Nàstic

article title

Vicente Moreno, ejemplo de compromiso

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Sacrificio, trabajo y compromiso: Vicente Moreno Peris. Faltarían líneas para intentar describir todo lo que Vicente ha aportado y ha significado para el Nàstic de Tarragona. Se podría, quizá, escribir un libro para narrar su trayectoria en el club. Tres temporadas y media han sido suficientes para ello. No tenemos el espacio suficiente para describir con detalle todo lo que a buen seguro merezca el fenómeno de Masanasa sobre su paso por el club tarraconense.

La historia de alguien que ha dejado huella allí donde ha desarrollado su carrera, tanto en su etapa de jugador como en la actual, la de entrenador. Formado como futbolista en la cantera valencianista, quizá una de las pocas espinitas clavadas para Vicente fuera no poder dar el salto al primer equipo. Tras su etapa ché, triunfos en cada experiencia: en Ontinyent, en Guadix… hasta dar el salto a su ciudad adoptiva, hasta su llegada al Xerez.

Jugador histórico para el conjunto jerezano, partícipe del ascenso a la categoría de plata del equipo en 2001, así como del histórico ascenso a Primera División en 2009, anotando, además, el primero de los dos goles que valieron el ascenso al conjunto andaluz en su enfrentamiento ante la S.D. Huesca en el que la victoria por 2-1 certificaba el acceso a la máxima categoría. Jugador que más veces vistió la camiseta xerecista en toda su historia, pero jugador de carácter y de marcada personalidad que le llevó a renunciar a la capitanía del equipo azulino en 2008.

Su trabajo, dedicación, corazón y derroche tanto a nivel físico como a nivel emocional, llevaron al bueno de Vicente a ser la referencia del club y a ganarse el cariño de toda la afición azulina. Tras retirarse como futbolista, comenzó su carrera en los banquillos. Y lo hizo como ayudante de Juan Merino, al que tuvo que sustituir en el cargo tras su destitución, en la temporada 2011/12. Logró salvar al equipo que llevaba en su corazón y, tras ello, abandonó el club.

Vicente Moreno ha trasladado la sabiduría que mostraba en el terreno de juego a su experiencia como entrenador. Metódico, ha sabido inculcar su carácter y personalidad a las diferentes plantillas que ha entrenado, y para muestra un botón. En 2013, el Nàstic contrata a Vicente Moreno como entrenador del equipo, con la intención de devolver al conjunto grana a la categoría de plata del fútbol español. Siempre cerca de su objetivo, lo consiguió al segundo intento y llevó al Nàstic a ser la revelación de la pasada temporada en la entonces denominada Liga Adelante, luchando el ascenso directo hasta la última jornada y despertando la admiración de todos por su trabajo y el fútbol desplegado por el equipo.

Sin embargo, Vicente Moreno, una vez más, ha dejado huella en Tarragona, como lo ha hecho en cada lugar en el que ha trabajado, en el que ha vivido. Hombre de tremendas convicciones, marcada personalidad y grandísima dedicación, su trabajo en el club tarraconense es indudable y reconocido por toda la afición. Así ha sido siempre, en cada lugar por el que ha pasado.

Vicente Moreno no es de aquellos que se aferran a un cargo hasta que es destituido. No, él no es así. A finales de diciembre, renunció a su cargo como entrenador. Pensaba que su etapa en Tarragona había acabado, tras un inicio de temporada que no era el que esperaba y convencido, siempre metódico, de que era el momento de decir adiós. El Nàstic aceptó su renuncia. Caprichos del destino, Juan Merino, aquel del que fue ayudante en sus inicios como entrenador en Xerez, ha tomado su relevo. Vicente ha dejando el banquillo grana, pero a buen seguro que siempre estará en los corazones de sus aficionados. Nunca se irá. Se lo ha ganado.

Leer más: La importancia del bloque en Segunda

Como se ha ganado disfrutar pronto de una nueva oportunidad en los banquillos. Y disfrutar de una nueva experiencia que le ilusione, de una de las que merece. Te esperamos pronto de vuelta en tu sitio, míster. Te esperamos pronto de nuevo en un banquillo y dirigiendo con maestría un vestuario. Siempre te lo has ganado.

 

Imágenes | gimnasticdetarragona.cat

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados