Firmas

article title

Van Gaal y Robben: cerebro y corazón para frenar a Messi

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Es el binomio ganador, la 'x' y la 'y' que despejan la ecuación de Holanda. Van Gaal es el cerebro desde el banquillo y sus movimientos tácticos han sido una de las claves principales del éxito oranje, potenciando un equipo limitado, escondiendo sus defectos y maximizando los recursos disponibles. Robben es el corazón sobre el campo y sus interminables carreras y dribbling seco sus principales armas para dar al planteamiento de su técnico ese punto extra genial necesario para crear un combinado ganador.

La libreta de Van Gaal echará humo para buscar un modo de frenar a Messi, principal, casi única pero letal amenaza de Argentina. Ya fue clave para golear a España en el debut, para remontar ante México en los últimos minutos de los octavos de final y en el icónico cambio de porteros antes de la tanda de penaltis contra Costa Rica. ¿Qué inventará para anular al astro argentino? De Jong, tras caer lesionado contra México, podría estar recuperado en tiempo récord de cara al partido, lo cual sería una magnífica noticia para las opciones neerlandesas en este sentido.

Robben también tratará de apagar la estrella de Leo Messi, pero de un modo diverso. En el área contraria, su intención es ser una pesadilla para una defensa argentina que llega llena de dudas tras sus últimas actuaciones. Al contrario que el extremo del Bayern, pletórico, en el mejor y más determinante momento de su carrera. Sobre él pivota todo el juego ofensivo de Holanda, él desequilibra, con el balón en sus pies decide cuándo y cómo. Robben contra Messi, por su influencia, será uno de los duelos individuales más importantes de este Mundial.

El último precedente positivo para Holanda se remonta al Mundial de Francia 1998. En el emocionante cuarto de final jugado en Marsella un 4 de julio, solo una maravilla pudo decantar el marcador hacia a un lado. Ese control de Bergkamp en el último minuto, bajando del cielo un balón imposible, ese recorte que deja a Ayala anodadado, esa resolución que deja a Roa arrodillado ante su figura, hundido. La oranje tratará de rememorar ese partido y no la final de 1978, en la que perdieron en la prórroga contra Kempes y compañía. Antes, en 1974 la 'Naranja mecánica', camino de su primera final perdida, arrollaron por 4-0 a la Albiceleste. En el más reciente, en 2006, un discreto empate sin goles figuró en el marcador, sin nada en juego en la fase de grupos.

Holanda, liderada por sus dos figuras, buscará su cuarta final en el Mundial, en ese constante camino contra la desgracia de su historia en el gran torneo futbolístico. Con sus múltiples máscaras diseñadas por Van Gaal, Holanda ha sido competitiva en todo tipo de escenarios en el último mes. Robben provoca miedo a la zaga argentina, y si estos generan espacios, será letal. La oranje sueña. Solo Messi puede evitarlo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados