_

40 años no es nada: aquellos maravillosos 70

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 18-09-2014

etiquetas:

Juanma PERERA

Juan Manuel PERERA –  Alemania estrenó días atrás la nueva equipación con la 4ª estrella sobre el escudo. La tetracampeona conmemora así sus títulos conseguidos en 1954, 1974, 1990 y 2014. Y concretamente, este verano se cumplieron sesenta años del 1º y cuarenta del 2º. El primero siempre es especial, pero el 2º llegó en una época muy especial del fútbol germano y eso es lo que queremos mostrar en este artículo. Para ello debemos retroceder en el tiempo, no esos cuarenta años, sino dos más. En 1972 Alemania Federal era una de las cuatro selecciones que disputaba la Eurocopa de Bélgica aquel año. Se había clasificado tras liderar un grupo en el que se enfrentó a Polonia, Turquía y Albania, siendo el claro dominador de la fase. Luego, en una eliminatoria previa, se sobrepusieron a Inglaterra, venciendo 1-3 en Wembley y empatando sin goles en Berlín. En Bélgica, se bastaron con "Torpedo" Müller para eliminar a la anfitriona. El delantero marcó los dos goles germanos y Polleunis hizo el del honor para los locales cerca del final. En la final esperaba la URSS y ahí estaba otra vez Müller para dejar claro que a la RFA no se le iba a escapar el torneo. Müller marcó dos de los tres goles de la final aquel 18 de Junio de 1972.

Pero vamos a lo importante de este artículo. Llegaba 1973 y Alemania Federal contaba en su palmarés con una Eurocopa y un Mundial en sus vitrinas. Iba a organizar el torneo mundialista de 1974, por lo que disputó tan solo partidos amistosos en aquel año y medio. Disputó ocho, ganó cinco, empató uno y perdió dos. Sólo España (1-0) y Yugoslavia (0-1) se impusieron al combinado germano. Y mientras tanto, a nivel de clubes, el Bayern Múnich hacía historia al ser el 1º equipo alemán en ganar la Copa de Europa. En la UEFA, el Borussia Mönchengladbach rozaba el éxito tras quedar subcampeón en frente al Liverpool. El FC Magdeburgo ganó la Recopa europea al AC Milan también en 1974, pero la Supercopa contra el Bayern no se disputó por motivos políticos.

Y llegó 1974. En la RDA, cuatro futbolistas del FC Magdeburgo convocados para el torneo global: Pommerenke, Sparwasser, Seguin (autor de uno de los goles de la final de la Recopa) y Hoffmann fueron los elegidos de Georg Buschner. En la RFA, selección organizadora del campeonato, siete de los jugadores eran del Bayern Múnich: Maier, Breitner, Schwarzenbeck, Beckenbauer, Müller, Hoeness y Kapellmann. El Borussia Mönchengladbach, el otro "grande" alemán de la época, contó con cinco internacionales en aquella lista: H. Vogts, Wimmer, Heynckes, Bonhof y Kleff. Todo estaba preparado para el inicio del campeonato. El sorteo de los grupos deparó en que habría un duelo entre la RFA y la RDA en el Grupo A, lo que aumentaba la importancia de aquellos días. Ambas selecciones solventaron sus primeros duelos con victorias y sin encajar un gol. Los de Schön se impusieron a Chile con un solitario gol de Breitner. El equipo de Buschner hizo lo propio con Australia, por 2-0. Los anfitriones volvieron a ganar, esta vez por 0-3 a Australia y sus rivales no pasaron del empate 1-1 contra Chile, lo que hacía del duelo final un partido de alta tensión. Australia y Chile no pasaron del empate 0-0 y el empate entre "las dos Alemanias" le dio el pase a ambas. En la 2ª fase del torneo, la RDA se quedó tras sólo sumar un punto en tres partidos y, al contrario, los de casa arrasaron venciendo sus tres encuentros, pasando a la final frente a Países Bajos. La victoria por 1-2 frente a la selección de Cruyff elevó a los altares a aquella Mannschaft.

A la temporada siguiente, Alemania volvió a hacer doblete a nivel de clubes. El Bayern ganó su 2ª Copa de Europa consecutiva y el Gladbach se hacía con la Copa de la UEFA. El Bayern no ganaba las Supercopas y hasta finales de los 70, aquella experiencia internacional junto a los éxitos de Bayern, Gladbach, Hamburgo, Magdeburgo, Eintracht Frankfurt o Fortuna Düsseldorf, campeones o finalistas, convirtieron al fútbol germano en el más grande de aquella década.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Juan Manuel PERERA –  Alemania estrenó días atrás la nueva equipación con la 4ª estrella sobre el escudo. La tetracampeona conmemora así sus títulos conseguidos en 1954, 1974, 1990 y 2014. Y concretamente, este verano se cumplieron sesenta años del 1º y cuarenta del 2º. El primero siempre es especial, pero el 2º llegó en una época muy especial del fútbol germano y eso es lo que queremos mostrar en este artículo. Para ello debemos retroceder en el tiempo, no esos cuarenta años, sino dos más. En 1972 Alemania Federal era una de las cuatro selecciones que disputaba la Eurocopa de Bélgica aquel año. Se había clasificado tras liderar un grupo en el que se enfrentó a Polonia, Turquía y Albania, siendo el claro dominador de la fase. Luego, en una eliminatoria previa, se sobrepusieron a Inglaterra, venciendo 1-3 en Wembley y empatando sin goles en Berlín. En Bélgica, se bastaron con "Torpedo" Müller para eliminar a la anfitriona. El delantero marcó los dos goles germanos y Polleunis hizo el del honor para los locales cerca del final. En la final esperaba la URSS y ahí estaba otra vez Müller para dejar claro que a la RFA no se le iba a escapar el torneo. Müller marcó dos de los tres goles de la final aquel 18 de Junio de 1972.

Pero vamos a lo importante de este artículo. Llegaba 1973 y Alemania Federal contaba en su palmarés con una Eurocopa y un Mundial en sus vitrinas. Iba a organizar el torneo mundialista de 1974, por lo que disputó tan solo partidos amistosos en aquel año y medio. Disputó ocho, ganó cinco, empató uno y perdió dos. Sólo España (1-0) y Yugoslavia (0-1) se impusieron al combinado germano. Y mientras tanto, a nivel de clubes, el Bayern Múnich hacía historia al ser el 1º equipo alemán en ganar la Copa de Europa. En la UEFA, el Borussia Mönchengladbach rozaba el éxito tras quedar subcampeón en frente al Liverpool. El FC Magdeburgo ganó la Recopa europea al AC Milan también en 1974, pero la Supercopa contra el Bayern no se disputó por motivos políticos.

Y llegó 1974. En la RDA, cuatro futbolistas del FC Magdeburgo convocados para el torneo global: Pommerenke, Sparwasser, Seguin (autor de uno de los goles de la final de la Recopa) y Hoffmann fueron los elegidos de Georg Buschner. En la RFA, selección organizadora del campeonato, siete de los jugadores eran del Bayern Múnich: Maier, Breitner, Schwarzenbeck, Beckenbauer, Müller, Hoeness y Kapellmann. El Borussia Mönchengladbach, el otro "grande" alemán de la época, contó con cinco internacionales en aquella lista: H. Vogts, Wimmer, Heynckes, Bonhof y Kleff. Todo estaba preparado para el inicio del campeonato. El sorteo de los grupos deparó en que habría un duelo entre la RFA y la RDA en el Grupo A, lo que aumentaba la importancia de aquellos días. Ambas selecciones solventaron sus primeros duelos con victorias y sin encajar un gol. Los de Schön se impusieron a Chile con un solitario gol de Breitner. El equipo de Buschner hizo lo propio con Australia, por 2-0. Los anfitriones volvieron a ganar, esta vez por 0-3 a Australia y sus rivales no pasaron del empate 1-1 contra Chile, lo que hacía del duelo final un partido de alta tensión. Australia y Chile no pasaron del empate 0-0 y el empate entre "las dos Alemanias" le dio el pase a ambas. En la 2ª fase del torneo, la RDA se quedó tras sólo sumar un punto en tres partidos y, al contrario, los de casa arrasaron venciendo sus tres encuentros, pasando a la final frente a Países Bajos. La victoria por 1-2 frente a la selección de Cruyff elevó a los altares a aquella Mannschaft.

A la temporada siguiente, Alemania volvió a hacer doblete a nivel de clubes. El Bayern ganó su 2ª Copa de Europa consecutiva y el Gladbach se hacía con la Copa de la UEFA. El Bayern no ganaba las Supercopas y hasta finales de los 70, aquella experiencia internacional junto a los éxitos de Bayern, Gladbach, Hamburgo, Magdeburgo, Eintracht Frankfurt o Fortuna Düsseldorf, campeones o finalistas, convirtieron al fútbol germano en el más grande de aquella década.

etiquetas:

Juanma PERERA