Multideporte

article title

UTV: la categoría más económica del Dakar

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A partir de la edición 2017 del rally Dakar, que se disputa en Paraguay, Bolivia y Argentina, hay un quinto trofeo en juego para la nueva categoría Utility Task Vehicle (UTV, Vehículo Utilitario de Tarea), que se une a las ya existentes de motos, cuatriciclos, autos y camiones. Los pequeños UTV ya intervinieron en anteriores versiones de la competencia, aunque siempre como parte de la clase T3 dentro de la división de los automóviles.

Como ocurrió en 2009 con los quads, que fueron separados de las motos, la organización decidió que era momento de independizar a los UTV para satisfacer la necesidad de aquellos apasionados por el rally más difícil del mundo sin recursos para solventar su participación sobre un buggy o un vehículo 4×4 (que puede rondar entre los 275.000 y los 575.000 euros según las pretensiones que se tengan).

Estas máquinas livianas y con motores de hasta 1.050 cm3 son una alternativa válida para tener en cuenta entre los novatos o aquellos que pretenden vivir una aventura extrema gastando lo menos posible. El presupuesto para correr un UTV es el más económico del Dakar. Una de estas máquinas, de 1.000 kilos de peso y más de 120 cv, cuesta unos 24.000 euros y con una preparación buena se puede llegar a gastar un total de 70.000 euros. Es decir que con esa cifra uno tiene la garantía de que puede participar en este tipo de carrera y aspirar a llegar luego de recorrer los casi 9.000 kilómetros de la competencia.

Sólo tres marcas compiten este año en esta nueva categoría. Suzuki está representada por los hermanos holandeses Tom y Tim Coronel. Polaris tiene como defensores a los chinos Mao Ruijin, Li Dongsheng y Wang Fujiang, al brasileño Leandro Torres y al ruso Maganov Ravil, mientras que Yamaha cuenta con los españoles Joan Font y Santiago Navarro y Andreu Cachafeiro Vidal, de Andorra.

“Esta es una categoría que permite a los principiantes entrar en la carrera a un precio razonable. También es una buena opción para los motociclistas que quieren hacer su transición a las cuatro ruedas. No es un vehículo rápido por lo que no asusta a los inexpertos, pero es divertido y permite atravesar todos los terrenos”, explica Marco Piana, del equipo Xtremeplus que alista a los Polaris oficiales.

Entre la decena de participantes está el caso de Font, quien debuta en el Dakar con un excelente palmarés en el Grupo N del Campeonato Mundial de Rally (WRC), especialidad en la que compitió entre 2006 y 2015. La categoría UTV, sin dudas, se convirtió en la mejor opción para su estreno. “Mi Yamaha es prácticamente de serie, pero ha demostrado una gran fiabilidad. Correr en esta categoría era lo mejor para iniciarme en el Dakar”, aseguró Font en Asunción, antes de la partida de la novena edición del rally en tierras sudamericanas.

La flamante división tiene mucho futuro. Al compromiso que desde hace tiempo tiene Polaris, se suma el interés de Yamaha por ser el nuevo referente. El objetivo de la marca del diapasón quedó demostrado con el intenso trabajo de desarrollo que hizo el francés Stephane Peterhansel, legendario piloto ganador de doce títulos en el Dakar, sobre los modelos que están compitiendo actualmente. Económicos, divertidos para manejar y fiables, los UTV se independizaron y ahora quieren trazar su propia historia en la carrera más dura del mundo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados