Se habla de:

Sudamérica

article title

¡Yo, el goleador! (I): Arturo Naón 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Todos los clubes tienen la suerte de tener algún jugador que ha hecho maravillas, desde marcar una gran cantidad de tantos a convertir goles importantes, ser quien más partidos disputó en la institución o simplemente convertirse en uno de los más queridos por los hinchas. Son muchas las cosas por las que ciertos jugadores se identifican con algún club. En este caso, Arturo Naón entró a la historia del Club de Gimnasia y Esgrima La Plata por ser el hombre con más goles en el ‘Lobo’. En el presente artículo se repasará su carrera. 

Arturo Naón nació el 31 de diciembre de 1912 en una casona de la calle 57 Nº370 entre 2 y 3 en la ciudad de La Plata, lugar donde cursó sus primeros estudios en la Escuela 13 y la Graduada (Anexa) de la Universidad Nacional de La Plata. Fue socio del ‘Mensana’ desde los 7 años, y tanto él como su hermano Ricardo, quien se desempeñó en el club entre 1915 y 1922, jugaban en el albiazul. Sin embargo, cabe destacar que sus primeros pasos los dio en el Club For Ever. En 1927, y con 15 años, se unió al club para jugar en la quinta de Gimnasia. Tan solo dos años después debutó en el primer equipo, en la derrota 1-0 ante Boca en el estadio de 60 y 118, el 23 de junio de 1929.

Una semana después, en su visita a Estudiantil Porteño, Naón empezaría con la sana costumbre de gritar goles con la camiseta de sus amores. Fue 2 a 1 a favor del Lobo y el segundo tanto tripero lo convirtió Francisco Varallo, el único jugador que disputó un Mundial (el de 1930) perteneciendo a Gimnasia.

Naón fue el gran goleador del Gimnasia de 1933. Vía Taringa.net

Entre el día del debut y 1931 jugó apenas 16 partidos y convirtió 7 goles, incluido su primer gol a uno de los grandes del fútbol argentino y él único que hizo en 1931 cuando en la cancha de River el ‘Lobo’ cayó por 4 a 1. Cabe recalcar que no fue parte del plantel que ganó uno de los dos títulos del ‘Basurero’, el torneo de Primera División de 1929, ya que luego del debut, el jugador volvió al primer equipo recién en 1930.

De diciembre de 1930 a abril de 1931, el equipo platense realizó una gira que arrancó en Brasil y siguió por Europa, donde enfrentó, entre otros a Barcelona, Real Madrid, Sparta Praga, Napoli y Benfica. Fue el segundo equipo argentino que visitó el ‘Viejo Continente’ y el primero en derrotar al ‘Culé’. El ‘Torito’ fue parte de esta gira y marcó 4 tantos, uno a Vasco da Gama, uno al Bermen, uno a La Ambrosiana y otro al Napoli.

En 1932 se afianzaría como titular indiscutido y goleador con 22 tantos entre el torneo oficial y la Copa Beccar Varela. El despegue definitivo lo hizo en 1933 en el equipo de ‘El Expreso’, cuando el poder de los grandes dejó a Gimnasia con las manos vacías y al ‘Torito’ con la boca seca por los goles gritados. El sobrenombre del equipo fue una marca del diario Crítica porque ‘es un tren que arrasa todo lo que se le pone enfrente y logra encumbrarse con los poderosos’. En ese torneo el ‘Torito’ convirtió la extraordinaria cifra de 33 goles, 1 de cada 3 goles de ‘El Expreso’ fueron convertidos por Arturo Naón. Sin embargo, el título de goleador del torneo se lo quedaría Francisco Varallo, quien en ese momento se desempañaba como jugador de Boca, marcando 34 tantos.

Naón vistiendo la azulgrana en la fila de abajo, el tercero de izquierda a derecha. Via www.museodesanlorenzo.com.ar

Para el anecdotario queda aquella sentada de protesta en el partido de la segunda rueda contra San Lorenzo por fallos en contra claros y los 4 goles en 14 minutos que le hizo a Talleres de Remedios de Escalada. Ese día el ‘Lobo’ ganó por 7 a 1 y el ‘Torito’ hizo 5. El bajón anímico por lo robos suscitados al Expreso hizo de 1934 un año irregular para el equipo, pero aún así continuó inflando las redes. ‘Merecimos ser campeones, pero en la segunda ronda los arbitrajes fueron desastrosos’, comentó el delantero. Si bien el contexto era bastante adverso, aquel año Naón se despidió convirtiendo 25 tantos en 23 cotejos.

Cuando finalizó el torneo de 1934, en el cual en un partido le hizo 4 goles a Racing, pasó al Club Atlético San Lorenzo de Almagro por 37.000 pesos. Desde 1935 a 1937 se desempeñó en el ‘Ciclón’ de Boedo, y continuó con su buen andar en lo que respecta a marcar goles, e incluso en 1936 ganó la Copa de Honor. En 56 partidos con la casaca azulgrana convirtió 26 goles, lejos de lo había hecho en sus campañas con ‘El Expreso’ pero manteniendo una cuota goleadora interesante. Obtuvo un solo título allí, y alternó entre el primer equipo y la reserva, sin poder ganarse un lugar en el once titular.

En 1938 parte hacia Avellaneda para jugar en Racing Club, donde tan solo jugó 7 partidos y convirtió un gol, a Atlanta, por la fecha 13 del Campeonato de Primera División. Ese mismo año, en julio, volvió al club de sus amores, Gimnasia, gracias a un trueque con la ‘Academia’ por Héctor Narvarte. En su vuelta, logró marcarle en el clásico con victoria 2-1 frente a Estudiantes, y convirtió en las goleadas 7-3 a Lanús, 6-1 a Ferro, 6-2 a Talleres (RdE) y 7-3 a Huracán. En esta segunda etapa en el ‘Lobo’ hizo 11 goles en la misma cantidad de partidos.

Aquí en un afiche de Racing, en el círculo izquierdo. Vía martinestevez.blogspot.com.ar

Arturo Naón inició el año 1939 siendo jugador albiazul, pero luego de 2 partidos y un gol, el Flamengo puso el ojo en el delantero y se lo llevó para jugar el torneo estadual, el llamado Campeonato Carioca. En su paso por la entidad de Rio de Janeiro, jugó 7 partidos e hizo 4 goles. Aunque jugó muy poco, fue parte del plantel campeón del Campeonato Carioca de 1939. En este paso por el rojinegro compartió equipo con jugadores de la talla de Leonidas Da Silva y Zizinho.

Luego de su breve paso por el conjunto carioca, el platense de 27 años recaló en Peñarol, donde fue compañero de Severino Varela. Allí también jugó un puñado de partidos, pero logró marcar hasta 9 goles entra la liga y la Copa de Honor. Lamentablemente el goleador no pudo destacar debido, en gran medida, por la crisis institucional y deportiva que atravesaba el ‘Carbonero’ en aquellos años. En 1940, único año en el que estuvo jugador en el negriamarillo, la cantidad de socios de ‘Manya’ llegó a bajar hasta los 4.442 socios, a causa del momento del club. Para contextualizar aún más, la entidad uruguaya no ganó títulos entre 1938 y 1944, una de sus peores rachas sin títulos, demasiado para un gigante de América.

Desmotivado por la situación, decidió dejar el club al finalizar el año y estuvo tres años sin jugar, dando por finalizada su carrera deportiva. Sin embargo, en 1943, tras una charla con José María Minella, jugador que en ese momento estaba en Peñarol y compartió plantel con él en ‘El Expreso’ de 1933, decidió volver al ‘Tripero’ para dar sus últimos pasos. En este breve paso por Gimnasia convirtió 6 goles, y el 21 de noviembre de 1943, Arturo Naón jugó su último partido ante Atlanta, y se despidió, como no, marcando un gol en la goleada 4-1. No obstante, Gimnasia realizó una muy mala campaña, ganando solo 7 partidos de 30, salió último y decretó su primer descenso a la Segunda División.

Posando con el Flamengo del ’39. Es el cuarto de izquierda a derecha de la fila superior. Vía abi.org.br

Hay varias versiones sobre cuantos partidos y cuantos goles disputó el jugador en su carrera. La más aceptada es la que establece que durante el profesionalismo, Arturo Naón convirtió 95 goles en 97 partidos con la camiseta del ‘Lobo’ contando solo la era profesional. Y si se le agrega sus tantos en el amateurismo, suma 105 goles en 119. Tanto con 95 o 105 goles, no hay dudas de que es el máximo goleador del albiazul, realizando grandes partidos y marcando goles a todo rival que se le cruce. Entre todos los partidos que disputó, amistosos y oficiales en los clubes por los que pasó, suma alrededor de 147 goles, pero no existen cifras exactas oficiales. Tuvo un breve paso por la Selección Argentina, sin embargo nunca fue tenido en cuenta para disputar alguna copa.

En 1946 se hizo cargo del primer equipo de Gimnasia, que en 1945 había consumado su segundo descenso de Primera a Segunda División. Debutó el 6 de abril de 1946, en la fecha 1, y fue triunfo 4-2 ante Talleres de Remedios de Escalada. Pese al buen arranque, renunció el mismo año al no conseguir el ascenso, que quedó en manos de Banfield. Esta fue su única experiencia como entrenador, y en cuanto al rol de técnico sostenía que “el secreto es tener jugadores, fomentar el compañerismo y desterrar el egoísmo”.

Un pensamiento que marcaba su forma de ver el fútbol era de la inteligencia por sobre el físico: Siempre le restó trascendencia a la fuerza física de los jugadores: “No quiero decir que el futbolista sea un alfeñique ni mucho menos, pero estimo que la inteligencia y la habilidad son lo primero. Lo demás es secundario, propio del temperamento del que quiere ganar, que también se precisa para ser completo. Pero de ahí a confundir fútbol con lucha romana o atletas chocadores o golpeadores con jugadores hay, en mi concepto, una distancia sideral”.

Elvira Duca, fue su compañera de toda la vida, y sus hijos Arturo Alfredo y María Rosa. Falleció el 5 de mayo de 1999 a los 86 años en Mar del Plata, ciudad donde se radicó luego de su retiro. Actualmente en la ciudad costera existe una filial de Gimnasia y Esgrima La Plata con su nombre, ubicada en la calle 14 de julio.

 TRAYECTORIA

 TÍTULOS

Imagen destacada: Gelp.org (Naón es el tercer jugador de izquierda a derecha)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados