_Otros

A tres partidos de la gloria

Redacción @SpheraSports 30-04-2019

etiquetas:

Tottenham y Ajax, duelo de ‘outsiders’. Tras maravillar por separado, ambos miden ahora su osadía, sus atributos y sus virtudes en una eliminatoria bellísima que viene condicionada y determinada por varios factores. En clave británica, la baja de Harry Kane por lesión es un hándicap notable para los de Pochettino, pero si a eso se le une la baja por sanción del chispeante Heung Min Son, las dudas por dolencias de Sissoko y Vertonghen y la ausencia por lesión del compás de Harry Winks, la complejidad para el excepcional técnico argentino se dispara exponencialmente. La solidez de un Hugo Lloris majestuoso, el oportunismo de un ‘resucitado’ Fernando Llorente, el músculo vigoroso de Wanyama, la electricidad de Lucas Moura, el despliegue de Dele Ali y la chistera de Christian Eriksen son los argumentos de los londinenses, a eso debe sumarse un espectacular estadio nuevo y una afición entregada a la causa que vivirá unas semifinales de Copa de Europa 57 años después.

Las probabilidades de Tottenham de vencer al Ajax este martes se han reducido a +150 y el equipo holandés es ahora favorito para avanzar a la final de la Liga de Campeones según pudimos confirmar con Sascha Paruk de SBD. La ausencia de Harry Kane está empezando a mostrarse para los Spurs, quienes fueron sorprendidos con un marcador de 0-1 en el estadio Hotspur por el West Ham y solo anotaron dos goles en sus últimos tres encuentros. La ofensiva del Ajax, por su parte, se ha convertido en una de las más dinámicas de Europa. Han promediado 1.9 goles por partido en la UCL y anotaron en cada partido.

El Ajax acude a Londres con el libro de estilo claro, sus piezas debidamente engrasadas y con la moral por las nubes tras ganar a domicilio en dos plazas no aptas para pusilánimes como son Madrid y Turín. La buena noticia para los ajacied es que tienen calidad, confianza, juventud y hambre para hincarle el diente a cualquiera. Matthijs de Ligt tendrá una prueba de fuego ante Fernando Llorente, si la supera podrá optar al cum laude en la tesis acelerada que está haciendo esta temporada. Frenkie de Jong volverá a pedir el balón una y otra vez, para asociarse hasta la extenuación para acabar siendo ‘el amigo de todos’. Ziyech tratará de armar su pierna a la mínima oportunidad, David Neres buscará prorrogar su noviazgo con el desequilibrio y Dusan Tadic… bueno… Tadic va ‘a su bola’. El serbio es el verso libre en un equipo académico y está firmando la mejor temporada de su vida. Real Madrid y Juventus ya sufrieron las consecuencias de un ilusionista balcánico que ha decidido destapar el tarro de las esencias a los 30 años rodeado de niños irreverentes que le secundan las travesuras. En Southampton se siguen preguntando si el Tadic inconstante que asomaba por el St Mary’s Stadium es el mismo futbolista que tiene a Europa encandilada.   



Duelo de clásicos

El Barça frente al Liverpool, cinco Copas de Europa para cada uno. La pausa contra la velocidad, la cabeza contra el corazón, el orden contra el caos, en definitiva, el hielo contra el fuego. Azulgranas y reds están listos para medir las fuerzas y los atributos en los afamados jardines del Camp Nou primero y de Anfield después. Es una eliminatoria espectacular sobre el papel, hasta el punto que muchos analistas coinciden que de esta semifinal debería salir el próximo campeón de Europa, afirmación detrás de la cual se esconde un feo desagravio a la ilusión y el buen hacer de los entusiastas Tottenham y Ajax. 

A este mediático cruce ambos clubes llegan con algunos fantasmas recientes. El Barça tiene aún en la retina el gol de Manolas. El Liverpool no olvida los esperpénticos errores de Karius en Kiev. Si bien es cierto que la temporada de ambos conjuntos es fantástica, no es menos cierto que el miedo a fallar en el momento de la verdad es algo que puede llegar a colapsar… incluso a los mejores.

Messi, dolido por la ‘caída de Roma’, soltó al final del estío un: “Prometemos que haremos todo lo posible para que esa copa tan linda y tan deseada por todos vuelva a estar en el Camp Nou”. Se le cruza el Liverpool en el camino, y eso es una amenaza seria, muy seria.

El argentino al máximo nivel es un argumento sólido para dar favoritismo al Barça, sí, pero el veneno que desprende Salah, la inteligencia con y sin balón de Firmino y la explosividad / vértigo de Sadio Mané hacen que el Liverpool sea algo más que una piedra de toque.

Son dos equipos muy igualados línea por línea. En la portería Alisson Becker y Marc-André ter Stegen están considerados como dos de los cinco mejores porteros del planeta. En defensa, Piqué y van Dijk lideran, ordenan y dan seguridad a sus compañeros de línea. Seguramente sean los dos mejores centrales del fútbol actual. Los dos laterales culés (Jordi Alba & Sergi Roberto) y los dos laterales reds (Robertson & Alexander-Arnold) son ofensivos, incisivos y se caracterizan por desequilibrar. En la delantera el gol y la dinamita para ambos equipos está asegurada con los Messi, Suárez, Coutinho, Mané, Firmino y Salah. 

El partido se puede decantar por la medular y ahí el Barça lleva ventaja a priori. El guión a priori indica que el Barça tendrá la posesión del balón – hielo- y el Liverpool apostará por el vértigo del contragolpe -fuego-. Ya saben, canción de hielo y fuego.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Tottenham y Ajax, duelo de ‘outsiders’. Tras maravillar por separado, ambos miden ahora su osadía, sus atributos y sus virtudes en una eliminatoria bellísima que viene condicionada y determinada por varios factores. En clave británica, la baja de Harry Kane por lesión es un hándicap notable para los de Pochettino, pero si a eso se le une la baja por sanción del chispeante Heung Min Son, las dudas por dolencias de Sissoko y Vertonghen y la ausencia por lesión del compás de Harry Winks, la complejidad para el excepcional técnico argentino se dispara exponencialmente. La solidez de un Hugo Lloris majestuoso, el oportunismo de un ‘resucitado’ Fernando Llorente, el músculo vigoroso de Wanyama, la electricidad de Lucas Moura, el despliegue de Dele Ali y la chistera de Christian Eriksen son los argumentos de los londinenses, a eso debe sumarse un espectacular estadio nuevo y una afición entregada a la causa que vivirá unas semifinales de Copa de Europa 57 años después.

Las probabilidades de Tottenham de vencer al Ajax este martes se han reducido a +150 y el equipo holandés es ahora favorito para avanzar a la final de la Liga de Campeones según pudimos confirmar con Sascha Paruk de SBD. La ausencia de Harry Kane está empezando a mostrarse para los Spurs, quienes fueron sorprendidos con un marcador de 0-1 en el estadio Hotspur por el West Ham y solo anotaron dos goles en sus últimos tres encuentros. La ofensiva del Ajax, por su parte, se ha convertido en una de las más dinámicas de Europa. Han promediado 1.9 goles por partido en la UCL y anotaron en cada partido.

El Ajax acude a Londres con el libro de estilo claro, sus piezas debidamente engrasadas y con la moral por las nubes tras ganar a domicilio en dos plazas no aptas para pusilánimes como son Madrid y Turín. La buena noticia para los ajacied es que tienen calidad, confianza, juventud y hambre para hincarle el diente a cualquiera. Matthijs de Ligt tendrá una prueba de fuego ante Fernando Llorente, si la supera podrá optar al cum laude en la tesis acelerada que está haciendo esta temporada. Frenkie de Jong volverá a pedir el balón una y otra vez, para asociarse hasta la extenuación para acabar siendo ‘el amigo de todos’. Ziyech tratará de armar su pierna a la mínima oportunidad, David Neres buscará prorrogar su noviazgo con el desequilibrio y Dusan Tadic… bueno… Tadic va ‘a su bola’. El serbio es el verso libre en un equipo académico y está firmando la mejor temporada de su vida. Real Madrid y Juventus ya sufrieron las consecuencias de un ilusionista balcánico que ha decidido destapar el tarro de las esencias a los 30 años rodeado de niños irreverentes que le secundan las travesuras. En Southampton se siguen preguntando si el Tadic inconstante que asomaba por el St Mary’s Stadium es el mismo futbolista que tiene a Europa encandilada.   



Duelo de clásicos

El Barça frente al Liverpool, cinco Copas de Europa para cada uno. La pausa contra la velocidad, la cabeza contra el corazón, el orden contra el caos, en definitiva, el hielo contra el fuego. Azulgranas y reds están listos para medir las fuerzas y los atributos en los afamados jardines del Camp Nou primero y de Anfield después. Es una eliminatoria espectacular sobre el papel, hasta el punto que muchos analistas coinciden que de esta semifinal debería salir el próximo campeón de Europa, afirmación detrás de la cual se esconde un feo desagravio a la ilusión y el buen hacer de los entusiastas Tottenham y Ajax. 

A este mediático cruce ambos clubes llegan con algunos fantasmas recientes. El Barça tiene aún en la retina el gol de Manolas. El Liverpool no olvida los esperpénticos errores de Karius en Kiev. Si bien es cierto que la temporada de ambos conjuntos es fantástica, no es menos cierto que el miedo a fallar en el momento de la verdad es algo que puede llegar a colapsar… incluso a los mejores.

Messi, dolido por la ‘caída de Roma’, soltó al final del estío un: “Prometemos que haremos todo lo posible para que esa copa tan linda y tan deseada por todos vuelva a estar en el Camp Nou”. Se le cruza el Liverpool en el camino, y eso es una amenaza seria, muy seria.

El argentino al máximo nivel es un argumento sólido para dar favoritismo al Barça, sí, pero el veneno que desprende Salah, la inteligencia con y sin balón de Firmino y la explosividad / vértigo de Sadio Mané hacen que el Liverpool sea algo más que una piedra de toque.

Son dos equipos muy igualados línea por línea. En la portería Alisson Becker y Marc-André ter Stegen están considerados como dos de los cinco mejores porteros del planeta. En defensa, Piqué y van Dijk lideran, ordenan y dan seguridad a sus compañeros de línea. Seguramente sean los dos mejores centrales del fútbol actual. Los dos laterales culés (Jordi Alba & Sergi Roberto) y los dos laterales reds (Robertson & Alexander-Arnold) son ofensivos, incisivos y se caracterizan por desequilibrar. En la delantera el gol y la dinamita para ambos equipos está asegurada con los Messi, Suárez, Coutinho, Mané, Firmino y Salah. 

El partido se puede decantar por la medular y ahí el Barça lleva ventaja a priori. El guión a priori indica que el Barça tendrá la posesión del balón – hielo- y el Liverpool apostará por el vértigo del contragolpe -fuego-. Ya saben, canción de hielo y fuego.

etiquetas: