article title

Wir für Vier: Alemania, el sueño de un país

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Lenda KOSOWSKI – Brasil con cinco e Italia con cuatro son las dos selecciones que están por encima de la actualmente tricampeona Alemania. Ambas selecciones ganaron su cuarto mundial justo veinticuatro años después de haber ganado el tercero: Brasil 1970 y 1994, Italia 1982 y 2006. En 2014 se cumplen exactamente veinticuatro años del tercer mundial del National Elf –en 1990-. Alemania tiene que volver a creer.

Hay veces que uno puede sentirlo en el aire, en la gente. Hay veces que llega el momento y quizás a la selección que dirige Joachim Löw le haya llegado el momento. Todo el país aguarda a que llegue la cuarta estrella sobre el águila que descansa en el pecho de 27 chicos que ahora entrenan en St. Leonhard. Y es que Alemania ha sido la selección que más veces ha quedado segunda o tercera -4 veces en cada posición). Y si es bien cierto que con el seleccionador actual han cosechado dos terceros puestos en el torneo que se avecina. Pero ahora los germanos ya no quieren colgarse el bronce. Como bien decía Lahm hace un año “ya no quiero las medallas de plata, ahora quiero la medalla de oro, quiero levantar esa copa”. Esa es la meta de este equipo. Pero ahora bien, ¿es este objetivo real?

Para Löw lo es, y es que de ello depende su puesto, aunque el técnico haya insistido que se quedaría hasta 2016 seguramente la DFB no volvería permitir que Alemania se quedara de nuevo a las puertas de la gloria. Y por ello estos días en Südtirol –dónde el National Elf se ha congregado- Joachim ha probado infinidad de cosas en los entrenos y los partidos contra la U20. Reconstruyamos ese puzzle.

Una de las piezas clave de la Alemania moderna, de la que jugará en Brasil, es la pieza que dirigirá el campo, es el que llevará la batuta del ataque y tras las lesiones de Bender, Khedira y Schweinsteiger estos dos últimos aunque ya recuperados no llegan en la mejor forma a la cita mundialista, ante todo esto habrá que buscar alternativas. La solución parece que le ha llovido del cielo, se presentó contra Polonia, el joven Kramer entro como última bala en la convocatoria de los 27 de Löw. En los entrenos del sur de los Alpes el joven germano se ha visto como la chica a la que le buscan pareja de baile en el medio del campo. El técnico lo ha usado como la mitad del doble pivote. "Fuerte e increíblemente resistente, con buena retención del balón, y físicamente muy, muy en forma" declaraba Löw. Kramer con 23 años puede ser la solución que tanto buscaba el mediocampo germano.

Otra de las llaves que puede usar Alemania para abrir el cofre del tesoro es su ofensiva, muchos nombres, muchos jugadores con técnica, con nivel, pero que llegan en una forma muy discutible, y ahí tendrá el seleccionador que escoger a los que lleguen al 100%, pero esto no es problema –en principio-, hombres y nombres como Miroslav Klose, Marco Reus, André Schürrle o Thomas Müller son casi sinónimo de gol. Sin embargo no se debe recaer en la importancia del nombre, sino más bien en la forma física en la que estos jugadores llegan, y ahí tenemos al jovencísimo Volland para tomar el testigo de Klose cuando sea necesario.

Los dolores de cabeza de Löw se incrementan debido a la presión mediática que tendría volver a quedarse con un tercer o cuarto puesto. Un conjunto renovado con nuevos talentos, conservando figuras como las de Schweinsteiger pero a la que se le acumulan los problemas que debe solventar si de verdad quiere volver con la copa hacia Europa. Los jugadores quieren, la gente quiere. Vamos Löw, haz las decisiones correctas, llévanos a la gloria veinticuatro años después.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados