_Atlético

2019, el año de la crisis que no fue

Diego G. Argota @Diego21Garcia 07-01-2020

etiquetas:

Diego Pablo Simeone

De que el Atlético tenía la mejor plantilla de su historia a una bastante corta, limitada y carente de talento, obsoleta, se pasó en apenas unos días, lo que transcurrió entre el 3-7 como broche de una pretemporada ilusionante de bolo veraniego en bolo veraniego al primer pinchazo liguero, que mucho no se hizo esperar.

Luego oímos, leímos y vimos que la crisis era absoluta, que tras ocho años de Cholismo, el equipo estaba estancado. Que con un estilo de juego austero nunca se iban a potenciar las virtudes y características de jugadores como Joao Felix y que el técnico argentino lo iba a quemar, como si el Griezmann que vino siendo un extremo resultón que se convirtiera en dos veces Balón de Oro no fuese obra suya y de sus intenciones.

Ya no valía absolutamente nada porque un Sevilla que había cambiado media plantilla y una Real Sociedad que jugaba bueno y bonito acabarían años luz por delante de los colchoneros, que iban a tener problemas para entrar siquiera en Champions. Que se anduvieran con pies de plomo por el recientemente bautizado “Wakanda” Metropolitano, que este año no iban a pillar ni Europa como alguna pieza clave se resfriara.

Y al final, o a mediados, mejor dicho, resulta que el Atlético ya es tercero al término de la primera vuelta y está a solo un pinchazo de Real Madrid y Barcelona de depender de sí mismo para acabar en lo más alto al término de la segunda. Claro que esa no es su pelea, claro que los dos gigantes del país están en un mal año, pero claro que el Atlético vuelve a molestar. Como casi siempre desde que Simeone cogió el equipo.

Hay quien dice que Simeone cobra mucho para lo que hace, aunque lo que haga sean milagros y malabares con un equipo que nunca se gasta un euro en mejorar su plantilla. Ahí están los datos. Da igual que pelee contra los dos equipos más pudientes del panorama fútbol y que siempre esté molestando, algunas veces incluso hincando tanto el colmillo que la sangre acabe con ese sabor amargo que da el rojizo y que resuena a oro.

La crisis del Atlético, esa que aficionados del club proclamaban a los cuatro vientos con silbidos dentro del estadio y con berridos fuera de él es tan honda que el club puede ganar esta misma semana un título. Es uno de nueva creación inventado por Rubiales, sí, ese mismo que el que salga campeón celebrará como un éxito y quien salga perdedor restará de valor argumentando que se trata de un chupito, pero para jugarlo ha tenido que ser subcampeón de LaLiga. No es poco.

Ya hemos enumerado una y mil veces las carencias de una plantilla corta, mermada por las lesiones y con jugadores que están muy lejos del cartel que poseen, alguno de manera totalmente inmerecida. ¿Qué sería capaz de hacer Simeone en un equipo que de verdad quisiera invertir y se dejara dinero para competir con armas algo más parejas a entidades altamente superiores? Solo lo sabremos cuando decida irse al Inter de Milán a destronar a la Juventus.

El Atlético que menos seguridad defensiva ofrece desde su llegada, el Atlético que tiene un juego más ramplón, y el Atlético con menos capacidad goleadora de la época, está ya a un suspiro de Real Madrid y Barcelona. Molesta, al fin y al cabo, y vuelve a poner tierra de por medio a un resto al que hace no mucho ni siquiera alcanzaba y que desde hace siete años ni siquiera es capaz de ver cerca por el retrovisor.

El campeonato da muchas vueltas, y ni el Atlético hace dos meses era el peor equipo del mundo, ni ahora es la panacea, por mucho que haya ido recogiendo cadáveres en las últimas semanas. Claro que hay margen de mejora, muchísimo, pero el equipo que hoy juega es el mismo que hace un par de meses era criticado con dureza por cierto sector de su propia afición, que hoy calla porque los números dan la razón. La hinchada ha cogido los vicios de niño rico que ya no se contenta con tener el segundo mejor reloj del mercado, cuando ciertamente es una maravilla y ha tenido que pedir un préstamo porque sigue estando por encima de sus posibilidades.

2020 será un nuevo año de éxitos y de rendir acorde a sus posibilidades, e incluso un poco por encima, a poco que todo siga por el cauce que hoy lleva. O lo que es lo mismo, ser tercero destacado y ver cómo se llega a las últimas jornadas, ponerle las cosas difíciles al campeón de todo en Champions y ver hasta dónde deja avanzar la competición y foguearse en una Copa del Rey que cada año también está más cara. Y como siempre, competir por un título, sea cual sea su importancia.

Y es que hace no mucho, acabar la Liga en puestos de Europa League era considerado un éxito de tal calibre que aficionados de todas las edades, unos pocos por fortuna, invadían Neptuno como si de un título se tratara. Hoy, estar terceros a cinco puntos de los dos líderes se considera un fracaso. La única variable que ha cambiado en esta ecuación en los últimos 30 años para que esto sea posible nació en Buenos Aires, va de traje negro y tiene tres hijos futbolistas que siguen sus pasos. De fútbol hablamos otro día.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

De que el Atlético tenía la mejor plantilla de su historia a una bastante corta, limitada y carente de talento, obsoleta, se pasó en apenas unos días, lo que transcurrió entre el 3-7 como broche de una pretemporada ilusionante de bolo veraniego en bolo veraniego al primer pinchazo liguero, que mucho no se hizo esperar.

Luego oímos, leímos y vimos que la crisis era absoluta, que tras ocho años de Cholismo, el equipo estaba estancado. Que con un estilo de juego austero nunca se iban a potenciar las virtudes y características de jugadores como Joao Felix y que el técnico argentino lo iba a quemar, como si el Griezmann que vino siendo un extremo resultón que se convirtiera en dos veces Balón de Oro no fuese obra suya y de sus intenciones.

Ya no valía absolutamente nada porque un Sevilla que había cambiado media plantilla y una Real Sociedad que jugaba bueno y bonito acabarían años luz por delante de los colchoneros, que iban a tener problemas para entrar siquiera en Champions. Que se anduvieran con pies de plomo por el recientemente bautizado “Wakanda” Metropolitano, que este año no iban a pillar ni Europa como alguna pieza clave se resfriara.

Y al final, o a mediados, mejor dicho, resulta que el Atlético ya es tercero al término de la primera vuelta y está a solo un pinchazo de Real Madrid y Barcelona de depender de sí mismo para acabar en lo más alto al término de la segunda. Claro que esa no es su pelea, claro que los dos gigantes del país están en un mal año, pero claro que el Atlético vuelve a molestar. Como casi siempre desde que Simeone cogió el equipo.

Hay quien dice que Simeone cobra mucho para lo que hace, aunque lo que haga sean milagros y malabares con un equipo que nunca se gasta un euro en mejorar su plantilla. Ahí están los datos. Da igual que pelee contra los dos equipos más pudientes del panorama fútbol y que siempre esté molestando, algunas veces incluso hincando tanto el colmillo que la sangre acabe con ese sabor amargo que da el rojizo y que resuena a oro.

La crisis del Atlético, esa que aficionados del club proclamaban a los cuatro vientos con silbidos dentro del estadio y con berridos fuera de él es tan honda que el club puede ganar esta misma semana un título. Es uno de nueva creación inventado por Rubiales, sí, ese mismo que el que salga campeón celebrará como un éxito y quien salga perdedor restará de valor argumentando que se trata de un chupito, pero para jugarlo ha tenido que ser subcampeón de LaLiga. No es poco.

Ya hemos enumerado una y mil veces las carencias de una plantilla corta, mermada por las lesiones y con jugadores que están muy lejos del cartel que poseen, alguno de manera totalmente inmerecida. ¿Qué sería capaz de hacer Simeone en un equipo que de verdad quisiera invertir y se dejara dinero para competir con armas algo más parejas a entidades altamente superiores? Solo lo sabremos cuando decida irse al Inter de Milán a destronar a la Juventus.

El Atlético que menos seguridad defensiva ofrece desde su llegada, el Atlético que tiene un juego más ramplón, y el Atlético con menos capacidad goleadora de la época, está ya a un suspiro de Real Madrid y Barcelona. Molesta, al fin y al cabo, y vuelve a poner tierra de por medio a un resto al que hace no mucho ni siquiera alcanzaba y que desde hace siete años ni siquiera es capaz de ver cerca por el retrovisor.

El campeonato da muchas vueltas, y ni el Atlético hace dos meses era el peor equipo del mundo, ni ahora es la panacea, por mucho que haya ido recogiendo cadáveres en las últimas semanas. Claro que hay margen de mejora, muchísimo, pero el equipo que hoy juega es el mismo que hace un par de meses era criticado con dureza por cierto sector de su propia afición, que hoy calla porque los números dan la razón. La hinchada ha cogido los vicios de niño rico que ya no se contenta con tener el segundo mejor reloj del mercado, cuando ciertamente es una maravilla y ha tenido que pedir un préstamo porque sigue estando por encima de sus posibilidades.

2020 será un nuevo año de éxitos y de rendir acorde a sus posibilidades, e incluso un poco por encima, a poco que todo siga por el cauce que hoy lleva. O lo que es lo mismo, ser tercero destacado y ver cómo se llega a las últimas jornadas, ponerle las cosas difíciles al campeón de todo en Champions y ver hasta dónde deja avanzar la competición y foguearse en una Copa del Rey que cada año también está más cara. Y como siempre, competir por un título, sea cual sea su importancia.

Y es que hace no mucho, acabar la Liga en puestos de Europa League era considerado un éxito de tal calibre que aficionados de todas las edades, unos pocos por fortuna, invadían Neptuno como si de un título se tratara. Hoy, estar terceros a cinco puntos de los dos líderes se considera un fracaso. La única variable que ha cambiado en esta ecuación en los últimos 30 años para que esto sea posible nació en Buenos Aires, va de traje negro y tiene tres hijos futbolistas que siguen sus pasos. De fútbol hablamos otro día.

etiquetas:

Diego Pablo Simeone

_Atlético

El fin de las plantillas kilométricas

Diego G. Argota @Diego21Garcia
26-05-2020

_Atlético

13 finales y alguna más

Diego G. Argota @Diego21Garcia
19-05-2020