_Otros

Adiós con el corazón

Carlos Mateos @cmateosgil 26-05-2018

etiquetas:

Con el fin de la temporada se deciden los campeones, se conoce a los descendidos…. y llega el momento para muchos de despedirse de los clubes en los que han dado algunos de sus mejores años. Varios esperan al verano y sin avisar ponen rumbo a otras latitudes deseando no mirar atrás. Pero hay quienes se han ganado el derecho a irse de pie y con la cabeza alta recibiendo el cariño en el campo de todos aquellos que les han animado cada fin de semana. Aquí van doce claros ejemplos en la 2017-2018.

Arsène Wenger: Veintidós años pasó al frente del Arsenal el técnico francés y durante ese tiempo ha dejado un legado imborrable que va más allá de los éxitos deportivos, que también los hubo. Figura clave en la construcción del Emirates Stadium, convirtió a los ingleses en unos inquilinos habituales de la Liga de Campeones e incluso les llevó a jugar una final de la máxima competición europea. Ahora le toca al español Unai Emery recoger su legado.

Rafa Márquez: Antes de llegar a Europa y triunfar en el Mónaco y especialmente en el Barcelona, Márquez dio sus primeras patadas como profesional en el Atlas. Luego llegaron sus etapas en el New York Red Bulls, el León y el Hellas Verona pero al ‘Káiser de Michoacán’ le quedaba volver a casa para cerrar el círculo. Lo hizo y es por ello que le han brindado una despedida a la altura ahora que decide abandonar la práctica deportiva.

Andrés Iniesta: Figura clave para entender la etapa más gloriosa del Barcelona y de la selección española. Siempre discreto, ha sabido ganarse el respeto de todo el fútbol nacional internacional por transmitir unos valores que van más allá de lo hecho en el terreno de juego. Y eso es mucho decir si se tiene en cuenta que ha sido uno de los timones de dos de los mejores equipos de la historia, dejando además goles para el recuerdo como el marcado ante el Chelsea y el que le sirvió a España para ganar el Mundial del 2010. Aún queda talento en sus pies, pero se lo llevará lejos. El deporte rey siempre estará en deuda con él por negarle el ‘Balón de Oro’.

Michael Carrick: Uno de esos futbolistas que me hace sentir mayor. Recuerdo dónde estaba yo cuando se cerró su fichaje por el United y ahora que dice adiós al club analizó cómo ha cambiado mi vida desde entonces. Da miedo. Han sido doce años de leal servicio que no acaban con el centrocampista colgando las botas ya que ahora cambiará el césped por el banquillo para ayudar al portugués Jose Mourinho. 

Gianluigi Buffon: Tiene cuarenta años, una edad más que respetable para cualquier futbolista, y pese a ello su nivel sigue siendo tal que suena para continuar jugando al máximo nivel. Sin embargo no lo hará en la Juventus de Turín ni en la selección italiana, a quienes ha prestado sus mejores servicios después de comenzar también con éxito su carrera en el Parma. Con la ‘Vecchia Signora’ ha mantenido un intenso romance marcado por la fidelidad, incluso en los momentos más duros donde le tocó jugar en la Serie B, y a su combinado nacional le llevó hacia la conquista del Mundial del 2006. El futuro se encargará de recordarle como uno de los mejores porteros de la historia.

Yaya Touré: El mediocentro ya triunfó en el Barcelona y probablemente podría haberlo seguido haciendo si hubiese querido. Pero en lugar de ello decidió volar para tener el protagonismo y el reconocimiento que él mismo podía ganarse por sí solo como verso suelto. Aceptó entregarse a los brazos del dinero del City y si bien es cierto que acomodarse era una opción, ha ofrecido un enorme rendimiento durante su estancia en la Premier League.   

Xabi Prieto: ¡Qué difícil es ser un ‘one club man’ en el fútbol de hoy en día! Los intereses económicos, los contratos millonarios, la ambición por conquistar títulos olvidando uno de dónde viene… Todas esas tentaciones no fueron suficientes para el centrocampista de la Real Sociedad, quien decidió que en ningún sitio iba a estar mejor que en casa pese a que muchos quisieron llevarle consigo. En las buenas, pero también en las malas, el ‘diez’ siempre respondió. Por eso dice adiós por la puerta grande, querido y respetado.

Asier Garitano/Martín Mantovani: En los equipos pequeños también hay despedidas ilustres y no por ello son menos dolorosas. El Leganés no tiene el ‘glamour’ de los grandes pero ha escrito su propia historia de éxitos con el puño y letra de estos dos referentes que ahora se van, el técnico en busca de nuevos retos y el capitán argentino porque el club ha decidido que no continúe. Convertidos junto a algunos miembros del cuerpo técnico en los únicos de la plantilla que vivieron de continuo el camino ascendente entre Segunda B y Primera, la localidad madrileña jamás les va a olvidar. 

Thiago Motta: Cuando comenzó la gran inversión del Paris Saint-Germain él fue uno de los primeros en dar el sí quiero al club galo. Lo hizo en enero del 2012, antes de que el verano de ese mismo año trajera a Ibrahimovic, Thiago Silva o Lavezzi. Desde entonces ha permanecido en el club, haciendo oír su voz en mitad de las muchas estrellas con las que ha compartido vestuario. Con su retirada se va una figura que trasciende lo deportivo, un líder. Así lo ha valorado la afición.

Fernando Torres: ‘El niño’ fue alumbrado para el profesionalismo en los años más duros del Atlético de Madrid y, con su carisma y sus goles, se ganó el derecho a poder volver durante la época más gloriosa del club después de enamorar durante años a Inglaterra y de defender también los colores del Milán. Ahora se marcha otra vez de una entidad que ha cambiado mucho aun manteniendo la esencia que él conoció. También en ‘La Roja’ ha dejado su huella, marcando aquel tanto en Viena que desató la furia de títulos posterior.  

Per Mertesacker: El espigado central llegó al Arsenal en el año 2011 procedente del Werder Bremen y habiéndose convertido en un habitual del combinado germano. Pese a las múltiples lesiones que le han castigado deja tras de sí más de ciento cincuenta partidos con los ‘gunners’. El zaguero ha expresado que la presión cada vez que saltaba al campo le hacía no disfrutar de su profesión y todo eso intentará que no se repita en las futuras generaciones del club londinense una vez que se ha hecho cargo de la academia de este.

Julio César: Antes de su destacada aportación al balompié del Viejo Continente, este guardameta con nombre de emperador romano se había convertido en uno de los referentes del fútbol de cantera del Flamengo. Allí llegó con doce años y acabó jugando más de trescientos encuentros con el primer equipo. Por ello era casi obligado que pusiera fin a su historia en el lugar donde escribió las páginas iniciales de esta. Lo hizo firmando un contrato de tres meses y siendo clave en su último partido. El epílogo soñado.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Con el fin de la temporada se deciden los campeones, se conoce a los descendidos…. y llega el momento para muchos de despedirse de los clubes en los que han dado algunos de sus mejores años. Varios esperan al verano y sin avisar ponen rumbo a otras latitudes deseando no mirar atrás. Pero hay quienes se han ganado el derecho a irse de pie y con la cabeza alta recibiendo el cariño en el campo de todos aquellos que les han animado cada fin de semana. Aquí van doce claros ejemplos en la 2017-2018.

Arsène Wenger: Veintidós años pasó al frente del Arsenal el técnico francés y durante ese tiempo ha dejado un legado imborrable que va más allá de los éxitos deportivos, que también los hubo. Figura clave en la construcción del Emirates Stadium, convirtió a los ingleses en unos inquilinos habituales de la Liga de Campeones e incluso les llevó a jugar una final de la máxima competición europea. Ahora le toca al español Unai Emery recoger su legado.

Rafa Márquez: Antes de llegar a Europa y triunfar en el Mónaco y especialmente en el Barcelona, Márquez dio sus primeras patadas como profesional en el Atlas. Luego llegaron sus etapas en el New York Red Bulls, el León y el Hellas Verona pero al ‘Káiser de Michoacán’ le quedaba volver a casa para cerrar el círculo. Lo hizo y es por ello que le han brindado una despedida a la altura ahora que decide abandonar la práctica deportiva.

Andrés Iniesta: Figura clave para entender la etapa más gloriosa del Barcelona y de la selección española. Siempre discreto, ha sabido ganarse el respeto de todo el fútbol nacional internacional por transmitir unos valores que van más allá de lo hecho en el terreno de juego. Y eso es mucho decir si se tiene en cuenta que ha sido uno de los timones de dos de los mejores equipos de la historia, dejando además goles para el recuerdo como el marcado ante el Chelsea y el que le sirvió a España para ganar el Mundial del 2010. Aún queda talento en sus pies, pero se lo llevará lejos. El deporte rey siempre estará en deuda con él por negarle el ‘Balón de Oro’.

Michael Carrick: Uno de esos futbolistas que me hace sentir mayor. Recuerdo dónde estaba yo cuando se cerró su fichaje por el United y ahora que dice adiós al club analizó cómo ha cambiado mi vida desde entonces. Da miedo. Han sido doce años de leal servicio que no acaban con el centrocampista colgando las botas ya que ahora cambiará el césped por el banquillo para ayudar al portugués Jose Mourinho. 

Gianluigi Buffon: Tiene cuarenta años, una edad más que respetable para cualquier futbolista, y pese a ello su nivel sigue siendo tal que suena para continuar jugando al máximo nivel. Sin embargo no lo hará en la Juventus de Turín ni en la selección italiana, a quienes ha prestado sus mejores servicios después de comenzar también con éxito su carrera en el Parma. Con la ‘Vecchia Signora’ ha mantenido un intenso romance marcado por la fidelidad, incluso en los momentos más duros donde le tocó jugar en la Serie B, y a su combinado nacional le llevó hacia la conquista del Mundial del 2006. El futuro se encargará de recordarle como uno de los mejores porteros de la historia.

Yaya Touré: El mediocentro ya triunfó en el Barcelona y probablemente podría haberlo seguido haciendo si hubiese querido. Pero en lugar de ello decidió volar para tener el protagonismo y el reconocimiento que él mismo podía ganarse por sí solo como verso suelto. Aceptó entregarse a los brazos del dinero del City y si bien es cierto que acomodarse era una opción, ha ofrecido un enorme rendimiento durante su estancia en la Premier League.   

Xabi Prieto: ¡Qué difícil es ser un ‘one club man’ en el fútbol de hoy en día! Los intereses económicos, los contratos millonarios, la ambición por conquistar títulos olvidando uno de dónde viene… Todas esas tentaciones no fueron suficientes para el centrocampista de la Real Sociedad, quien decidió que en ningún sitio iba a estar mejor que en casa pese a que muchos quisieron llevarle consigo. En las buenas, pero también en las malas, el ‘diez’ siempre respondió. Por eso dice adiós por la puerta grande, querido y respetado.

Asier Garitano/Martín Mantovani: En los equipos pequeños también hay despedidas ilustres y no por ello son menos dolorosas. El Leganés no tiene el ‘glamour’ de los grandes pero ha escrito su propia historia de éxitos con el puño y letra de estos dos referentes que ahora se van, el técnico en busca de nuevos retos y el capitán argentino porque el club ha decidido que no continúe. Convertidos junto a algunos miembros del cuerpo técnico en los únicos de la plantilla que vivieron de continuo el camino ascendente entre Segunda B y Primera, la localidad madrileña jamás les va a olvidar. 

Thiago Motta: Cuando comenzó la gran inversión del Paris Saint-Germain él fue uno de los primeros en dar el sí quiero al club galo. Lo hizo en enero del 2012, antes de que el verano de ese mismo año trajera a Ibrahimovic, Thiago Silva o Lavezzi. Desde entonces ha permanecido en el club, haciendo oír su voz en mitad de las muchas estrellas con las que ha compartido vestuario. Con su retirada se va una figura que trasciende lo deportivo, un líder. Así lo ha valorado la afición.

Fernando Torres: ‘El niño’ fue alumbrado para el profesionalismo en los años más duros del Atlético de Madrid y, con su carisma y sus goles, se ganó el derecho a poder volver durante la época más gloriosa del club después de enamorar durante años a Inglaterra y de defender también los colores del Milán. Ahora se marcha otra vez de una entidad que ha cambiado mucho aun manteniendo la esencia que él conoció. También en ‘La Roja’ ha dejado su huella, marcando aquel tanto en Viena que desató la furia de títulos posterior.  

Per Mertesacker: El espigado central llegó al Arsenal en el año 2011 procedente del Werder Bremen y habiéndose convertido en un habitual del combinado germano. Pese a las múltiples lesiones que le han castigado deja tras de sí más de ciento cincuenta partidos con los ‘gunners’. El zaguero ha expresado que la presión cada vez que saltaba al campo le hacía no disfrutar de su profesión y todo eso intentará que no se repita en las futuras generaciones del club londinense una vez que se ha hecho cargo de la academia de este.

Julio César: Antes de su destacada aportación al balompié del Viejo Continente, este guardameta con nombre de emperador romano se había convertido en uno de los referentes del fútbol de cantera del Flamengo. Allí llegó con doce años y acabó jugando más de trescientos encuentros con el primer equipo. Por ello era casi obligado que pusiera fin a su historia en el lugar donde escribió las páginas iniciales de esta. Lo hizo firmando un contrato de tres meses y siendo clave en su último partido. El epílogo soñado.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021