Polideportivo

article title

Y de repente, Jon Rahm

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace apenas unos meses, concretamente en junio de 2016, el mundo del golf daba la bienvenida oficial a un joven de Barrika, Bilbao. El número 1 del circuito amateur se pasaba al profesionalismo. Ha necesitado menos de un año para presentarse en sociedad tras un campeonato del mundo jugado de forma brillante, que culminó con un meritorio segundo puesto. Nació en noviembre de 1994. Él es Jon Rahm.

Las expectativas generadas en torno a su figura eran grandes pero está superando todas. El español ha desplegado un juego magnífico a lo largo de la semana, secundado por una mentalidad sobrenatural. Sin fallar en los momentos trascendentales. Algo que diferencia a los buenos de los mejores. Chappel, Lowry, Sergio García, Howell III, Kjeldsen, Haas lo sufrieron en sus propias carnes.

Sólo alguien consiguió salir victorioso frente a él. El culpable, el número uno mundial, Dustin Johnson. Y de qué forma. En el hoyo 18 y por un apenas un hoyo de diferencia. Tras verse con cinco hoyos de desventaja con un inicio más que dubitativo, el de Barrika nos hizo creer a todos en un último hoyo donde rozó algo más que una proeza. No logró el birdie que nos hubiera llevado a un desempate. Seguro que al felicitar por el título a Johnson ya estaba pensando en cuándo podrá tener su particular revancha.

Jon Rahm durante la final del Mundial Match Play contra Dustin Johnson | Darren Carroll/Getty Images

Muchos ya hablarán de un relevo en el golf español tras tantos años de cierta hegemonía del no siempre valorado Sergio García. Rebatirle a esa gente que porqué no convivir con un duopolio que sirva de aliciente para que ambos den el mejor de sus niveles. Hasta hace poco Rahm veía a Sergio como un ídolo, un espejo al que mirarse. El viernes le venció con suma facilidad pero esto acaba de empezar. No enterremos a García. Después de mucho tiempo con el de Borriol como único representante español en las grandes citas, las miradas estarán algo divididas y puede ser positivo para los dos.

Me declaro incapaz de adivinarle techo al finalista Rahm. El futuro es suyo. Nos ha hecho vibrar durante los cinco días de campeonato soñando con verle alzar el trofeo. Deseando, de esa forma, ver de una vez por todas a alguien de nacionalidad española celebrar la consecución de un campeonato mundial.

Con Jon uno se queda la sensación que si no ha ganado en esta ocasión, ganará en la siguiente. Y sino, en la próxima. De hecho, el Masters de Augusta está a la vuelta de la esquina. No es descabellado imaginárselo con la chaqueta verde, símbolo distintivo otorgado al ganador, en un par de semanas en el emblemático recorrido de Augusta National Golf Club.

Recuerden su nombre: Jon Rahm. Ha nacido una estrella para el deporte español.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados