Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Unterhaching, el nombre prohibido en Leverkusen

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A día de hoy, en el palmarés del Bayer 04 Leverkusen no hay ningún título de Bundesliga, pero sí cinco subcampeonatos y otros cinco terceros puestos, cada uno sufridos a su manera. La primera vez que el equipo apareció en la cabeza a final de temporada fue allá por la 1993-94, con Dragoslav Stepanovic en el banquillo. Y, después de eso, hasta en diez ocasiones el conjunto del BayArena estuvo cerca de la cabeza.

De todos los sin sabores que se han producido en la historia del Bayer 04, hay uno que la afición no puede quitarse de la cabeza: la derrota en Unterhaching. Ese municipio bávaro fue el lugar donde el Leverkusen, en aquel entonces entrenado por Christoph Daum, se quedó sin Bundesliga. Llegaban a la última jornada con tres puntos de ventaja sobre el Bayern. Los muniqueses recibían al Werder Bremen y al Leverkusen le tocaba visitar a un equipo recién ascendido, el SpVgg Unterhaching, que estaba situado a mitad de tabla.

Ballack marcó en propia puerta el gol que les apeaba del liderato.

Pero vamos a ver cómo transcurrió la temporada, antes de aquel fatídico 20 de mayo del año 2000. Daum cumplía su cuarta temporada en el equipo. Ese verano fichaba a un tal Michael Ballack, procedente del Kaiserslautern y a Oliver Neuville, de Hansa Rostock, entre otros. El comienzo fue bueno. Tras las nueve primeras jornadas el equipo no había perdido e, incluso, había vencido a clubes importantes como Bayern Múnich, Stuttgart o Schalke 04. Con Ulf Kirsten y Paulo Sérgio al frente, el equipo había sumado dieciocho puntos. La primera derrota no llegó hasta la 10ª jornada, en Wolfsburgo. De ahí hasta el final, solo Bayern y Unterhaching fueron los únicos capaces de vencerles.

Y a eso había que sumarle la Liga de Campeones. El sorteo les deparó un grupo con SS Lazio, Dinamo Kiev y Maribor. Quedaron terceros y acabaron jugando la Copa de la UEFA, pero no avanzaron de ronda. El Udinese los eliminó por el valor de los goles en campo contrario. En DFB Pokal su participación acabó en octubre, tras caer eliminado en la prórroga ante el Waldhof Mannheim. Pero, volviendo a la competición liguera, el Leverkusen llegó al ecuador de la competición en 2º lugar, situado a dos puntos del Bayern de Ottmar Hitzfeld. Un empate bávaro en Hamburgo permitió a los renanos empatar a puntos tras golear en casa al MSV Duisburgo.

La visita del Bayern a Wolfsburgo acabó con empate y eso lo aprovechó el Bayer que, jugando ante el 1860 se llevó la victoria y recuperó el liderato que había tenido en su poder durante las jornadas 5ª y 6ª. La competición estaba muy igualada. Bávaros y renanos no se distanciaban más allá de los tres puntos, lo que permitía que, un tropiezo de uno le permitiera al otro cambiar de posición. El derbi de Múnich de la 30ª jornada fue favorable para el Leverkusen. El Bayern cayó 1-2 y los de Daum golearon al Arminia Bielefeld, lo que les permitió colocarse con tres puntos de ventaja a falta de cuatro partidos por jugarse.

Los jugadores del SpVgg Unterhaching celebrando la victoria ante el Leverkusen y la permanencia en la 1.Bundesliga.

En los tres partidos siguientes, todo normal. No falló ninguno de los dos equipos. Leverkusen y Bayern lo ganaron todo, sumando nueve de nueve puntos posibles. Pero llegó la hora definitiva. Se había cumplido el 16′ de la primera parte y ya el Bayern ganaba 3-0, con goles de Carsten Jancker (2) y Paulo Sérgio. La presión llegó al Leverkusen que, en el 21′ se metía un gol en propia puerta, gol que hizo, sin querer, Michael Ballack. Marco Bode había recortado distancias en el marcador, haciendo el primero para el Bremen en el 40′, pero la remontada estaba lejos. El Bayern llegaba líder al descanso.

El marcador de Múnich no se volvió a mover. En Unterhaching, sin embargo, hubo tiempo para un segundo gol que ya acabara definitivamente con las esperanzas de los de Daum de ganar el título. Markus Oberleitner marcaba de cabeza ante Adam Matysek, cuando quedaban veinte minutos para el final del partido y de la liga. No pudo ser. El Bayern Múnich sumó un título más y en Leverkusen se quedaban, por tercera vez en cuatro años, con la miel en los labios. Justo en esas tres ocasiones, el equipo que acabó conquistando la Bundesliga fue el Bayern, siendo el Borussia Dortmund el club que le superara en las otras dos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies