Ciclismo

article title

Vuelta 2014: Ganas de revancha en un pelotón de lujo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Este sábado comienza en Jerez de la Frontera una nueva edición de la Vuelta a España. Nueva porque cambia de año, ya que novedades sobre el papel, pocas. Numerosos finales en alto, ocho esta vez, recorridos poco elaborados, peso sobre Andalucía y Galicia, contrarreloj discreta en las faldas del Moncayo y muros de rampas imposibles.

Tras el inicio en la ya habitual crono por equipos, se recorrerá la provincia de Cádiz, primero, el resto de la región andaluza después en la primera semana, con la primera piedra de toque en el ascenso a la Urbanización de Cumbres Verdes en La Zubía. Luego el tramo aragonés, con el tendido Valdelinares y la contrarreloj; y el navarro, con Aralar, para, sin tocar los Pirineos, dirigirse hacia los macizos del norte. Para acabar la segunda semana se enlazan la bonita etapa de Cabarceno, la exagerada rampa de La Camperona, Lagos de Covadonga y la etapa reina con La Cobertoria, San Lorenzo y La Farrapona, con diferencia la mejor jornada de ciclismo sobre el papel.

Traca final en Galicia, antes de la novedosa contrarreloj final -de menos de 10 kilómetros, eso sí- en Santiago de Compostela. Antes se repite Monte Castrove y en la penúltima etapa llegará el esperado estreno de Ancares por Pan do Zarco, una jornada que recuerda a la del decepcionante Zoncolan en el último Giro. Pero si el recorrido no da mucho de sí y tiende más al tedio que al espectáculo, sobre este terreno rodarán y lucharán por salvar su temporada -o culminarla- numerosos ciclistas de altísimo nivel que conforman una participación de lujo, como pocas veces vista en la ronda española.

Ganas de revancha. Y es que el duelo de altura que estaba programado para el Tour de Francia ha tenido que posponerse dos meses a causa de la aparición de un tercero -Nibali- y de las caídas de Chris Froome y Alberto Contador. Este último, que sufrió una fractura en la meseta tibial tras su batacazo bajando el Petit Ballon, aguantó hasta los últimos días antes de decidir, de manera positiva, su participación. De todas maneras, visto el año del inglés -y de todo su equipo- y la apenas recuperada lesión de Contador -aunque su equipo voló en Giro y Tour, véase Majka y Rogers-, el enfrenamiento ahora mismo es una incógnita.


Urán, Quintana y Aru: el podio del Giro estará presente en la Vuelta | Getty

Cartas destapadas sin embargo para Nairo Quintana. Ganó con suficiente solvencia el Giro de Italia, 'Stelvios' aparte, y se presenta a la Vuelta tras vencer en Burgos y siguiendo al dedillo su programación de inicio de temporada, al contrario que sus dos principales rivales. Ya en el Tour extraterrestre de Froome fue el único capaz de seguirle la rueda al inglés, y en las cuestas españolas volverán a encontrarse año y pico después. El motor del colombiano se ha consolidado, su inteligencia táctica es inmejorable y, dadas la dudas sobre Contador y Froome, seguramente es el gran favorito. ¿Tendrá suficiente terreno para moverse y hacer diferencias?

Más españoles, otros dos que llegan sendas decepciones. Alejandro Valverde fracasó estrepitósamente ante ciclistas de nivel medio en su objetivo de subirse al podio de París, y tratará de redimirse en la Vuelta, aunque todo apunta a que su papel estará supeditado al de Quintana. Quizá centrarse en etapas aisladas y preparar el Mundial en condiciones sean objetivos más lógicos. Por su parte, Joaquím Rodríguez, cuya caída en el Giro privó de opciones en la general y corrió el Tour desentendiéndose de los favoritos, está probablemente ante su última oportunidad en una carrera que, desde hace años, está construida a su medida.

Rigoberto Urán también merece una mención. Segundo clasificado en los dos últimos Giros y con un gran equipo detrás que, a su fortaleza en la crono por equipos -ojo a las diferencias de inicio en Jerez- une buenos gregarios en montaña como Poels. También tienen piernas y actitud para hacer una buena general ciclistas del calibre de Fabio Aru -sorprendente podio del Giro-, la sensación sarda, el regular Wilco Kelderman, el irlandés Dan Martin -se cayó en la crono inicial del Giro- o Andrew Talansky -fracasó en el Tour tras ganar Dauphiné-. Mayores incógnitas sobre el papel de otros ciclistas de nivel como Thibaut Pinot -podio en el Tour-, Carlos Betancur -tras su genial inicio de temporada y posterior desaparición- Van den Broeck, el veterano Evans o Gesink, tras unos problemas cardíacos.

A por las etapas y minutos de protagonismo en montaña, cabe apuntar los nombres de los españoles Samuel Sánchez, Landa, Navarro, Pardilla, Dani Moreno o David Arroyo, además de Julián Arredondo, el eritreo Berhane, Hesjedal, Elissonde, Dario Cataldo y los prometedores Warren Barguil -ya ganó dos etapas en 2013-, Adam Yates, Esteban Chaves y Louis Meintjes.

Discreta nómina de velocistas puros, con Nacer Bouhanni un par de peldaños por encima de Ciolek, Pelucchi, Hutarovich, Lasca, Debusschere o Guardini. Pero en el pelotón habrá muchos hombres rápidos de gran nivel para recorridos más selectivos. Ellos son Sagan, Gilbert, Degenkolb, Michael Matthews, Moreno Hofland, además de Tom Boonen, Fabian Cancellara y Tony Martin, todos ellos con la mente también en el próximo Mundial de Ponferrada.

En definitiva, la Vuelta no cambia, y presenta el guion de los últimos años, centrado en dejar toda la emoción para los últimos kilómetros para potenciar la emoción televisiva. Sin embargo, la nómina de ciclistas inscritos permite, al menos, tener la esperanza de ver un mayor espectáculo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados