_Tenis

Aliona Bolsova: “He dado muchas vueltas, pero ahora estoy centrada en el tenis”

Alejandro Pérez @aperezgom 16-05-2019

etiquetas:

Aliona Bolsova (Chisinau, 1997) ha dado muchas vueltas para llegar a
donde está ahora. Estudios, entrenamientos, Estados Unidos, vuelta a España,
regreso a la Universidad en EEUU y, ahora, vuelta al tenis profesional desde
noviembre.

Aprovechando una invitación del WTA Premier Mandatory de Madrid, la
tenista de origen moldavo se sienta con Sphera Sports para hablar de cómo ha
llegado hasta aquí, su regreso a la Fed Cup y lo que nos espera en el futuro.
Sobre todo, eso: muchísimo futuro por delante.

En
el Mutua Madrid Open ha sido la compañera de Arantxa Parra en su último torneo
como tenista profesional. ¿Cómo fue la experiencia?

Por una parte, triste por no haber podido darle un mejor torneo para
despedirse, pero feliz de que me escogiera a mí para terminar su carrera.

¿Cómo
se tomó la decisión de jugar el último torneo de Arantxa con usted como pareja
de dobles?

Nos conocemos bastante entre mi entrenadora Lourdes (Domínguez
Lino), ella y yo. Además, Arantxa también está en la Copa Federación (es la
coordinadora delegada del equipo). Cuando a mí me dieron la invitación para
jugar la previa, Lourdes habló con ella porque ella también quería retirarse en
casa y le habían dado la invitación en años anteriores. Lo pedimos y nos la
dieron.

El
Mutua Madrid Open ha sido su primer torneo de estas características. ¿Cómo ha
vivido la experiencia?

Con muchísima ilusión. Es un torneo muy grande y encima aquí en
casa. El primer día tuve la suerte de jugar en la central (victoria ante la
bielorrusa Lapko). Mi primera victoria top100 fue muy especial. El segundo
partido no acabó de salir (ante la ucraniana Kozlova), pero veo que estoy dando
el nivel torneo tras torneo, voy hacia arriba. Lo he disfrutado un montón, ha
sido muy especial.

Desde
hace unos meses, ha vivido muchas primeras veces: previa de Grand Slam, cuadro
WTA, victoria WTA…

Desde noviembre, que empecé a hacer mi primera temporada WTA en
serio, profesional, ha sido difícil ajustarme a una nueva vida porque yo he
cambiado mucho de vida. Entrené en Estados Unidos de júnior, luego en el CAR
(Centro de Alto Rendimiento) dos años, luego lo dejé por la universidad. He
estado tambaleándome por muchos lados y nunca he tenido algo estable. He
cambiado mucho de opinión. Saber que ahora he escogido el tenis y voy a estar
año tras año trabajando para ganarme la vida con él es un poco impactante.
Tengo que centrarme y dejar lo demás en un segundo plano. He tenido
minicrisis,
pero con un equipo al lado que me hace todo mucho más ameno. Poco a poco tengo
que entrar en la sintonía de viajar, entrenar, fisio, descansar… es
acostumbrarme al nuevo día a día.
 

¿Cómo
ha llegado Aliona Bolsova aquí?

Empecé a jugar en la Costa Brava, en mi casa. Luego estuve un verano
en Valencia con Pancho Alvariño. Ese fue el primer movimiento. Me vio un
entrenador de Estados Unidos, del Club Med en Port St. Lucie (FL, USA), jugar
un torneo. Ellos daban una beca a un chico y a una chica para entrenar. Como a
mis padres les salía muy caro pagarme mes tras mes, aproveché esta beca y me
fui a probar. Me quedé un año en Florida, entrenando y viajando. De ahí, a
finales de año (2013) cambié la nacionalidad y me dieron el pasaporte español y
ya pude entrar en el CAR de San Cugat. Tuve la opción de entrar antes, pero
siendo extranjera no se podía. En el CAR tienes todas las facilidades, te becan
al 100% y ahí me quedé dos años. En el segundo año, me lesioné del pie, me
operaron y lo dejé. En activo en el CAR estuve un año. El segundo con la
operación, la rehabilitación, acabé el bachillerato y me fui a Estados Unidos.

 ¿De
vuelta a estudiar en Estados Unidos?

El primer año estuve en una universidad y el segundo me transferí a
otra, en diferentes estados. El primer año en Oklahoma y el segundo en Florida.
Eso fue el año pasado. Empecé a jugar en verano, me fue bien y yo iba a
regresar para jugar la temporada de la universidad, pero como ya entraba en los
Grand Slams y ganaba algo de dinero ya no podía. Me quedé en Barcelona, que es
donde estoy ahora.

¿En
algún momento se plantea la duda de jugar por Moldavia o por España?

Grandes dudas no hubo. Yo ya había jugado por equipos junior, sub14, por
Moldavia. Tuve que esperar tres años para representar a España. Hubo un momento
de plantear que por Moldavia siempre iba a jugar la Fed Cup porque no hay
jugadoras, pero económicamente no me iba a ayudar y fue muy fácil la decisión.
Nunca me habían prestado mucha atención en Moldavia. Intentaron que jugara con
ellos, pero como tampoco puedo conservar la doble nacionalidad, me quedé con el
pasaporte español.

En
la Fed Cup con España debutó en 2015. Este año ha vuelto a ir convocada. ¿Cómo
ha vivido el regreso?

Han sido eliminatorias muy intensas. Muy apretadas las dos. Ha
habido muchos nervios. Han sido dos semanas de entrenamientos de 10. Cada vez
que voy a Fed Cup empiezo con confianza los siguientes torneos porque
entrenamos a un nivel muy alto y estamos muy a gusto. Por mi parte he aportado
lo que he podido fuera. Siempre que te convocan quieres saltar a pista, pero sé
que soy joven. Hace años que no iba a la Fed Cup y sé que
, en
un futuro
, si sigo por el camino que voy, conseguiré
debutar. Me falta mucho trabajo.

Tener
a una ex jugadora como Lourdes Domínguez en el banquillo, ¿aporta un extra a su
preparación?

Sí, y tanto. Creo que es muy importante tener un entrenador que se
haya dedicado al tenis. Saben lo que es la competición, el día a día, viajar,
las presiones. Te entienden y empatizan contigo, que es muy importante. Si
tienes a alguien que no haya jugado al tenis, hay un punto que les falta lo que
es estar dentro de la pista. Aporta mucho más habiendo pasado por ello.

Mirando
al futuro, ¿qué objetivos se pone a medio o largo plazo?

No tengo un número de clasificación que quiera ser. Quiero llegar a
ser lo mejor que pueda yo misma a nivel deportivo y personal. Quiero que el día
que cuelgue la raqueta diga que he hecho todo lo que está en mis manos para ser
lo mejor deportista y persona que he podido ser. Obviamente, el objetivo ahora
es meterme en el top100, pero no me pongo fecha. Sé que acabo de empezar y a
veces me olvido. Lo quiero todo ahora. Esto es muy largo. Me focalizo en acabar
de profesionalizarme y acostumbrarme a que el tenis sea mi vida. Seguir
creciendo cada día.

¿Qué
sueño deportivo tiene?

Ir a las Olimpiadas. Mi familia ha ido y es algo especial. Los Grand
Slam son especiales, pero son sólo de tenis. Las Olimpiadas son a nivel
deportivo general y me gustaría saber cómo son.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Aliona Bolsova (Chisinau, 1997) ha dado muchas vueltas para llegar a
donde está ahora. Estudios, entrenamientos, Estados Unidos, vuelta a España,
regreso a la Universidad en EEUU y, ahora, vuelta al tenis profesional desde
noviembre.

Aprovechando una invitación del WTA Premier Mandatory de Madrid, la
tenista de origen moldavo se sienta con Sphera Sports para hablar de cómo ha
llegado hasta aquí, su regreso a la Fed Cup y lo que nos espera en el futuro.
Sobre todo, eso: muchísimo futuro por delante.

En
el Mutua Madrid Open ha sido la compañera de Arantxa Parra en su último torneo
como tenista profesional. ¿Cómo fue la experiencia?

Por una parte, triste por no haber podido darle un mejor torneo para
despedirse, pero feliz de que me escogiera a mí para terminar su carrera.

¿Cómo
se tomó la decisión de jugar el último torneo de Arantxa con usted como pareja
de dobles?

Nos conocemos bastante entre mi entrenadora Lourdes (Domínguez
Lino), ella y yo. Además, Arantxa también está en la Copa Federación (es la
coordinadora delegada del equipo). Cuando a mí me dieron la invitación para
jugar la previa, Lourdes habló con ella porque ella también quería retirarse en
casa y le habían dado la invitación en años anteriores. Lo pedimos y nos la
dieron.

El
Mutua Madrid Open ha sido su primer torneo de estas características. ¿Cómo ha
vivido la experiencia?

Con muchísima ilusión. Es un torneo muy grande y encima aquí en
casa. El primer día tuve la suerte de jugar en la central (victoria ante la
bielorrusa Lapko). Mi primera victoria top100 fue muy especial. El segundo
partido no acabó de salir (ante la ucraniana Kozlova), pero veo que estoy dando
el nivel torneo tras torneo, voy hacia arriba. Lo he disfrutado un montón, ha
sido muy especial.

Desde
hace unos meses, ha vivido muchas primeras veces: previa de Grand Slam, cuadro
WTA, victoria WTA…

Desde noviembre, que empecé a hacer mi primera temporada WTA en
serio, profesional, ha sido difícil ajustarme a una nueva vida porque yo he
cambiado mucho de vida. Entrené en Estados Unidos de júnior, luego en el CAR
(Centro de Alto Rendimiento) dos años, luego lo dejé por la universidad. He
estado tambaleándome por muchos lados y nunca he tenido algo estable. He
cambiado mucho de opinión. Saber que ahora he escogido el tenis y voy a estar
año tras año trabajando para ganarme la vida con él es un poco impactante.
Tengo que centrarme y dejar lo demás en un segundo plano. He tenido
minicrisis,
pero con un equipo al lado que me hace todo mucho más ameno. Poco a poco tengo
que entrar en la sintonía de viajar, entrenar, fisio, descansar… es
acostumbrarme al nuevo día a día.
 

¿Cómo
ha llegado Aliona Bolsova aquí?

Empecé a jugar en la Costa Brava, en mi casa. Luego estuve un verano
en Valencia con Pancho Alvariño. Ese fue el primer movimiento. Me vio un
entrenador de Estados Unidos, del Club Med en Port St. Lucie (FL, USA), jugar
un torneo. Ellos daban una beca a un chico y a una chica para entrenar. Como a
mis padres les salía muy caro pagarme mes tras mes, aproveché esta beca y me
fui a probar. Me quedé un año en Florida, entrenando y viajando. De ahí, a
finales de año (2013) cambié la nacionalidad y me dieron el pasaporte español y
ya pude entrar en el CAR de San Cugat. Tuve la opción de entrar antes, pero
siendo extranjera no se podía. En el CAR tienes todas las facilidades, te becan
al 100% y ahí me quedé dos años. En el segundo año, me lesioné del pie, me
operaron y lo dejé. En activo en el CAR estuve un año. El segundo con la
operación, la rehabilitación, acabé el bachillerato y me fui a Estados Unidos.

 ¿De
vuelta a estudiar en Estados Unidos?

El primer año estuve en una universidad y el segundo me transferí a
otra, en diferentes estados. El primer año en Oklahoma y el segundo en Florida.
Eso fue el año pasado. Empecé a jugar en verano, me fue bien y yo iba a
regresar para jugar la temporada de la universidad, pero como ya entraba en los
Grand Slams y ganaba algo de dinero ya no podía. Me quedé en Barcelona, que es
donde estoy ahora.

¿En
algún momento se plantea la duda de jugar por Moldavia o por España?

Grandes dudas no hubo. Yo ya había jugado por equipos junior, sub14, por
Moldavia. Tuve que esperar tres años para representar a España. Hubo un momento
de plantear que por Moldavia siempre iba a jugar la Fed Cup porque no hay
jugadoras, pero económicamente no me iba a ayudar y fue muy fácil la decisión.
Nunca me habían prestado mucha atención en Moldavia. Intentaron que jugara con
ellos, pero como tampoco puedo conservar la doble nacionalidad, me quedé con el
pasaporte español.

En
la Fed Cup con España debutó en 2015. Este año ha vuelto a ir convocada. ¿Cómo
ha vivido el regreso?

Han sido eliminatorias muy intensas. Muy apretadas las dos. Ha
habido muchos nervios. Han sido dos semanas de entrenamientos de 10. Cada vez
que voy a Fed Cup empiezo con confianza los siguientes torneos porque
entrenamos a un nivel muy alto y estamos muy a gusto. Por mi parte he aportado
lo que he podido fuera. Siempre que te convocan quieres saltar a pista, pero sé
que soy joven. Hace años que no iba a la Fed Cup y sé que
, en
un futuro
, si sigo por el camino que voy, conseguiré
debutar. Me falta mucho trabajo.

Tener
a una ex jugadora como Lourdes Domínguez en el banquillo, ¿aporta un extra a su
preparación?

Sí, y tanto. Creo que es muy importante tener un entrenador que se
haya dedicado al tenis. Saben lo que es la competición, el día a día, viajar,
las presiones. Te entienden y empatizan contigo, que es muy importante. Si
tienes a alguien que no haya jugado al tenis, hay un punto que les falta lo que
es estar dentro de la pista. Aporta mucho más habiendo pasado por ello.

Mirando
al futuro, ¿qué objetivos se pone a medio o largo plazo?

No tengo un número de clasificación que quiera ser. Quiero llegar a
ser lo mejor que pueda yo misma a nivel deportivo y personal. Quiero que el día
que cuelgue la raqueta diga que he hecho todo lo que está en mis manos para ser
lo mejor deportista y persona que he podido ser. Obviamente, el objetivo ahora
es meterme en el top100, pero no me pongo fecha. Sé que acabo de empezar y a
veces me olvido. Lo quiero todo ahora. Esto es muy largo. Me focalizo en acabar
de profesionalizarme y acostumbrarme a que el tenis sea mi vida. Seguir
creciendo cada día.

¿Qué
sueño deportivo tiene?

Ir a las Olimpiadas. Mi familia ha ido y es algo especial. Los Grand
Slam son especiales, pero son sólo de tenis. Las Olimpiadas son a nivel
deportivo general y me gustaría saber cómo son.

etiquetas:

_Tenis

La mejor temporada de Alexander Zverev

Alejandro Pérez @aperezgom
25-11-2021