Se habla de:

FC Barcelona

article title

Xavi, contigo aprendí

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Sorprendido una vez más, visto lo sucedido ayer en Balaídos, resulta necesario y casi de manera forzada incidir sobre las gestas que realizo un hombre que en su corta vida cambió el destino de los hombres. Mente pensante y escultor de nuestro cerebro, Xavi Hernández se ha pasado la vida enseñando.

Ayer, tras su ingreso llegada la hora de partido, el Barcelona tardó no más de diez minutos en fabricar una de las jugadas que pueden decidir la Liga. No se jugó bien durante 60′ tampoco se hizo los 30′ restantes pero con la entrada de Xavi llegó la calma y el orden. En detrimento de Rafinha, entró Xavi. Lo mismo que cuándo el padre coge la bici tras las continuas caídas de su hijo y el hijo estupefacto, queda asombrado mientras el padre coordina a la perfección sus dos piernas para que el movimiento del triciclo sea correcto. No es que Rafinha hiciera un mal partido es que Xavi es muy bueno. Puso sobre la testa de Mathieu uno de esos goles que valen ligas. Todos hablan de Mathieu y la importancia de sus goles. Dos goles que han servido para dar cuatro puntos al Barcelona, los mismos que los 32 de Messi pero independientemente de eso, la entrada de Xavi tanto en el Clásico como anoche quedarán en la memoria del aficionado como las últimas gotas de colonia que cayeron sobre un terreno de juego. Otras gotas caerán, jugadores y talento hay pero no del mismo aroma y frescura.

A sus 35 años, el desgaste tanto físico como mental parece haber llegado a su cima o al menos eso pensamos. Qatar se frota las manos ante la posibilidad de que el próximo año recale una de las grandes leyendas de la historia de España. Primero fue Raúl y próximamente casi con toda seguridad será Xavi. Qatar, tumba de leyendas.Ayer, revisando las opiniones en Twitter al término del partido, me pareció interesante lo que comentó @Lvallejocolom: “El caso Xavi lo explica Kaspárov en Herr Pep. A su edad, jamás ganará una partida larga a su rival. En periodos cortos, es el mejor. Xavi no está para ser titular con el Barça durante la temporada completa. Pero sí para ser el mejor en distintos partidos clave. Rol clave” Pese a no compartir la totalidad de su pensamiento, tiene gran parte de razón.

Rescatando del libro, lo que Kaspárov comenta en aquella cena: “Si fuera una sola partida y durase solo dos horas, Garry podría vencer a Carlsen. Pero no es así: la partida se alargaría cinco o seis horas y Garry ya no querría pasar otra vez por el sufrimiento de estar tantas horas seguidas con el cerebro a toda máquina calculando posibilidades sin descanso. Carlsen es joven y no es consciente del desgaste que esto supone. Garry sí, y no querría volver a pasar por lo mismo durante días y días. Uno logaría estar concentrado dos horas y el otro cinco. Por eso sería imposible ganar” En cuanto al ajedrecista se centra en un tema mental, refiriéndose al desgaste psicológico. Como a Pep el pelo y la apariencia física, los años desgastan al hombre y a Kaspárov seguir jugando partidos de cinco, seis horas con el paso de los años le resultaría una dificultad añadida.

Con Xavi es un tema más físico que mental pero de igual manera lo podemos emplear para ambas. En un partido de noventa minutos poniendo a Rafinha como ejemplo. El joven estaría más activo, recorrería más campo y la frescura y ganas de demostrar posiblemente sean superiores a lo que pueda ofrecer Xavi a sus 35 de años. En cambio, en un período corto de 10-30 minutos, Xavi es el mejor. Y lo es, porque lo fue durante noventa. Para serlo durante cinco es porque lo has sido durante noventa y Xavi no sprintará, dudo que recuperé más de cinco balones pero la de variantes que pueda ofrecer con el balón durante un período en el que el agotamiento no este presente puede sobrepasar los límites que conoce el ser humano.

Y ya que nos ponemos a rescatar, rescatamos cuando Xavi era el mejor durante los noventa. Todos hemos usado un compás en artes plásticas. Cuando te explican como funciona, lo primero de todo es clavar la aguja sobre un punto fijo. La aguja es el punto de partida, todo gira sobre ella y ella gira sobre todo. Parece clavada pero está en constante movimiento. Mientras, el lápiz dibuja un trazado circular arqueando por momentos lo que acabará siendo una perfecta circunferencia. El Barça de Guardiola y la España de Luis era eso. Xavi era la aguja y el equipo giraba y giraba hasta cerrar la jugada. No se cerraba de forma circular, el balón debía ingresa en el fondo de las redes pero mientras tanto, Xavi giraba y hacía girar al equipo. El equipo se dejaba llevar, sabían que tendrían un bonito final. Xavi Hernández, artista, pensador y jugón.En 2008 asistió a Torres en Viena. En 2009 asistió a Messi en Roma. En 2010 asistió a Puyol en Durban. En 2011 asistió a Pedro en Wembley. En 2012 asistió a Alba en Kiev. Y ayer, asistió a Mathieu quién sabe lo que pueda pasar. Más allá de todo lo que ganó, me quedo con todo lo que nos enseñó.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados