_Atlético

13 finales y alguna más

Diego G. Argota @Diego21Garcia 19-05-2020

No se sabe si volverá el fútbol en España. No se sabe si su reanudación será para concluir el campeonato completo o solo para disputar unas jornadas. No se sabe aún cómo será la nueva normalidad, ni si los futbolistas tendrán vacaciones o empalmarán el fin de una temporada con el inicio de la otra. No se sabe qué sucederá con aquellos cuyo contrato expira en mes y medio, ni cómo se determinarán los campeonatos que no se puedan finalizar. Todo indica que en tres o cuatro semanas podríamos estar viendo desde casa, y quizás desde algún bar, los goles de Messi, la diestra de Benzema, la omnipresencia de Ocampos y las asistencias de Koke junto a los destellos de Joao Félix y las voladas de Oblak.

Con toda la plantilla a su disposición, una vez que Renan Lodi ha superado el coronavirus y después de que haya ya casi la mitad de la plantilla con anticuerpos, habiendo superado una enfermedad que ni siquiera atisbaron, el Atlético se prepara para la vuelta al campeonato liguero y a la Champions League como si de una carrera al sprint se tratase. No se puede fallar y el objetivo es estar cuanto antes entre las cuatro primeras posiciones.

Habiendo tenido un crecimiento exponencial en cuanto al presupuesto en los últimos diez años, la crisis mundial azotará también a un fútbol cuyos equipos están calculando pérdidas cercanas al 20% del presupuesto. En el caso del Atlético, la situación se vería altamente agravada si el equipo no consigue plaza para la máxima competición continental el próximo curso, pues es la Champions League una fuente de ingresos primaria y muy distante de la Europa League. Si ya de por sí la lógica dice que, salvo inyección extranjera inesperada, todos los equipos deberán apretarse un poco el cinturón en la confección de la próxima campaña, no acabar entre los cuatro primeros sería bajar dos escalones en vez de uno.

Por eso afirmaba Stefan Savic que, a su vuelta, ya estaba la plantilla para jugar todos los encuentros como una final y que para eso se estaban mentalizando en cada sesión. “Si por nosotros fuera jugábamos ya mismo”, afirmaba Joao Felix ayer. El partido a partido que promulga Simeone desde sus años de futbolista coge más fuerza ahora que el Atlético se sitúa en sexta posición, a dos puntos de la tercera plaza y solo a uno de la cuarta que perdió en la última jornada, hace ya más de dos meses, empatando precisamente contra los de Lopetegui.

Ante las tentativas de LaLiga y de la UEFA en caso extremo de imposibilidad de continuar por concluir los campeonatos y otorgar las posiciones definitivas como reflejase cuando se paralizase la competición (algunos clubes sostenían que era más justo tomar como definitiva la clasificación de la primera vuelta, para que solo se tomaran resultados de todos contra todos en una ocasión), alcanzar la tercera o la cuarta plaza lo antes posible se convierte en el único objetivo. Visitas a estadios tan complejos como el del Levante, Athletic y Osasuna, además de un Nou Camp donde Simeone no ha ganado nunca en LaLiga, encuentros contra rivales directos como Real Sociedad y Getafe y partidos ante equipos que se juegan todo, como Mallorca, Celta o Valladolid.

Además, el Atlético tendrá que hacer frente también a otro envite mucho más jugoso y que nunca desviará la atención del otro objetivo, pues la Champions se reanudará en agosto, si todo sigue por los cauces planeados. Clasificado como uno de los ocho mejores equipos del continente tras dejar en la cuneta al vigente campeón, el Atlético, igual que el Leipzig, PSG y la Atalanta está ya en la siguiente ronda.

La copa, ilusión más que nunca, puede suponer este año también un beneficio económico extra más necesario que en otras ediciones, pues por jugar la final cada equipo se embolsará una cantidad cercana a los 15 millones (más otros 20 para el ganador) y por el camino los equipos han cosechado un buen botín. Es decir, que para el Atlético, además del título, también habría unos 45-50 millones extra en juego por premios.

En un verano donde las cuentas serán más austeras que nunca en todos los equipos del mundo, donde para entrar, primero habrá que dejar salir y donde los grandes fichajes solo se llevarán a cabo si de manera paralela hay ventas por un importe similar o igual al gastado (hay equipos ya incluso dejando entrever que para el próximo curso todos sus jugadores se deberán reducir el salario) , ganar cada partido de aquí a final supone una necesidad de supervivencia básica para seguir en la élite. Once duelos de LaLiga, dos, mínimo, en Champions y quién sabe si alguno más. Y no hay un equipo que tenga más interiorizado el partido a partido que el del Cholo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

No se sabe si volverá el fútbol en España. No se sabe si su reanudación será para concluir el campeonato completo o solo para disputar unas jornadas. No se sabe aún cómo será la nueva normalidad, ni si los futbolistas tendrán vacaciones o empalmarán el fin de una temporada con el inicio de la otra. No se sabe qué sucederá con aquellos cuyo contrato expira en mes y medio, ni cómo se determinarán los campeonatos que no se puedan finalizar. Todo indica que en tres o cuatro semanas podríamos estar viendo desde casa, y quizás desde algún bar, los goles de Messi, la diestra de Benzema, la omnipresencia de Ocampos y las asistencias de Koke junto a los destellos de Joao Félix y las voladas de Oblak.

Con toda la plantilla a su disposición, una vez que Renan Lodi ha superado el coronavirus y después de que haya ya casi la mitad de la plantilla con anticuerpos, habiendo superado una enfermedad que ni siquiera atisbaron, el Atlético se prepara para la vuelta al campeonato liguero y a la Champions League como si de una carrera al sprint se tratase. No se puede fallar y el objetivo es estar cuanto antes entre las cuatro primeras posiciones.

Habiendo tenido un crecimiento exponencial en cuanto al presupuesto en los últimos diez años, la crisis mundial azotará también a un fútbol cuyos equipos están calculando pérdidas cercanas al 20% del presupuesto. En el caso del Atlético, la situación se vería altamente agravada si el equipo no consigue plaza para la máxima competición continental el próximo curso, pues es la Champions League una fuente de ingresos primaria y muy distante de la Europa League. Si ya de por sí la lógica dice que, salvo inyección extranjera inesperada, todos los equipos deberán apretarse un poco el cinturón en la confección de la próxima campaña, no acabar entre los cuatro primeros sería bajar dos escalones en vez de uno.

Por eso afirmaba Stefan Savic que, a su vuelta, ya estaba la plantilla para jugar todos los encuentros como una final y que para eso se estaban mentalizando en cada sesión. “Si por nosotros fuera jugábamos ya mismo”, afirmaba Joao Felix ayer. El partido a partido que promulga Simeone desde sus años de futbolista coge más fuerza ahora que el Atlético se sitúa en sexta posición, a dos puntos de la tercera plaza y solo a uno de la cuarta que perdió en la última jornada, hace ya más de dos meses, empatando precisamente contra los de Lopetegui.

Ante las tentativas de LaLiga y de la UEFA en caso extremo de imposibilidad de continuar por concluir los campeonatos y otorgar las posiciones definitivas como reflejase cuando se paralizase la competición (algunos clubes sostenían que era más justo tomar como definitiva la clasificación de la primera vuelta, para que solo se tomaran resultados de todos contra todos en una ocasión), alcanzar la tercera o la cuarta plaza lo antes posible se convierte en el único objetivo. Visitas a estadios tan complejos como el del Levante, Athletic y Osasuna, además de un Nou Camp donde Simeone no ha ganado nunca en LaLiga, encuentros contra rivales directos como Real Sociedad y Getafe y partidos ante equipos que se juegan todo, como Mallorca, Celta o Valladolid.

Además, el Atlético tendrá que hacer frente también a otro envite mucho más jugoso y que nunca desviará la atención del otro objetivo, pues la Champions se reanudará en agosto, si todo sigue por los cauces planeados. Clasificado como uno de los ocho mejores equipos del continente tras dejar en la cuneta al vigente campeón, el Atlético, igual que el Leipzig, PSG y la Atalanta está ya en la siguiente ronda.

La copa, ilusión más que nunca, puede suponer este año también un beneficio económico extra más necesario que en otras ediciones, pues por jugar la final cada equipo se embolsará una cantidad cercana a los 15 millones (más otros 20 para el ganador) y por el camino los equipos han cosechado un buen botín. Es decir, que para el Atlético, además del título, también habría unos 45-50 millones extra en juego por premios.

En un verano donde las cuentas serán más austeras que nunca en todos los equipos del mundo, donde para entrar, primero habrá que dejar salir y donde los grandes fichajes solo se llevarán a cabo si de manera paralela hay ventas por un importe similar o igual al gastado (hay equipos ya incluso dejando entrever que para el próximo curso todos sus jugadores se deberán reducir el salario) , ganar cada partido de aquí a final supone una necesidad de supervivencia básica para seguir en la élite. Once duelos de LaLiga, dos, mínimo, en Champions y quién sabe si alguno más. Y no hay un equipo que tenga más interiorizado el partido a partido que el del Cholo.

_Atlético

El fin de las plantillas kilométricas

Diego G. Argota @Diego21Garcia
26-05-2020

_Atlético

13 finales y alguna más

Diego G. Argota @Diego21Garcia
19-05-2020