_Italia

Así es el Genoa de Thiago Motta

Michele Tossani @MicheleTossani 19-11-2019

etiquetas:

Genoa Thiago Motta

Una victoria en remontada sobre el Brescia, dos derrotas contra Juve y Udinese y un empate contra el Napoli es el botín de Thiago Motta al frente del Genoa. El italo-brasileño llegó al banquillo rossoblù tras el fracaso de la gestión de Andreazzoli.

Sobre la onda de una entrevista viral a la Gazzetta dello Sport en la que hablaba de un sistema 2-7-2 -a leer horizontalmente-, Motta está intentando aplicar su estilo al equipo genovés. En su debut contra el Brescia lució un 3-4-1-2 con muchas novedades como Gümüs en ataque, Lerager como mediapunta y Ankersen como carrilero izquierdo. 

La idea base era controlar el juego a través de la posesión. No obstante, ante las dificultades para crear peligro al equipo lombardo, tras el descanso, Motta viró hacia un 4-2-3-1 más vertical con el objetivo de realzar las referencias ofensivas de Agudelo, Pandev y Kouamé, que entraron desde el banquillio y anotaron todos ellos para el triunfo 3-1 final. 

Mapa de pases y xGoals del Genoa-Brescia con el modelo de @TacticsPlatform

Tras el partido contra la Juventus a domicilio, en el que Motta no renunció a proponer sus ideas -con un gran Schöne-, el antiguo internacional italiano debía afrontar otro partido delicado en el contexto permanencia contra Udinese en Marassi. 

Contra la Juventus, Thiago Motta no quiso renunciar a que su Genoa construyera desde abajo

Motta sorprendió de nuevo con un Genoa ultraofensivo con un 4-3-3 formado por tres mediocampistas ofensivos -Agudelo, Schöne, Saponara- detrás de tres delanteros -Kouamé, Pinamonti, Pandev-, todos ellos muy centrados sobre el campo, con el marfileño y el macedonio en los medios espacios y en el pasillo central apoyando al internacional Sub21. 

Mapa de pases del Genoa-Udinese sobre el modelo de @Tacticsplatform

De nuevo, como contra el Brescia, Thiago Motta intentó controlar el partido a través de la posesión (62%) utilizando un hexágono central formado por mediocampistas y delanteros con el apoyo de los laterales Ankersen y Ghiglione para aportar profundidad. 

En ataque, la táctica de Motta funcionó, pues el Genoa produjo 1,20 expected goals. Sin embargo, tras una primera parte de empate con los goles de Pandev y De Paul, el técnico decidió arriesgar aun más, introduciendo a Radovanovic por Saponara -pasando al 4-2-3-1- y luego al delantero Sanabria por el central Romero, manteniendo el nuevo sistema pero retrasando al mediocampista esloveno al centro de la defensa junto a Zapata. 

Estas decisiones no se demostraron ganadoras. Aunque aumentó el número de expected goals en la segunda parte y avanzó el baricentro del equipo hasta los 56,64 metros, el sistema terminó por facilitar las transiciones friulanas, como evidencia de que la Udinese aumentó también los expected goals.

Contra el Napoli, Motta presentó un equipo más corto, que supo defenderse bien con un baricentro mucho más bajo, a una media de 39 metros. 

Mapa de pases del Genoa-Napoli sobre el modelo de @Tacticsplatform

En este estilo, Motta se mantuvo fiel a su idea futbolística, proponiendo un gran control de posesión (55%), aprovechando las bandas para salir de la presión partenopea y atacar al equipo de Ancelotti. Hasta el 87% de las acciones ofensivas rossoblù vinieron por banda y el 48% desde la derecha, donde el Napoli contaba con un jugador poco dado a defender -Insigne- y otro adaptado al lateral izquierdo -Hysaj-. En la práctica, el Genoa se defendió con inteligencia mediante la posesión de balón. 

A la espera de los próximos desarrollos del Genoa de Motta, sin duda el inicio del exfutbolista en los banquillos de élite está siendo más que interesante. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Una victoria en remontada sobre el Brescia, dos derrotas contra Juve y Udinese y un empate contra el Napoli es el botín de Thiago Motta al frente del Genoa. El italo-brasileño llegó al banquillo rossoblù tras el fracaso de la gestión de Andreazzoli.

Sobre la onda de una entrevista viral a la Gazzetta dello Sport en la que hablaba de un sistema 2-7-2 -a leer horizontalmente-, Motta está intentando aplicar su estilo al equipo genovés. En su debut contra el Brescia lució un 3-4-1-2 con muchas novedades como Gümüs en ataque, Lerager como mediapunta y Ankersen como carrilero izquierdo. 

La idea base era controlar el juego a través de la posesión. No obstante, ante las dificultades para crear peligro al equipo lombardo, tras el descanso, Motta viró hacia un 4-2-3-1 más vertical con el objetivo de realzar las referencias ofensivas de Agudelo, Pandev y Kouamé, que entraron desde el banquillio y anotaron todos ellos para el triunfo 3-1 final. 

Mapa de pases y xGoals del Genoa-Brescia con el modelo de @TacticsPlatform

Tras el partido contra la Juventus a domicilio, en el que Motta no renunció a proponer sus ideas -con un gran Schöne-, el antiguo internacional italiano debía afrontar otro partido delicado en el contexto permanencia contra Udinese en Marassi. 

Contra la Juventus, Thiago Motta no quiso renunciar a que su Genoa construyera desde abajo

Motta sorprendió de nuevo con un Genoa ultraofensivo con un 4-3-3 formado por tres mediocampistas ofensivos -Agudelo, Schöne, Saponara- detrás de tres delanteros -Kouamé, Pinamonti, Pandev-, todos ellos muy centrados sobre el campo, con el marfileño y el macedonio en los medios espacios y en el pasillo central apoyando al internacional Sub21. 

Mapa de pases del Genoa-Udinese sobre el modelo de @Tacticsplatform

De nuevo, como contra el Brescia, Thiago Motta intentó controlar el partido a través de la posesión (62%) utilizando un hexágono central formado por mediocampistas y delanteros con el apoyo de los laterales Ankersen y Ghiglione para aportar profundidad. 

En ataque, la táctica de Motta funcionó, pues el Genoa produjo 1,20 expected goals. Sin embargo, tras una primera parte de empate con los goles de Pandev y De Paul, el técnico decidió arriesgar aun más, introduciendo a Radovanovic por Saponara -pasando al 4-2-3-1- y luego al delantero Sanabria por el central Romero, manteniendo el nuevo sistema pero retrasando al mediocampista esloveno al centro de la defensa junto a Zapata. 

Estas decisiones no se demostraron ganadoras. Aunque aumentó el número de expected goals en la segunda parte y avanzó el baricentro del equipo hasta los 56,64 metros, el sistema terminó por facilitar las transiciones friulanas, como evidencia de que la Udinese aumentó también los expected goals.

Contra el Napoli, Motta presentó un equipo más corto, que supo defenderse bien con un baricentro mucho más bajo, a una media de 39 metros. 

Mapa de pases del Genoa-Napoli sobre el modelo de @Tacticsplatform

En este estilo, Motta se mantuvo fiel a su idea futbolística, proponiendo un gran control de posesión (55%), aprovechando las bandas para salir de la presión partenopea y atacar al equipo de Ancelotti. Hasta el 87% de las acciones ofensivas rossoblù vinieron por banda y el 48% desde la derecha, donde el Napoli contaba con un jugador poco dado a defender -Insigne- y otro adaptado al lateral izquierdo -Hysaj-. En la práctica, el Genoa se defendió con inteligencia mediante la posesión de balón. 

A la espera de los próximos desarrollos del Genoa de Motta, sin duda el inicio del exfutbolista en los banquillos de élite está siendo más que interesante. 

etiquetas:

Genoa Thiago Motta

_Destacado

Una pareja casi perfecta

Joel Sierra @_JoeLSierra_
04-12-2019

_Italia

Gigi Riva, un sardo diferente

Javier Siñeriz @jsineriz96
22-11-2019