden Bryan Dabo y el recién llegado Edimilson
Fernandes, mediocampista suizo que también
puede jugar como volante. Esto permitiría a Pioli mantener a Veretout en la
posición de mezz’ala. La llegada de
un volante técnico como el brasileño Gerson
puede ayudar a la Fiorentina a producir un mejor juego posicional para superar
las dificultades encontradas el año pasado con equipos que defendían muy atrás.

A parte, muchas de las opciones ofensivas y de desarrollo
táctico del equipo dependerán de la adaptación de Marko Pjaca y Kevin Mirallas. Si los dos extremos caen
hacia el centro, la Fiorentina tendrá a disposición dos jugadores más para
producir un fútbol asociativo en espacios reducidos para crear superioridad
posicional en zonas avanzadas del campo, además de dos jugadores veloces
capaces, junto a Chiesa y Simeone, de efectuar rápidas transiciones
ofensivas.

Dicho eso, es probable que Pjaca, Mirallas y Chiesa hagan que Pioli vuelva a una
Fiorentina que, en ataque, prefiera aprovechar las bandas en detrimento del
centro del campo. En este caso, tendremos una mayor búsqueda del uno contra uno
por fuera para aprovechar las cualidades en los regates de los extremos a
disposición del técnico, con los centros al área como arma principal. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021