Se habla de:

NBA

article title

Vuelve la tormenta perfecta

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Uno de los mayores alicientes de la temporada 2015/2016 es la vuelta a las pistas de Kevin Durant, tras una temporada en la que prácticamente no pudo jugar por las lesiones. Los Thunder se perdieron los playoff tras una irregular temporada, marcada desde el inicio por las lesiones de Durant y de su otra estrella, Russell Westbrook, que también se perdió una cantidad importante de partidos.

La plaga de lesiones llegó a ser de tal magnitud, que hubo partidos para los que solo pudieron vestir a 7 jugadores. Ibaka, Morrow, Lamb, McGary, André Roberson… todos fueron cayendo.Hasta se tuvo que fichar al veterano Sebastian Telfair para hacer frente al mes de noviembre. Aun así, el equipo se movió bien en el cierre de mercado para incorporar a Enes Kanter y Kyle Singler, y gracias a las continuas exhibiciones de Westbrook, que logró el título máximo anotador de la temporada y estuvo en las conversaciones para el MVP, estuvieron peleando por los playoffs hasta el último partido. El equipo no quedaba fuera de postemporada desde la 2008/2009.

La vuelta de Durant, en el último año de su contrato, volverá a situar a los Thunder entre los candidatos al título. La marcha de Scott Brooks (muy querido por los jugadores) y la llegada del ex de la Universidad de Florida, Billy Donovan, dará en principio otro aire al equipo. A Donovan le gusta jugar un baloncesto colectivo en el que participen los 5 jugadores, en el que da mucha importancia al movimiento de balón. Una filosofía a priori muy diferente de la Brooks, con el que los jugadores no llamados Westbrook o Durant tenían muy poco peso en ataque, y los sistemas jugados pasaban casi siempre por un 1 contra 1 de estos jugadores. En el Draft, han optado por Cameron Payne, el base de Murray State. Un juagador a priori con unas características diferentes a las de Westbrook, gran pasador y con mucha visión de juego, aunque físicamente tendrá que mejorar para ser importante en la NBA. En segunda ronda escogieron a Dakari Johnson, pivot suplente en el Kentucky de Karl-Anthony Towns.

Si la salud acompaña, este equipo es sin duda uno de los mejores del oeste. Se ha construido por primera vez desde que el equipo está en Oklahoma una plantilla larga, con 2 jugadores de calidad por puesto, y por fin hay un verdadero anotador en el poste: Enes Kanter. El ex de los Jazz se entendió a las mil maravillas con Westbrook en el tramo final de la temporada, y tras firmar un gran contrato este verano, parece que tendrá un papel importante en el equipo. Junto a Ibaka, McGary y Adams, formará un juego interior que tiene que dar un salto de calidad para apoyar a sus estrellas.

4_kanter_lakers_adb_150301

Por fuera, Dion Waiters debería hacerse con el puesto de escolta titular en su primera temporada completa con el equipo. Waiters no acabó de encajar bien el año pasado, pero con la vuelta de Durant tendrá más espacios para encontrar su mejor versión. Morrow aportará tiro exterior desde el banquillo, y Augustin y el mencionado Payne ayudarán a Westbrook en la dirección de juego.

Pero la verdadera clave del equipo son ellos, Westbrook y Durant, Durant y Westbrook. Mucho se ha hablado a lo largo de los años: no pueden jugar juntos dos jugadores que tiran tanto, Westbrook asume demasiados riesgos teniendo a Durant al lado… Lo único cierto es que cuando uno de los 2 ha faltado, el equipo se ha venido abajo. Ya sea este año con la ausencia de Durant, o en 2013, cuando tras la lesión de Westbrook en 1ª ronda de playoffs fueron desmantelados por los Grizzlies en la segunda. La realidad es que son dos de los mejores jugadores del mundo, dos máquinas capaces de anotar más de 30 puntos por partido, dos mega- estrellas que se necesitan el uno al otro para alcanzar su máximo nivel. Durant ya demostró en 2014 que cuando está a tope, es el mejor jugador del mundo.

El desafío es grande, todos los candidatos se han reforzado bien, y volver a pelear por todo será complicado. Pero cuando tienes jugadores de este calibre, además de la afición más fiel y ruidosa de la NBA, los que te tienen que temer son tus rivales. Vuelve a sonar la tormenta en Oklahoma, vuelven los mejores Thunder.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados