Se habla de:

El Scouting

article title

William Carvalho, un valor al alza

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En el fútbol las comparaciones son tan inevitables como odiosas. Se ha dicho sobre cientos de futbolistas que eran “el nuevo Maradona”, o el “nuevo Messi” entre otros. Esas etiquetas suelen pesar mucho sobre las espaldas de las jóvenes promesas del fútbol mundial. Sin embargo, a menudo aparecen algunas comparaciones que son mucho menos usuales, ya que los jugadores a los que se hace referencia no pertenecen al elenco de cuatro o cinco jugadores que se disputan el podio de los mejores jugadores de la historia.

Por esta razón es llamativo cuando se dice de un jugador que “es el nuevo Yaya Toure” o “es el nuevo Sergio Busquets” ya que su calidad está fuera de toda duda, pero nunca se llegan a disputar el Balón de Oro o cualquiera de los galardones más representativos del fútbol mundial. Seamos francos, cuando somos niños o jóvenes todos quieren ser comparados con esa diminuta oligarquía de jugadores destinados a pasar a la historia.

William Carvalho, nacido en 1992 en el país africano de Angola pero nacionalizado portugués, es un centrocampista de corte claramente defensivo que brilla por su poderío físico, su visión de juego, su recorrido sobre el terreno de juego y su capacidad de sacar el balón jugado. Estas cualidades le han hecho ser comparado con probablemente los dos mejores jugadores del mundo en su posición: Yaya Toure y Sergio Busquets.

Carvalho sería el experimento de alto nivel de laboratorio de unir las mejores características de ambos futbolistas, pero además con un valor añadido. Tan solo tiene 22 años, lo cual no ha sido impedimento para que se haya ganado un lugar fijo en las últimas convocatorias de la selección portuguesa.

Todos sus entrenadores se daban cuenta del potencial que tenía el joven jugador y su debut con el primer equipo del Sporting no se hizo esperar. Un 3 de abril de 2011, con 18 años y unas ganas tremendas de comerse el mundo, William debutaba con el primer equipo ante el Vitória S.C. Después de su debut, el club lisboeta decide que lo mejor para el jugador es una cesión para ganar experiencia y es cedido hasta en dos ocasiones: la primera, al CD Fátima en 2011 y la segunda al Cercle Brugge de 2011 a 2013.

 

En el verano de 2013, William regresó al Sporting y con la experiencia adquirida y la confianza que se había ido ganando se convirtió en pieza clave del equipo portugués. Su explosión hizo que con la selección portuguesa también haya tenido un crecimiento exponencial. Fue convocado por la selección absoluta de Angola cuando disputaba partidos con la sub-20 lusa, pero el jugador siempre tuvo muy presentes sus prioridades y esperó la llamada de la absoluta portuguesa,  que sucedió en noviembre del 2013. Debutó con la selección absoluta en el difícil partido de vuelta de la repesca del Mundial 2014 ante Suecia, partido de vital importancia ya que le valió a Portugal para clasificarse para el Mundial de Brasil.

William había ido adaptándose a jugar unos metros más por delante de lo que sería un centrocampista clásico, conviertiéndose en un box to box o ‘todocampista’, pero en el Cercle Brugge (no confundir con el Club Brujas) terminó de adaptarse a la que sería la posición donde más rendimiento ofrece y donde mejor despliega su fútbol: centrocampista defensivo.

William Carvalho destaca por ser uno de esos jugadores que parece que lleven décadas jugando la élite, pese a superar ligeramente la veintena de edad, por la inteligencia táctica que muestra a la hora de presionar. Además, siempre se encuentra situado en una posición ventajosa para recuperar la pelota. Sin duda, este jugador es uno de los grandes talentos de las nuevas generaciones y atentos a su desarrollo están diversas potencias futbolísticas europeas que parecen dispuestos a apostar fuerte por lo que hoy en día parece un valor seguro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados