Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Veinticinco maravillosos años

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Informe Taylor, el paquete de medidas que puso en marcha la Dama de Hierro inmediatamente después de la tragedia de Hillsborough, iba a suponer un punto de inflexión en el panorama futbolístico inglés. Margaret Thatcher exhalaba su último suspiro (político, el otro vendría muchos años después) y daba un soberano golpe en la mesa para acabar con aquello a lo que habían denominado “la enfermedad británica“. El Informe Taylor llevó a una buena parte de los equipos a la asfixia económica y Thatcher, aferrada a su política de privatización, se mantuvo firme en la idea de que debían ser los propios clubes quienes se rascaran el bolsillo para hacer frente a las reformas que exigía el nuevo panorama. Los equipos ingleses iban a encontrar la solución a sus problemas económicos en la explotación de los derechos comerciales y televisivos y, en 1991, firmaban la partida de nacimiento de la Premier League.

25 años después, la competición inglesa goza de una salud de hierro, su competitividad y organización son elogiables, su expansión internacional no parece tener freno, cuenta con dinero montante y sonante (quizá en exceso) y la incertidumbre creada por el Brexit apenas si le hizo un arañazo. Y es que 25 años dan para mucho.

En España, la Premier League nos llegó a través de TVE con la inconfundible voz de José Manuel Díaz. Desde entonces, esos sábados a las cuatro de la tarde, una hora en la que el sofá te suele agarrar para no soltarte en unas horas, se han convertido en el momento ineludible de cada fin de semana. Un balón rodando por los icónicos campos de fútbol en Inglaterra que ha dejado demasiadas imágenes en la retina. La mano arriba de Alan Shearer cada vez que el esférico acababa dentro de la red, la lealtad de Le Tissier, la patada a un espectador de Eric Cantoná, el resbalón de Steven Gerrard (pero también su clase y su emotiva despedida de Anfield), los latigazos de Didier Drogba, el guante de David Beckham, Robbie Fowler esnifando en su celebración, el título de liga in extremis por cortesía del Kun Agüero, la inmortalidad de Ryan Giggs, el eterno Fergie time, José Mourinho autoproclamándose The Special One a su llegada al Chelsea, los movimientos estéticos de Thierry Henry, el debut soñado de Fernando Torres, el Arsenal de Los Invencibles o el cuento de hadas del Leicester de Claudio Ranieri.

En estos 25 años se han visto 25.769 goles en 9.746 partidos gracias a los 49 equipos que han pasado por la competición. En esa prestigiosa terna se encuentran Arsenal, Aston Villa, Barnsley, Birmingham, Blackburn Rovers, Blackpool, Bolton, Bradford, Brighton, Bournemouth, Burnley, Cardiff, Charlton, Chelsea, Coventry, Crystal Palace, Derby County, Everton, Fulham, Hull City, Ipswich Town, Leeds United, Leicester, Liverpool, Manchester United, Manchester City, Middlesbrough, Newcastle, Norwich, Nottingham Forest, Oldham Athletic, Portsmouth, Queens Park Rangers, Reading, Sheffield United, Sheffield Wednesday, Southampton, Stoke City, Sunderland, Swansea, Swindon, Tottenham, Watford, West Brom, West Ham, Wigan, Wimbledon y Wolverhampton. El último en unirse a tan prestigioso club ha sido el Huddersfield, que además, debutó con victoria 0-3 sobre el Crystal Palace.

De todos ellos, solo seis equipos no han descendido nunca a Championship. Al menos hasta la fecha. Arsenal, Chelsea, Everton, Liverpool, Manchester United y Tottenham tienen el honor de haber disputado todos y cada uno de los encuentros de la joven Premier League.

Estos clubes han visto pasar por los banquillos a 221 entrenadores, 154 permanentes y 67 que se sentaron con el cartel de interinos. En la cabeza de todos, un nombre: Alex Ferguson, con 810 partidos al frente de un Manchester United que atesora 13 títulos de Premier League. El 17 de julio de 2017, Arsène Wenger superaba al bueno de Ferguson como el técnico con más días al frente de un mismo club en el torneo. Alcanzaba los 7.583 por los 7.582 del mítico entrenador de los Red Devils. A lo lejos, se encuentra David Moyes que, de marzo del 2002 a mayo del 2013, se mantuvo 4.082 días a los mandos del Everton.

De entrenadores eternos en el cargo a otros más efímeros. Uno de los más rápidos fue Les Reed, que dirigió durante apenas 7 partidos al Charlton Athletic antes de abandonar el club en 2006.  Roberto Mancini fue despedido en mayo de 2013, justo un año después de ganar la liga con el Manchester City y sonada fue la salida de José Mourinho del Chelsea en diciembre de 2015. La misma suerte corrió Claudio Ranieri, destituído como entrenador del Leicester nueve meses después de lograr una gesta histórica y puede que irrepetible. ¿Uno de los banquillos más movidos de la competición? Mauricio Pellegrino es el 16º entrenador del Southampton en su trayectoria en la Premier League. Casi nada.

Durante estos 25 años, 3.835 jugadores han disputado al menos un partido y alrededor de 113 naciones han estado representadas en la competición inglesa. De Francia a Pakistán, pasando por Corea, Guinea Bissau o Seychelles. Fue Gianluca Vialli, entonces entrenador del Chelsea, quien el 26 de diciembre de 1999 alineó el primer once con jugadores no británicos para su partido contra el Southampton. Aquel día formaron: De Goey (Holanda), Dan Petrescu (Rumanía), Emerson Thome (Brasil), Frank Leboeuf (Francia), Celestine Babayaro (Nigeria), Albert Ferrer (España), Didier Deschamps (Francia), Gus Poyet (Uruguay), Roberto Di Matteo (Italia), Gabriele Ambrosetti (Italia) y Tore Andre Flo (Noruega).

De todo esta amalgama de nacionalidades, el primer brasileño de la Premier, por ejemplo, fue Marques Isaias, que fichó por el Coventry City en 1995 y debutó en agosto de ese mismo año. El primer africano fue Peter Ndlovu, de Zimbabue, que también jugó para el Coventry City en 1992. ¿El primer español? Pues habiendo algunos nombres ilustres, el honor corresponde a Nayim, que pasó por el Tottenham. Anotó tres goles en 18 partidos en la temporada 1992/93.

De todo ese puñado de futbolistas, con 632 apariciones, Ryan Giggs es el jugador que más veces ha pisado el verde en el campeonato inglés, donde además ha sumado 162 asistencias. Si todo sigue su curso, le dará caza Gareth Barry, reciente fichaje del West Brom, que se ha vestido de corto en 628 ocasiones.

El primer gol de la historia de la Premier League lo anotaba Brian Deane a los cinco minutos en la victoria del Sheffield United 2-1 sobre el Manchester United. Fue un 15 de agosto de 1992. Un minuto después de aquel mítico gol, David Hirst anotaba para el Sheffield Wednesday. En palabras de Deane: “Los aficionados del Sheffield United me agradecen que además de marcar el gol, impidiera que los del Wednesday pasaran a la historia“. El primer gol televisado, lo anotó Teddy Sheringham en la victoria 1-0 del Nottingham Forest de Brian Clough sobre el Liverpool. Sheringham acabaría aquella temporada inaugural de la Premier como máximo anotador. Marcó 22 goles.

En esta vorágine goleadora, un nombre destaca sobre el resto. Alan Shearer es el máximo anotador de la historia de la Premier con 260 tantos, seguido por ilustres como Wayne Rooney, Andrew Cole, Frank Lampard o Thierry Henry. El equipo que ha anotado mayor número de goles es el Manchester United (1.860), que además cuenta con el mayor número de victorias (605). El club que suma más derrotas en su cuenta particular es el Everton (336) y el Tottenham ha encajado 1.231 goles. Para evitar eso, nada mejor que un portero de garantías. Bajo palos, Petr Cech ha dejado su puerta a cero 149 veces, seguido por Joe Hart, que lo ha logrado en 119 ocasiones.

De entre todo este puñado de futbolistas, Les Ferdinand y Emile Heskey alcanzaron la marca de 100 goles sin anotar uno solo desde el punto de penalti. Aunque si hay un tipo cuyos goles valen oro ese es James Milner. El jugador ha visto puerta en 47 partidos. En ninguno de ellos su equipo acabó perdiendo.

También es cierto que, a veces, uno acaba metiendo la pelotita donde no debe. Es decir, en su propia portería. Siete debutantes en la Premier lo hicieron anotándose en propia meta. El primero fue John Pemberton, del Sheffield United, en noviembre de 1992. Recientemente, Lewis Dunk entró en esta curiosa lista tras perforar su red en el Brighton 0-2 Manchester City. Además, por si fuera poco, solo fue el segundo jugador en hacerlo en la jornada inaugural después de Richard Johnson, que debutó en la primera jornada con el Watford anotándose en propia en la derrota 2-3 frente al Wimbledon.

LEER MÁS: Sigue el mercado de la Premier League 2017/2018

Existe también quien anota en su portería y después, es capaz de subsanar tan terrible error. Eso sí, la lista es limitada y exclusiva. Wayne Rooney, Kevin Davies y Gareth Bale se metieron un gol en propia puerta y después anotaron en la correcta. Por si fuera poco, les quedó tiempo para dar una asistencia y recibir una tarjeta amarilla.

Hablando de tarjetas. El fútbol inglés ha sido terreno propicio para bad boys. Fuera de los terrenos de juego, pero también dentro. Nombres como Lee Cattermole, Vinnie Jones o Roy Keane, dan buena cuenta de ello. Duncan Ferguson atesora ocho expulsiones en 269 partidos. Patrick Vieira también tuvo que irse al vestuario antes de tiempo en ocho ocasiones, aunque con más partidos en sus botas: 307.

La Premier ha visto a sus árbitros sacar en total 1.477 tarjetas rojas, siendo el Everton el equipo que más ha visto ese color. Los Toffees han sufrido 86 expulsiones en 962 partidos. Por comparar, su mayor rival, el Liverpool, ha visto 32 tarjetas rojas menos en el mismo número de partidos (54). En tarjetas amarillas, el Chelsea se lleva la palma. Los Blues han visto ese color de advertencia en 1.536 ocasiones. Gareth Barry es el jugador con mayor número de tarjetas amarillas en su currículum. Suma 119.

Con la temporada 2017/18 dando sus primeros coletazos, la Premier League sigue firme como una de las mejores competiciones del planeta. Aunque algunos sobreviven al paso del tiempo, como es el caso de Wenger, los Alex Ferguson han dejado paso a los Antonio Conte, Jürgen Klopp, Pep Guardiola o Marco Silva. Y es que 25 años dan para mucho. Del mismo modo, los Alan Shearer, David Beckham o Ryan Giggs han sido sustituídos por los Lukaku, Eden Hazard o Harry Kane, que, muy seguramente seguirán dejando goles e imágenes en la retina. Que siga así. Al menos, por otros 25 años.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados