Polideportivo

article title

Stephen Curry, la nueva estrella… ¿del golf?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si en algún momento de nuestras vidas tuvimos la osadía de pensar que no era posible que una sola persona pudiera triunfar en más de una disciplina de élite, ha llegado la hora de retractarnos de nuestros pensamientos. Cierto es que un elevado porcentaje de deportistas demuestra tener aptitudes para destacar en diferentes actividades físicas, sin embargo, solo uno ha tenido el arrojo de competir al máximo nivel (y hacerlo de maravilla) en otra disciplina totalmente diferente a la suya. Él es Stephen Curry y esta es su prodigiosa hazaña en el torneo Ellie Mae Classic de la PGA de golf.

El base de los Golden State Warriors deslumbra al mundo con cada lanzamiento desde el perímetro, con cada pase, con cada finta, con cada mínimo movimiento. Verle sobre una cancha de baloncesto resulta una delicia y un verdadero placer para los amantes de este deporte, sean del equipo que sean. Su talento es indiscutible y parece, según hemos podido comprobar ahora, que no solo sale a relucir cuando coge un balón sino también cuando pisa un campo de golf.

Curry tiene cualidades (y muchas) para jugar al golf, algo que también hemos podido ver en algún que otro jugador de baloncesto y en bastantes futbolistas y tenistas. Lo que escapa de toda lógica y lo que nos deja a todos con la boca abierta es que la estrella de la NBA no sólo ha tomado el golf como un hobby sino que se ha atrevido a competir en un torneo oficial de la PGA.

Todo comenzó como una inocente invitación de uno de sus patrocinadores a participar en el californiano torneo de Ellie Mae Classic. Entendemos que el objetivo inicial era meramente publicitario y que la participación de Curry quedaría como una curiosa anécdota. En cambio, en el diccionario del de los Warriors la palabra deporte es sinónimo de competición y, por ende, de salir a ganar, y en esta ocasión no iba a ser menos.

Si bien es cierto, Curry salió del tee del 1 con muchos nervios, como él mismo reconoció, lo que le llevó a meter su primer golpe en el posavasos de uno de los buggies de la organización que descansaba en uno de los caminos laterales. Sin embargo, poco a poco se fue entonando y firmó un +4 en la primera jornada (74 golpes: con tres birdies, cuatro bogeys y un doble bogey), lo que dejó sobrecogidos a todos los allí presente y a los que pudieron seguirle por televisión.

En la segunda jornada volvió a repetir tarjeta (+4), lo que hizo que terminara su participación con un +8 que no le permitió pasar el corte. No obstante, la felicitación de los mejores jugadores y la gran sensación de haber competido dignamente en un torneo de golf profesional siempre quedará para el recuerdo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados