_NBA

Solo Anthony Davis puede salvar a los Lakers

Juan Díaz @JuandiRgz 26-01-2022

Con más de media temporada disputada, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que los Lakers son, por segundo año consecutivo, uno de los equipos más decepcionantes. Lo cierto es que todos los malos pronósticos que muchos presagiaron cuando se realizó el fichaje de Westbrook se están cumpliendo. Tan solo unos meses después, el base parece más cerca de ser traspasado que nunca, y tampoco es que puedan recibir una gran moneda de cambio. Esta mezcla de ingredientes deja a los aficionados con una única esperanza: recuperar la antigua versión de Anthony Davis.

Antes de analizar qué está pasando este año con el pívot, cabe recordar que ADya ha cambiado el rostro de la franquicia una vez. Fue el año del anillo, cuando los Lakers venían de una desastrosa primera temporada con LeBron James en el equipo. El proyecto parecía tambalearse más que nunca, justo como ahora, y la incorporación de “La Ceja” supuso el punto de inflexión que necesitaban.

Esta temporada, Davis tan solo ha podido disputar 27 partidos y las sensaciones no han sido buenas. Hasta que se lesionó el mes pasado, su juego estaba lejos de su mejor versión. La conexión con Westbrook nunca funcionó como se esperaba y, por sí mismo, aunque era de los mejores del equipo, tampoco era capaz de decidir partidos como en temporadas atrás.

Especialmente sangrante era su tiro de larga distancia, promediando un 17% en triples.

Sin embargo, Davis vuelve a estar disponible. El mes que ha estado fuera, recuperándose de una lesión en su rodilla izquierda, le ha servido para recargar pilas. Los Lakers necesitan su mejor versión para cambiar la cara de un equipo que va camino de perderse en primera ronda de playoffs. La plantilla no está bien confeccionada y seguramente veremos cambios de aquí a unas semanas pero, más allá de incertidumbres, parte del éxito pasa por recuperar el nivel de su otra estrella.

Con Anthony Davis casi siempre es cuestión de actitud. Del mismo modo que tiene desconexiones que sacan de sus casillas al aficionado más leal, cuenta con una capacidad bestial para conectarse y exprimir lo mejor de su juego como prácticamente ningún otro en la liga. Si no tiene problemas físicos y vuelve a acercarse a su verdadero nivel el equipo dará un paso adelante importante.

Con el paso de las temporadas hemos comprobado que la seguridad que da tener a LeBron James en tu equipo no significa nada si no existe el ecosistema adecuado a su alrededor. Como se ha comprobado este mes, confiar en Westbrook no ha dado sus frutos, pero ahora le toca el turno a Davis. Cambiar la cara a este equipo una vez más es un desafío ambicioso hasta para él. Los Lakers están tan lejos de los favoritos y no es justo pensar que alguien, por sí solo, pueda cambiarlo. Sin embargo, Davis ya ha tocado ese interruptor una vez y es el último recurso al que pueden agarrarse estos Lakers.

Imagen de cabecera: NBA Spain

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con más de media temporada disputada, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que los Lakers son, por segundo año consecutivo, uno de los equipos más decepcionantes. Lo cierto es que todos los malos pronósticos que muchos presagiaron cuando se realizó el fichaje de Westbrook se están cumpliendo. Tan solo unos meses después, el base parece más cerca de ser traspasado que nunca, y tampoco es que puedan recibir una gran moneda de cambio. Esta mezcla de ingredientes deja a los aficionados con una única esperanza: recuperar la antigua versión de Anthony Davis.

Antes de analizar qué está pasando este año con el pívot, cabe recordar que ADya ha cambiado el rostro de la franquicia una vez. Fue el año del anillo, cuando los Lakers venían de una desastrosa primera temporada con LeBron James en el equipo. El proyecto parecía tambalearse más que nunca, justo como ahora, y la incorporación de “La Ceja” supuso el punto de inflexión que necesitaban.

Esta temporada, Davis tan solo ha podido disputar 27 partidos y las sensaciones no han sido buenas. Hasta que se lesionó el mes pasado, su juego estaba lejos de su mejor versión. La conexión con Westbrook nunca funcionó como se esperaba y, por sí mismo, aunque era de los mejores del equipo, tampoco era capaz de decidir partidos como en temporadas atrás.

Especialmente sangrante era su tiro de larga distancia, promediando un 17% en triples.

Sin embargo, Davis vuelve a estar disponible. El mes que ha estado fuera, recuperándose de una lesión en su rodilla izquierda, le ha servido para recargar pilas. Los Lakers necesitan su mejor versión para cambiar la cara de un equipo que va camino de perderse en primera ronda de playoffs. La plantilla no está bien confeccionada y seguramente veremos cambios de aquí a unas semanas pero, más allá de incertidumbres, parte del éxito pasa por recuperar el nivel de su otra estrella.

Con Anthony Davis casi siempre es cuestión de actitud. Del mismo modo que tiene desconexiones que sacan de sus casillas al aficionado más leal, cuenta con una capacidad bestial para conectarse y exprimir lo mejor de su juego como prácticamente ningún otro en la liga. Si no tiene problemas físicos y vuelve a acercarse a su verdadero nivel el equipo dará un paso adelante importante.

Con el paso de las temporadas hemos comprobado que la seguridad que da tener a LeBron James en tu equipo no significa nada si no existe el ecosistema adecuado a su alrededor. Como se ha comprobado este mes, confiar en Westbrook no ha dado sus frutos, pero ahora le toca el turno a Davis. Cambiar la cara a este equipo una vez más es un desafío ambicioso hasta para él. Los Lakers están tan lejos de los favoritos y no es justo pensar que alguien, por sí solo, pueda cambiarlo. Sin embargo, Davis ya ha tocado ese interruptor una vez y es el último recurso al que pueden agarrarse estos Lakers.

Imagen de cabecera: NBA Spain