Miscelánea

article title

Viernes de santo sufrimiento en el Vicente Calderón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Juanan MOTA – La afición volvió a responder, una vez más, a la llamada del Cholo, casi lleno el Vicente Calderón para la primera de las cinco finales ligueras a las que se enfrentaba el Atlético de Madrid.

Llegaba el Elche al Vicente Calderón con las ideas muy claras, unas ideas, las de su técnico, Fran Escribá, que volvía al coliseo rojiblanco tras su paso como segundo entrenador durante la etapa de Quique Sánchez Flores en la ribera del Manzanares.

El Atlético comenzó el partido muy animado y llegando con cierto peligro a la portería de Manu Herrera, puro espejismo, a partir del primer cuarto de hora de encuentro el Elche encontró las carencias en el juego local, la nula presión y la distancia entre el centro del campo y los tres delanteros de hoy era abismal, factor que el Elche aprovechó durante la primera mitad con numerosas llegadas a la portería de Courtois, que una vez más, salvó a su equipo en los peores momentos del encuentro, con una estirada a disparo de Javi Márquez y un cabezazo de Pelegrín.


Miranda desatascó con su gol un partido complicado para el Atlético | Getty

La variante táctica dispuestas por Simeone en la tarde-noche de hoy con 3 mediocentros, Gabi, Tiago y Koke y dos mediapuntas, Villa y Adrián no funcionó como el argentino esperaba, de hecho cambió el esquema al inicio del segundo dando entrada a Raúl García por Adrián y volviendo al 4-4-2 que tan buenos resultados está ofreciendo. A los cinco minutos de la reanudación el árbitro interpretó una carga de Sapunaru contra Raúl García y decretó penalti, el lanzador fue David Villa tras los numerosos fallos de Diego Costa esta temporada desde los once metros. El resultado fue el mismo, mal penalti lanzado por el asturiano que paró Manu Herrera.

El Atlético avanzó las líneas y la presión fue más elevada que en el primer tiempo, provocando precipitaciones en el conjunto ilicitano que eran aprovechadas por los jugadores rojiblancos buscando un Diego Costa muy trabajador durante toda la noche.

De un saque de esquina de José Ernesto Sosa apareció de nuevo la cabeza salvadora de Miranda, que batió la resistencia visitante con un cabezazo inapelable. De nuevo la estrategia volvía a salvar un partido en el que se vieron carencias en el juego combinativo ante un ordenado rival. A partir del gol, el Elche avanzó buscando el empate, pero no consiguió inquietar en el segundo tiempo a Courtois, salvo en balones aéreos a balón parado.

Diego Costa estuvo cerca de batir a Herrera en un mano a mano tras un contragolpe, minutos más tarde, ya en el descuento, otro derribo de Sapunaru dentro del área fue señalado como pena máxima por Clos Gómez, con la consecuente amarilla para el lateral rumano que se iba del encuentro antes de su conclusión.

A pesar de la petición de Simeone de que fuera Raúl García el encargado de lanzar el penalti, fue Diego Costa el que cogió la responsabilidad y batió a Manu Herrera para dejar en el marcador el resultado final de 2-0.

La primera final de las que quedan hasta que acabe la temporada fue sufrida, pero este equipo sabe sufrir y sabe sacar los partidos adelante. Tres puntos más, un partido menos. Ahora a soñar con la Champions.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados