_Destacado

Posponer

No creo que haya mejor manera de celebrar un pase a la Champions League que ponerse el himno de la competición. ¿Cómo lo harías? Los jugadores, en la cena posterior, pusieron esa melodía irrepetible que nos saca una sonrisa cada vez que la escuchamos. La mayoría se levantaba y alguno, incluso, fintaba con mover el mantel para recrear lo que pasa un día de Champions. Algunos se la han llegado a poner de despertador, la peor manera de levantarse. Oyendo eso lo único que uno quiere es darle a posponer – el peor invento del mundo- y seguir soñando que es un martes de Champions League. Así nadie va a ir a trabajar.

La Real Sociedad, con Philippe Montanier al mando, cuajó una escuadra en el curso 12-13 que hizo vibrar a la preciosa ciudad de San Sebastián. Griezmann y Xabi Prieto eran los puntales de un conjunto que tenía a sus mandos a Illarramendi, que se ganó el fichaje por el Madrid el año siguiente. Sin embargo, el mal inicio estuvo a punto de condenar al entrenador francés. Su victoria en Málaga fue el acicate de un conjunto que rozaba los puestos de descenso en la jornada 10 y que acabó con la clasificación a la Champions con un triunfo en Riazor, ante un Deportivo que certificó su descenso. Vela y Agirretxe, en gran dinámica goleadora, acabaron el curso con 14 tantos. Tocaba bailar con el himno. El Valencia, con su derrota en el Sánchez Pizjuán, se tenía que conformar con la Europa League pese a depender de sí mismo en la última jornada. El drama de los transistores.

El francés se marchó y Jagoba Arrasate, técnico de la casa, agarró un proyecto complejo. En un mágico encuentro en Lyon, con golazos inolvidables de Griezmann y Seferovic, la Real Sociedad se clasificó para la fase de grupos. Fueron eliminados posteriormente por Bayer Leverkusen, Shakhtar y Manchester United. Pese a las ventas y las complicaciones europeas, los de Arrasate sellaron otro pase a la Europa League ese curso. El año siguiente, tras una eterna crisis, David Moyes se puso a los mandos de un club que, en la actualidad, con gente de la casa, ha vuelto a disfrutar. Y miran, de nuevo, a la Champions League. Y eso que no hay un entrenador francés al mando. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

No creo que haya mejor manera de celebrar un pase a la Champions League que ponerse el himno de la competición. ¿Cómo lo harías? Los jugadores, en la cena posterior, pusieron esa melodía irrepetible que nos saca una sonrisa cada vez que la escuchamos. La mayoría se levantaba y alguno, incluso, fintaba con mover el mantel para recrear lo que pasa un día de Champions. Algunos se la han llegado a poner de despertador, la peor manera de levantarse. Oyendo eso lo único que uno quiere es darle a posponer – el peor invento del mundo- y seguir soñando que es un martes de Champions League. Así nadie va a ir a trabajar.

La Real Sociedad, con Philippe Montanier al mando, cuajó una escuadra en el curso 12-13 que hizo vibrar a la preciosa ciudad de San Sebastián. Griezmann y Xabi Prieto eran los puntales de un conjunto que tenía a sus mandos a Illarramendi, que se ganó el fichaje por el Madrid el año siguiente. Sin embargo, el mal inicio estuvo a punto de condenar al entrenador francés. Su victoria en Málaga fue el acicate de un conjunto que rozaba los puestos de descenso en la jornada 10 y que acabó con la clasificación a la Champions con un triunfo en Riazor, ante un Deportivo que certificó su descenso. Vela y Agirretxe, en gran dinámica goleadora, acabaron el curso con 14 tantos. Tocaba bailar con el himno. El Valencia, con su derrota en el Sánchez Pizjuán, se tenía que conformar con la Europa League pese a depender de sí mismo en la última jornada. El drama de los transistores.

El francés se marchó y Jagoba Arrasate, técnico de la casa, agarró un proyecto complejo. En un mágico encuentro en Lyon, con golazos inolvidables de Griezmann y Seferovic, la Real Sociedad se clasificó para la fase de grupos. Fueron eliminados posteriormente por Bayer Leverkusen, Shakhtar y Manchester United. Pese a las ventas y las complicaciones europeas, los de Arrasate sellaron otro pase a la Europa League ese curso. El año siguiente, tras una eterna crisis, David Moyes se puso a los mandos de un club que, en la actualidad, con gente de la casa, ha vuelto a disfrutar. Y miran, de nuevo, a la Champions League. Y eso que no hay un entrenador francés al mando. 

_Destacado

Zlatan Ibrahimovic en tierra de nadie

Alejandro Mendo @alejandromendo
29-05-2020

_Destacado

Roland Garros: el Grand Slam más incierto

Alejandro Pérez @aperezgom
28-05-2020