Fútbol inglés

article title

Utopía Pogba: Expectativas y realidades

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La etiqueta del “Jugador más caro del mundo” es una cruz difícil de llevar, Gareth Bale la vivió en su primera temporada en el Real Madrid, conocido como “el hombre de los 100 millones” cada error, cada mal pase, cada gol errado, cada momento del jugador era juzgado, observado y analizado con muchísima minuciosidad por periodistas, fanáticos y básicamente cualquier persona que dentro del entorno futbolístico, ciertamente un jugador que fue comprado por esa cifra debe tener algún talento o cualidad que lo hace especial.

Bale terminó siendo clave en el doblete que conseguiría el Madrid en el año de su fichaje, anotando el gol de la victoria ante el Barcelona por la Copa del Rey y anotando en la final de La Liga de Campeones ante el Atleti, aun así para muchos su temporada no fue buena y por debajo de lo que se esperaba tras su enorme precio. Hoy en día, Bale ha demostrado su valor y se le cuestiona muy poco.

(Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images)

Con el tiempo, eventualmente empezó a dar frutos su compra. Lo que poco se reconoce o discute, es el hecho de que los jugadores no son responsables de lo que un club desembolse para hacerse con sus servicios, en el mundo de las transferencias hay muchas manos involucradas desde clubes, agentes, intermediarios, compañías que tienen los derechos de jugadores y demás, estamos hablando de una infinidad de personas (y personajes) que negocian y toman decisiones que culminan en un traspaso.

Ciertamente Paul Pogba no ha lucido como un jugador de 120 millones en su temporada de regreso a Manchester United, le ha costado adaptarse al equipo, en muchas oportunidades su sentido de ubicación y fallos defensivos le han costado puntos al United, en los partidos grandes no ha sido ese jugador que tome el juego por el cuello y se apodere del centro del campo… En todos estos factores, Pogba ha estado por debajo de lo que se espera según lo pagado por traerlo de vuelta a Manchester.

Pero así como en algunos momentos, el francés ha deslucido, es importante destacar que posiblemente el mejor tramo que tuvo el equipo de Mourinho en lo que va de temporada (Diciembre 2016 – Enero 2017) fue en gran parte por un excelente rendimiento del mediocampista, sus números no son realmente malos, 7 goles, 4 asistencias y más de 65 oportunidades de gol creadas en lo que va de temporada en todas las competencias, son un reflejo del impacto que ha llegado a tener el jugador en este plantel, uno podría argumentar que la falta de definición de los atacantes del United, ha mermado el impacto de Pogba a nivel numérico pero su rendimiento ha sido aceptable e inclusive bueno si se evalúa meramente desde lo futbolístico.

El tema para evaluar a Pogba también es un conflicto interesante, porque hay que diferenciar lo que costó un jugador, hecho que no depende del propio jugador y lo que puede aportar o aporta al equipo, que si depende directamente de él, muchos esperan que Pogba sea Messi o Cristiano Ronaldo porque costó lo que costó pero la verdad es que su perfil es totalmente distinto. Otros lo comparan con Kanté, cosa que tampoco tiene mucho sentido pues ambos son mediocampistas complementarios. De hecho, juegan juntos en el seleccionado francés, Kanté como “destructor” y Pogba como el “creativo”. Un paralelo más “lógico” por así decirlo, sería comparar a Pogba con mediocampistas como Iniesta, Modric o Hamsik, lo cual lleva a otro tipo de análisis.

Estos jugadores a sus 22-23 años mostraban inmenso potencial pero todavía sufrían de la irregularidad que es  normal para un mediocampista de esa edad, años después pocos cuestionan a estos jugadores y se les considera excepcionales en su posición, con Paul no se toma en consideración este hecho, debe rendir porque debe rendir es lo que se exclama y aunque esa es la presión de jugar en un “grande”, hay que entender los contextos, así haya costado lo que costó, es un jugador joven en un club en plena reconstrucción, quien por primera vez en su carrera debe llevar la responsabilidad de ser la creatividad, control y equilibrio de un equipo.

Si entonces Pogba, no va a ser Messi o Cristiano y tampoco es Modric, Iniesta o Kanté, la pregunta que muchos se hacen es, ¿Qué se puede esperar hoy de Pogba? La respuesta es simple, que siga creciendo y desarrollando su juego, como lo hizo Gareth Bale una vez que se sacudió la etiqueta del “Jugador más caro del mundo”, que poco a poco se vaya convirtiendo en ese mediocampista clave a lo Gerrard/Lampard/Yaya Touré de un equipo ganador como lo es el Manchester United, condiciones y confianza tiene (y de sobra), solo necesita regularidad, además cuenta con un entrenador que cree plenamente en él y que buscará rodearlo de la mejor manera en los años próximos, con un United que cada día más va ganando identidad bajo la mano de José Mourinho, pronto todos se olvidarán de lo que costó Pogba, dejarán a un lado las expectativas utópicas sobre lo que puede aportar el francés y valorarán sus actuaciones de una manera menos frenética y más adecuada para un jugador de su talento y perfil.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados