_Tenis

Arantxa Parra: «Me quedo con la gente que he conocido y me quedará después»

Alejandro Pérez @aperezgom 09-05-2019

etiquetas:

El Mutua Madrid Open 2019 ha supuesto la retirada de las pistas como tenistas profesionales de dos figuras del tenis español: David Ferrer y Arantxa Parra. Minutos después de disputar su último partido de dobles, Arantxa atiende a Sphera Sports en la Caja Mágica para repasar lo que ahora acaba: 11 títulos WTA de dobles y dos décadas dedicadas a este deporte.

Lo primero, enhorabuena por toda una carrera. Es un momento muy especial, ¿cómo está?

Emocionada y contenta. Sí que es cierto que en los dos últimos años ya me lo estaba tomando de otra forma, pero cada vez que entraba en la pista quería ganar y siempre he sido competitiva. Poder estar aquí en mi último torneo, estoy muy contenta y agradecida por la oportunidad. Me encanta poder despedirme aquí de una etapa tan larga y cerrarla. Asustada por lo nuevo que viene, pero ya he estado haciendo otras cosas. Tengo mucha ilusión de cerrar esta etapa tan larga, bonita y dura. He empezado una nueva etapa, la he combinado un poquito y muy ilusionada con las nuevas cosas que tengo por delante.

¿Por qué ahora y con Aliona de pareja de dobles?

Porque ya noto que me cuesta entrenar y no consigo tener una motivación para seguir jugando. Mi etapa tenía que cerrarla y qué mejor sitio que aquí. Aliona es una chica joven, con muchas ganas de jugar y hacer cosas nuevas. Me hacía ilusión y además su entrenadora es Lourdes Domínguez, con la que he compartido muchas cosas. Era algo bonito. Le pregunté si quería y me ha encantado la experiencia.

En el momento en que acaba el partido, ¿qué siente?

Tenía mil cosas en la cabeza. Lo esperaba hace tiempo, tenía ganas de cerrarla. Todo el mundo me preguntaba cuándo me retiraba. Con la clasificación que tenía pensaba que, si entraba en los torneos que me gustaban, pues iba a jugarlos. Siempre pensaba que era el último, pero seguía entrando. Aquí ya es definitivo. Mi cabeza no está para entrenar a este nivel, ser tan profesional como hay que serlo y la dedicación que tiene la gente. Llevo muchos años y quiero pasar página.

Su retirada coincide en tiempo y lugar con la de Ferrer.

Es un ejemplo a seguir. Va a quedar en la historia del tenis español y mundial. Es disciplina y trabajo. David es el ejemplo perfecto para fijarse y motivarse. Además de la bellísima persona que es. Ha hecho un carrerón impresionante. Se lo merece porque es encantador.

En sus 20 años de carrera, ¿con qué cosas se queda, dentro y fuera de la pista?

Me quedo con las personas que he convivido y he conocido. A mi gente. Toda la gente que me ha apoyado y estado ahí en lo bueno y lo malo. Es lo que te llevas. A nivel personal, el esfuerzo que se hace en los momentos duros. El superarte y el sacrificio. Como persona te hace madurar muchísimo y te hace coger un bagaje que a lo mejor en otros sitios no podrías. Me quedo con la gente que he conocido y que me quedará después del tenis.

¿Se parece en algo el tenis de hoy con el de hace 20 años?

Ha cambiado tanto que es difícil. La competitividad de la gente se mantiene. La forma de jugar, el físico y todo lo que es el tenis ha evolucionado muchísimo. La manera de pensar de los buenos se mantiene.

¿En qué estado está ahora el tenis español?

En el tenis femenino hay menos jugadoras que hace algunos años en el top100, pero las que hay son mejores. Parece que a las jóvenes les está costando más, pero viene una generación muy buena. Está habiendo como un cambio generacional, ha habido un poco de vacío con pocas jugadoras, pero ahora vienen tenistas como Aliona, Paula Badosa, Georgina, Sara Sorribes… Va a ir bien, espero que remontemos un poco.

Esos años sin referente en el tenis femenino, ¿es lo que le puede ocurrir al tenis masculino en el momento que se retiren los Nadal, Feliciano, Verdasco… y con Ferrer ya retirado?

Hemos tenido una época increíble, parece normal pero no lo es. Tantos jugadores tan buenos en un país tan pequeño. Se va a notar el cambio generacional. Pero espero que los que vienen, Munar, Taberner… poco a poco irán subiendo. El tenis es muy duro y está costando. Pero con el tiempo tendremos otro cambio generacional y espero tener más jugadores en la cima.

Estos dos últimos años ha ido cogiendo responsabilidades fuera de las pistas para hacer más sencilla la transición. Entre ellas, coordinadora delegada de la Copa Federación y Copa Davis. ¿Qué funciones tiene?

Soy la delegada del equipo. Organizo la logística de hoteles, transporte, viajes, comidas… Todo para que el tenista llegue exclusivamente para entrenar y jugar, para que se olvide de todo lo demás. Todo suma y yo estoy muy contenta del ascenso en Copa Federación. Tanto la capitana como las jugadoras se lo merecían.

Respecto a la capitana, Anabel Medina, fue su compañera de dobles en los Juegos Olímpicos de Río. ¿Cómo fue la experiencia?

Es de los recuerdos más bonitos que tengo. Los Juegos de Río son una de las experiencias más bonitas de mi carrera. Teniendo en cuenta que fuimos con Anabel medio lesionada, habíamos estado año y medio luchando por ir a las Olimpiadas. Justo antes de su lesión, estábamos en el mejor momento de competición de partidos. Llegué a pensar que podíamos optar a opciones de medalla porque estábamos a un nivel bastante alto. Aquellos Juegos eran mi única ilusión y motivación para seguir jugando al tenis. Me fui de allí llorando.

Alguna vez ha comentado que, tras retirarse, querría ser madre. ¿No se lo ha planteado mientras estaba en activo?

No me lo he planteado porque me gusta cerrar etapas. Me encanta que la gente decida ser madre y volver, pero en mi caso nunca me lo había planteado. Pensaba cerrar una etapa y si soy madre me concentro en ello. No me lo había planteado. Personalmente no quería ser madre y estar en el circuito. No me veía viajando con el bebé. Es algo muy duro y no me veía capaz. Quien lo hace me parece fantástico, pero yo no me lo he planteado.

Ahora que acaba su carrera y sale del tenis de competición, ¿en los máximos niveles de este deporte, se vive en una realidad irreal?

Es probable. Estamos muy aislados, viajamos mucho y no estamos en el día a día en casa. Cuando decidí hacer el cambio y en el Open de EEUU sabía que no iba a competir hasta Australia pensé que iba a estar cuatro meses en casa y no sabía qué hacer. Es un cambio de vida que no estamos acostumbrados. Vivimos una realidad que no es normal, pero, personalmente, siempre he tenido los pies en el suelo. Me asusta el hecho de estar en casa metida sin entrenar, pero no me asusta la vida real del día a día. La transición de viajar todo el tiempo y volver a casa sin viajar, no es una vida normal. Nos tenemos que adaptar poco a poco y es un cambio muy radical. Vivimos en una burbujita.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El Mutua Madrid Open 2019 ha supuesto la retirada de las pistas como tenistas profesionales de dos figuras del tenis español: David Ferrer y Arantxa Parra. Minutos después de disputar su último partido de dobles, Arantxa atiende a Sphera Sports en la Caja Mágica para repasar lo que ahora acaba: 11 títulos WTA de dobles y dos décadas dedicadas a este deporte.

Lo primero, enhorabuena por toda una carrera. Es un momento muy especial, ¿cómo está?

Emocionada y contenta. Sí que es cierto que en los dos últimos años ya me lo estaba tomando de otra forma, pero cada vez que entraba en la pista quería ganar y siempre he sido competitiva. Poder estar aquí en mi último torneo, estoy muy contenta y agradecida por la oportunidad. Me encanta poder despedirme aquí de una etapa tan larga y cerrarla. Asustada por lo nuevo que viene, pero ya he estado haciendo otras cosas. Tengo mucha ilusión de cerrar esta etapa tan larga, bonita y dura. He empezado una nueva etapa, la he combinado un poquito y muy ilusionada con las nuevas cosas que tengo por delante.

¿Por qué ahora y con Aliona de pareja de dobles?

Porque ya noto que me cuesta entrenar y no consigo tener una motivación para seguir jugando. Mi etapa tenía que cerrarla y qué mejor sitio que aquí. Aliona es una chica joven, con muchas ganas de jugar y hacer cosas nuevas. Me hacía ilusión y además su entrenadora es Lourdes Domínguez, con la que he compartido muchas cosas. Era algo bonito. Le pregunté si quería y me ha encantado la experiencia.

En el momento en que acaba el partido, ¿qué siente?

Tenía mil cosas en la cabeza. Lo esperaba hace tiempo, tenía ganas de cerrarla. Todo el mundo me preguntaba cuándo me retiraba. Con la clasificación que tenía pensaba que, si entraba en los torneos que me gustaban, pues iba a jugarlos. Siempre pensaba que era el último, pero seguía entrando. Aquí ya es definitivo. Mi cabeza no está para entrenar a este nivel, ser tan profesional como hay que serlo y la dedicación que tiene la gente. Llevo muchos años y quiero pasar página.

Su retirada coincide en tiempo y lugar con la de Ferrer.

Es un ejemplo a seguir. Va a quedar en la historia del tenis español y mundial. Es disciplina y trabajo. David es el ejemplo perfecto para fijarse y motivarse. Además de la bellísima persona que es. Ha hecho un carrerón impresionante. Se lo merece porque es encantador.

En sus 20 años de carrera, ¿con qué cosas se queda, dentro y fuera de la pista?

Me quedo con las personas que he convivido y he conocido. A mi gente. Toda la gente que me ha apoyado y estado ahí en lo bueno y lo malo. Es lo que te llevas. A nivel personal, el esfuerzo que se hace en los momentos duros. El superarte y el sacrificio. Como persona te hace madurar muchísimo y te hace coger un bagaje que a lo mejor en otros sitios no podrías. Me quedo con la gente que he conocido y que me quedará después del tenis.

¿Se parece en algo el tenis de hoy con el de hace 20 años?

Ha cambiado tanto que es difícil. La competitividad de la gente se mantiene. La forma de jugar, el físico y todo lo que es el tenis ha evolucionado muchísimo. La manera de pensar de los buenos se mantiene.

¿En qué estado está ahora el tenis español?

En el tenis femenino hay menos jugadoras que hace algunos años en el top100, pero las que hay son mejores. Parece que a las jóvenes les está costando más, pero viene una generación muy buena. Está habiendo como un cambio generacional, ha habido un poco de vacío con pocas jugadoras, pero ahora vienen tenistas como Aliona, Paula Badosa, Georgina, Sara Sorribes… Va a ir bien, espero que remontemos un poco.

Esos años sin referente en el tenis femenino, ¿es lo que le puede ocurrir al tenis masculino en el momento que se retiren los Nadal, Feliciano, Verdasco… y con Ferrer ya retirado?

Hemos tenido una época increíble, parece normal pero no lo es. Tantos jugadores tan buenos en un país tan pequeño. Se va a notar el cambio generacional. Pero espero que los que vienen, Munar, Taberner… poco a poco irán subiendo. El tenis es muy duro y está costando. Pero con el tiempo tendremos otro cambio generacional y espero tener más jugadores en la cima.

Estos dos últimos años ha ido cogiendo responsabilidades fuera de las pistas para hacer más sencilla la transición. Entre ellas, coordinadora delegada de la Copa Federación y Copa Davis. ¿Qué funciones tiene?

Soy la delegada del equipo. Organizo la logística de hoteles, transporte, viajes, comidas… Todo para que el tenista llegue exclusivamente para entrenar y jugar, para que se olvide de todo lo demás. Todo suma y yo estoy muy contenta del ascenso en Copa Federación. Tanto la capitana como las jugadoras se lo merecían.

Respecto a la capitana, Anabel Medina, fue su compañera de dobles en los Juegos Olímpicos de Río. ¿Cómo fue la experiencia?

Es de los recuerdos más bonitos que tengo. Los Juegos de Río son una de las experiencias más bonitas de mi carrera. Teniendo en cuenta que fuimos con Anabel medio lesionada, habíamos estado año y medio luchando por ir a las Olimpiadas. Justo antes de su lesión, estábamos en el mejor momento de competición de partidos. Llegué a pensar que podíamos optar a opciones de medalla porque estábamos a un nivel bastante alto. Aquellos Juegos eran mi única ilusión y motivación para seguir jugando al tenis. Me fui de allí llorando.

Alguna vez ha comentado que, tras retirarse, querría ser madre. ¿No se lo ha planteado mientras estaba en activo?

No me lo he planteado porque me gusta cerrar etapas. Me encanta que la gente decida ser madre y volver, pero en mi caso nunca me lo había planteado. Pensaba cerrar una etapa y si soy madre me concentro en ello. No me lo había planteado. Personalmente no quería ser madre y estar en el circuito. No me veía viajando con el bebé. Es algo muy duro y no me veía capaz. Quien lo hace me parece fantástico, pero yo no me lo he planteado.

Ahora que acaba su carrera y sale del tenis de competición, ¿en los máximos niveles de este deporte, se vive en una realidad irreal?

Es probable. Estamos muy aislados, viajamos mucho y no estamos en el día a día en casa. Cuando decidí hacer el cambio y en el Open de EEUU sabía que no iba a competir hasta Australia pensé que iba a estar cuatro meses en casa y no sabía qué hacer. Es un cambio de vida que no estamos acostumbrados. Vivimos una realidad que no es normal, pero, personalmente, siempre he tenido los pies en el suelo. Me asusta el hecho de estar en casa metida sin entrenar, pero no me asusta la vida real del día a día. La transición de viajar todo el tiempo y volver a casa sin viajar, no es una vida normal. Nos tenemos que adaptar poco a poco y es un cambio muy radical. Vivimos en una burbujita.

etiquetas:

_Tenis

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022