Real Madrid

article title

Zidane | #FondoBlanco Vintage

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si le damos un segundo a cualquier persona para que nos diga una imagen que tenga guardada de Zinedine Zidane, es casi seguro que dirá la volea del gol de La Novena. Imaginad si es grande ese gol para la historia del fútbol, que un jugador que marcó dos goles en la final del único Mundial que tiene su país, es más recordado por semejante obra estética. La elegancia de una carrera resumida en un momento. El clímax de la era galáctica, su única Copa de Europa.

Fue raro ver cómo Alfredo di Stéfano le entregaba la camiseta con el 5 a Zidane. Ese dorsal venía de la espalda de Manolo Sanchís, un defensa central. Así que ver al francés con ese número restaba algo de glamour al escenario. El 10 de Francia o el 21 de la Juve parecían más adecuados para un jugador de su estilo y posición, pero no quedó otra que acostumbrarse a ver la calva de Zidane sobre el 5 blanco.

La presentación sobre el césped en España fue en Mestalla. Zidane se vio sobrepasado por un contundente marcaje al hombre de David Albelda. El francés participó en el juego, pero lejos de la zona de peligro. El Madrid perdió 1-0 contra el que acabaría siendo campeón de Liga, el Valencia de Rafa Benítez. No fue el único título que perdió el conjunto blanco aquel año: sufrió una de las derrotas más dolorosas de su historia, al caer en el Bernabéu en la final de la Copa del Rey frente al Dépor, justo el día que el club cumplía 100 años. Hablamos del llamado Centenariazo.

Las victorias se centraron en la Champions. El Madrid venció en la ida de las semifinales al Barça en el Camp Nou (0-2). Zidane marcó el primero con una vaselina que no pudo sacar Bonano. Era la primera vez que una generación de madridistas veía una victoria de su equipo en el feudo culé.

Luego llegó la final de Glasgow, un balón mandado al cielo por Roberto Carlos y la volea de Zidane. Posiblemente, el mejor gol de las finales en la historia de la Champions League. El icono de una carrera y de una época. Luego vinieron más galácticos: Ronaldo, Beckham… Pero acabó siendo demasiado lujo para una grada que vibra con una carrera que no lleva a ningún sitio.

LEER MÁS: #FondoBlancoVintage: Figo, el primer galáctico

El francés por fin consiguió el título que había perdido dos veces con la Juve, una contra el que acabaría siendo el equipo de su vida. Ganó una Liga en su segunda temporada y asistió al declive del proyecto galáctico. Se cansó de perder y se retiró antes de tiempo en el 2006. Se debatió sobre si era el quinto grande (tras Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona), pero tras la irrupción de Messi y Cristiano perdió su sitio en ese posible top 5. Dejó el fútbol con 34 años recién cumplidos, pudo haber seguido, pero se marchó perdonando un año de contrato. En realidad, lo hizo para dejar un hueco en su leyenda para completarla como entrenador.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados