Osasuna

article title

Xisco, el gol de la sonrisa en Osasuna

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Osasuna terminó la temporada 2016-2017 descendiendo a Segunda División. Después de jugar una de sus peores temporadas en la máxima categoría del fútbol español, muchos jugadores dejaron el club y la plantilla debía reestructurarse casi al completo. En este sentido, la línea que más se resintió fue la delantera. Rivièrè, Sergio León, Oriol Riera y Kenan Kodro, por entonces los cuatro atacantes, abandonaron la entidad en verano y el cuerpo técnico se puso manos a la obra para refortalecer el gol en Osasuna.

El equipo directivo fijó como objetivo el ascenso para la temporada siguiente, por lo que a la dirección deportiva se le añadió una dificultad más para construir un equipo fiable y competitivo. Así, llegaron David Rodríguez (Talavera de la Reina, 1986) y Quique González (Valladolid, 1990), desde Alcorcón y Almería, respectivamente. Ambos delanteros habían marcado 31 goles en competición liguera en las dos últimas temporadas en Segunda, por lo que conocían la categoría y, además, su nivel de cara a portería era alto.

Osasuna pasó de no disponer de ningún delantero a sumar a dos de los mejores atacantes del fútbol de plata. Con esta tranquilidad, hacía falta buscar una tercera pieza para completar el bloque. David y Quique constituían perfiles similares sobre el campo, entonces la dirección puso sus ojos en Xisco Jiménez (Islas Baleares, 1986), jugador de 31 años ya curtido en el fútbol español.

No se ha quedado en la veteranía

Tras pasar por el Deportivo de La Coruña, Racing de Santander y Córdoba, además de formar parte del Newcastle inglés, el delantero se encontraba en Tailandia, concretamente en el Muangthong United Football Club. Xisco aterrizó en Pamplona con la ventaja de haber jugado en España e incluso de conseguir dos ascensos desde la Segunda División. Pero que se encontrase en la liga tailandesa despertó más dudas que certezas, pese a que allí marcó nueve tantos y fue clave para conseguir una Liga, una Copa y una Supercopa en dos temporadas.

Con estas credenciales y teniendo en cuenta qué compañeros ya se habían incorporado a la plantilla, se daba a entender que Xisco pasaría a ocupar la tercera plaza de delantero en Osasuna. Sin embargo, el atacante no solo se ha quedado en dotar al equipo de esa experiencia y veteranía en el vestuario, sino que sus minutos sobre el terreno de juego se han transformado en goles y, lo más importante, en puntos para el equipo rojillo.

Xisco es el jugador que mejor aprovecha las oportunidades de su técnico Diego Martínez. El delantero marca un gol cada 154 minutos y es el pichichi de Osasuna con cuatro tantos, sin contar Copa del Rey. David y Quique suman dos goles cada uno, pero hay que tener en cuenta que el primero ha jugado 731 minutos, el segundo 1193 y Xisco 616.

Xisco, los puntos de Osasuna

El de Santa Ponça se encuentra en un gran estado de forma. En los entrenamientos sonríe y la exigencia del entrenador no le está pasando factura. Después, en los partidos, consigue que Osasuna puntúe. De los 25 puntos con los que cuenta el equipo y que le sitúan en lo más alto de la clasificación, Xisco ha sido decisivo para conseguir seis, además de tres victorias de las seis hasta la fecha. 

En la jornada cuatro, en Vallecas, salió como revulsivo, cuando Osasuna iba ganando 0-1, y en los minutos finales el delantero marcó dos goles para sentenciar a un Rayo que venía poniendo en aprietos a los rojillos. Luego, en el octavo partido de liga, de nuevo empezó desde el banquillo, marcó el 0-1 y dio la asistencia del 0-2 para que Osasuna se impusiera en Cádiz tras parar Sergio Herrera tres penaltis. Y ahora, en la jornada 14, ha anotado el único tanto del partido en Córdoba para que Osasuna sumase de tres después de empatar durante cuatro jornadas consecutivas. Todo ello sin tener en cuenta que marcó el 2-2 en el último minuto para forzar la prórroga contra el Albacete en Copa, en un encuentro que terminó ganando Osasuna (3-2).

Xisco, corpulento –mide 1,89 metros–, no solo está ayudando a base de goles, su mayor cometido, sino que también se dedica a defender en esa primera línea de presión e incluso baja a recibir hasta su propio campo. Su influencia en ese juego de espaldas, de retener la pelota, está siendo más que importante para el equipo de Diego Martínez.

Osasuna ha formado un equipo que aspira a luchar por el ascenso a Primera División y Xisco Jiménez está siendo protagonista desde el césped, no solo en la sombra. Por el momento, supera a sus compañeros de ataque y, lo más importante, junto a ellos Osasuna no echa de menos a los cuatro goleadores que perdió en junio.

Imagen cabecera: @CAOsasuna / @LaLiga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados