Polideportivo

article title

Voleibol. Remontadas de campeones

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El pasado fin de semana Cracovia albergó la Final Four de la Champions League masculina de voleibol. A la gran final llegaron el Zenit Kazan y el Trentino, ambos clubes tricampeones de Europa, lo que jamás había ocurrido en el partido por el título. Pese a ser dos clubes de tanta tradición no se enfrentaban desde las semifinales del Mundial de Clubes de Doha en octubre de 2012 y en la Champions no se veían las caras desde unos pocos meses antes, marzo de 2012 en semifinales y también en Polonia, en Łódź.

Los italianos comenzaron muy bien y ganaron los dos primeros sets por 25-23 y 25-22. El partido continuó muy igualado pero los puntos más importantes fueron cayendo del bando ruso hasta culminar la remontada: 25-17,27-25,15-13.

Nunca en una final, ya sea a partido único, a ida y vuelta o en serie de playoffs, se habían remontado dos sets. Pero algo así sí se había visto en liguilla final (antiguamente la Copa de Europa se resolvía en un grupo de cuatro equipos) y, por supuesto, en las finales de otras grandes competiciones del voleibol de clubes y de selecciones.


Juegos Olímpicos

El voleibol, deporte olímpico desde 1964, ha tenido cuatro finales donde se remontó un 0-2, tres en categoría femenina y una, la última, en la masculina.

En Seúl 1988, la Unión Soviética comenzó con derrota ante Japón pero luego, tres victorias por 3-0 (ante Corea del Sur, RDA y China), le metieron en la final donde esperaba Perú. Las peruanas ganaron los dos primeros parciales (15-10,15-12) pero las soviéticas remontaron (15-13,15-7,17-15) para ser el único campeón olímpico femenino de voleibol que perdió su partido del debut.

En Sydney 2000 la heredera de la URSS, Rusia, sufrió la remontada en la final. Sus victorias por 27-25 y 34-32 en los dos primeros sets no fueron suficiente ante la reacción de Cuba (25-19,25-18,15-7). Este fue el tercer oro olímpico consecutivo de Cuba, récord histórico masculino o femenino.

Cuatro años después, en Atenas, Rusia volvió a sufrir la misma pesadilla pero esta vez ante China, país que nunca antes había remontado dos sets en el torneo olímpico. El marcador final fue 28-30,25-27,25-20,25-23,15-12 para China.

La final masculina de Londres 2012 es uno de los mejores partidos de voleibol de la historia. Brasil lo parecía tener todo controlado cuando ganaba 25-19,25-20 y tuvo pelota de oro olímpico en el tercer set. Pero lo que nunca había ocurrido (Brasil tenía marca de 38-0 en partidos que dominaba por 2-0), ocurrió y Rusia remontó, 29-27,25-22,15-9.


Mundial

Nunca en una final mundialista masculina o femenina se han desaprovechado dos sets de ventaja. El único caso con cierto parecido fue el del Mundial femenino de 1956 donde los diez participantes jugaron una liga todos contra todos de nueve jornadas. En la tercera fecha se celebró el partido clave, URSS-Rumanía, a la postre campeón y subcampeón, que las soviéticas ganaron por 3-2 (12-15,11-15,15-6,15-12,15-8). Fue la primera remontada de dos sets en la historia del Mundial femenino.


Campeonato de Europa

Nuevamente tenemos pocos casos y todos ellos en categoría femenina y en una liguilla final porque en una final directa no ha ocurrido jamás. En el Europeo de 1958 llegaron a la séptima y última jornada con opciones de título la URSS, Checoslovaquia y Polonia. Soviéticas y polacas se enfrentaron con victoria de la URSS por 13-15,6-15,15-10,16-14,15-11 que dio a la URSS el título y relegó a Polonia al bronce.

25 años después la URSS volvió a llegar a la última jornada necesitando la victoria para salir campeón. En la misma situación estaba la RDA, que jugaba como anfitrión. Las alemanas del este acusaron la presión y cedieron los dos primeros parciales por 6-15,11-15 pero dieron la vuelta al partido (15-8,15-3,16-14) para lograr el primer título continental de su historia.

 

Liga Mundial

Las 26 ediciones de la Liga Mundial (1990-2015) han tenido final directa pero sólo en una de ellas se produjo la gran remontada. Francia, inmerso en la mejor Liga Mundial de su historia (hasta la de 2015, donde fue campeón) se plantó en la final y amenazó la dinastía de Brasil, campeón en las tres ediciones anteriores, cuando tuvo ventaja de 25-22,25-23. Pero Brasil respondió como el campeón que era (25-22,25-23,15-13) y obtuvo su cuarto título consecutivo.


Copa de Europa

La hazaña del Zenit Kazan ante el Trentino en la pasada final de Champions masculina adquiere mayor relevancia al ver los escasos precedentes (y ninguno en final directa) en la historia de la Copa de Europa, uno en cada género.

El de la categoría femenina ocurrió en Eupen (Bélgica) en 1976 cuando el Ruda Hvezda Praha se aseguró el título al batir en la liguilla final al Levski Spartak Sofía por 7-15,17-19,15-9,15-7,15-6.

El caso masculino fue en 1986 con el CSKA Moscú consiguiendo su novena Copa de Europa al superar en el partido decisivo al Parma, en Parma, por 5-15,6-15,15-2,15-9,15-7.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados