Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Una nueva oportunidad entre los grandes

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace un año por estas fechas pocos hubieran apostado porque Darmstadt e Ingolstadt siguieran siendo equipos de 1.Bundesliga en la 2016-17. Quizás, algún experto, analizando todos los detalles, salvaba a alguno de los dos pero, seamos realistas, un debutante y un equipo que llevaba casi tres décadas sin estar en la máxima categoría y habiendo estado un cortísimo espacio de tiempo aquella vez, tenían todas las papeletas para descender. Pero nada más lejos de la realidad. El debutante, FC Ingolstadt, se mantuvo toda la temporada entre el 7º puesto y el 11º, llegando a estar una jornada ocupando puesto de Europa League. El Darmstadt, en cambio, no estuvo tan arriba. Su nombre no pasó de los puestos 9º a 14º, con alguna que otra opción de bajar en las últimas jornadas. A día de hoy, tanto uno como otro equipo, preparan una nueva temporada en una de las mejores ligas del mundo.

Para esta nueva aventura, tanto bávaros como hesianos cambiaron de entrenador. En el caso de los del Audi-Sportpark, el austriaco Ralph Hasenhüttl dejó un debutante para marcharse a otro, el RB Leipzig, un club con aspiraciones a todo a medio plazo. Dirk Schuster, en cambio, cambió los lirios por el FC Augsburgo, un club que la temporada pasada disputó competición europea y en la Bundesliga sufrió hasta última hora para no descender o disputar la Relegation.

 

Los puestos de Hasenhüttl y Schuster fueron ocupados por Norbert Meier y Markus Kauczinski. Uno, más conocido, fue futbolista profesional en la década de los 80 y principios de los 90. Con un Werder Bremen en 2ª División, Norbert Meier compartió vestuario con Thomas Schaaf, todo un icono del club, que estaba dando prácticamente sus primeros pasos en el fútbol profesional. Meier, tras el ascenso, incluso se convirtió en uno de los máximos goleadores de la competición, quedando en el Top 10 de dicha tabla y dejando al club de Bremen en una más que meritoria 5ª plaza. Meier, además, cuenta con un título de liga en su palmarés como jugador. Fue el de la 1987-88, con Otto Rehhagel en el banquillo y con Karl-Heinz Riedle (y Schaaf) como compañeros, entre otros. Antes de ese título, “su Bremen” había quedado subcampeón hasta en tres ocasiones, de Bundesliga y tras el campeonato, lo fue, también en tres ocasiones, de la DFB Pokal.

Kauczinski, por su parte, es menos conocido. Nacido en Gelsenkirchen e iniciándose en su carrera como entrenador en las categorías inferiores del Schalke 04, Markus estuvo vinculado al Karlsruher unos 15 años (2001-2016), pasando por todas las categorías y ahora le toca dar el salto a un club de la Primera División. Una nueva aventura para un hombre que no ha sido futbolista, pero que ha adquirido mucha experiencia desde los banquillos.

 

Centrándonos ahora en las plantillas, habría que destacar muchas cosas. Por ejemplo, la salida de hombres importantes como Ramazat Özcan o Benjamin Hübner rumbo a Leverkusen y Hoffenheim. El internacional austriaco será el suplente de garantías de Bernd Leno y el defensa llega para ocupar un puesto en la zaga del club de Sinsheim. Tanto el portero como el defensa fueron piezas claves en la trayectoria del club bávaro la pasada temporada y eso puede que les afecte para la que viene. Otro que se marchó a Leverkusen, pero que pertenecía al Bayer 04 fue Danny Da Costa, que tuvo rachas como titular en varios tramos de la temporada, pero que no disputó más allá de 20 partidos con el combinado de Ingolstadt.

Exceptuando el danés Martin Hansen, el resto de incorporaciones, hasta ahora, del FC Ingolstadt son jugadores de entre 18 y 23 años, ninguno de ellos en calidad de cedido. Sonny Kittel, centrocampista llegado del Eintracht Frankfurt, quizás sea el más conocido de todos ellos, el que más nombre y cartel tenga. ¿Bueno o malo? El FC Ingolstadt no es que tuviera una gran plantilla la temporada pasada, pero eso fue bien suplido por Hasenhüttl conjuntando a su plantilla y trabajando “en equipo”. A veces, el no poder depender de una o dos estrellas hace que los entrenadores de los clubes “humildes” se centren en el trabajo colectivo y eso, en muchas ocasiones, funciona. También es buena noticia para los del Audi-Sportpark la continuidad de sus dos insignias, Pascal Gross y Moritz Hartmann, junto con los dos representantes del club en la Copa América Centenario y la Euro 2016, Darío Lezcano y Lukas Hinterseer, que aportarán experiencia y calidad ante los recién llegados.

 

Por su parte, el Darmstadt ha perdido a sus dos hombres más importantes de la pasada temporada: Christian Mathenia y Sandro Wagner. Mientras el primero fue considerado uno de los mejores porteros de la categoría, o al menos la revelación; el delantero consiguió entrar en el Top 10 de Máximos Goleadores tras marcar 14 tantos para su equipo, una aportación que bien valió la permanencia entre los grandes. Dicho rendimiento no pasó desapercibido para otros clubes y el Hoffenheim, como también hiciera con Hübner, pagó casi 3 millones de euros para que el jugador fuera parte de su plantilla en la 2016-17. Al igual que Özcan, Mathenia se marchó a un equipo más grande, para partir, en un principio, desde el banquillo, ya que la titularidad en el HSV será, desde el minuto 1, para René Adler.

Otra pieza importante del Darmstadt que ha abandonado el club este verano es Konstantin Rausch que, a pesar de estar solo una temporada, aportó goles y asistencias, participando en la gran mayoría de los partidos. Sin embargo, una de las salidas más emotivas del club fue la de Marco Sailer. El atacante, conocido por su ostentosa barba, llegó al club cuando militaba en la 3.Liga, en el año 2013 y con él escaló hasta la máxima categoría e incluso consiguió la permanencia. Eso sí, en 1.Bundesliga no es que tuviera mucho protagonismo, ya que fue relegado a un rol más bajo, jugando casi la mitad de la temporada. Y en cuanto a los refuerzos, tampoco es que los lirios se hayan esmerado mucho. De momento, en la primera mitad de Julio, solo tres nombres han reforzado el equipo y dos de ellos son para la portería. El tercero es Immanuel Höhn que, tras descender y regresar a 1.Bundesliga con el SC Friburgo, llega a los lirios para hacerle competencia a Sulu, o para formar pareja con el jugador más valioso del equipo tras la marcha de dos de sus estrellas.

 

¿Y ahora qué? Tanto Darmstadt como FC Ingolstadt tienen claro que su objetivo para la 2016-17 no es otro que el de conseguir la permanencia lo antes posible. No va a ser nada fácil. Puede que no tengan estrellas en sus plantillas, pero la temporada pasada demostraron que, yendo poco a poco y, como se dice, con buena letra, se pueden conseguir los objetivos. El buen año (dentro de sus posibilidades) que los dos clubes fueron realizando la pasada temporada les permitió tener confianza en sus entrenadores. Eso, quieras o no, es muy bueno para los equipos que acaban de aterrizar en una categoría superior. Tras el año de la permanencia ahora toca la consolidación en la 1.Bundesliga. Darmstadt e Ingolstadt responden y comentan: Challenge accepted!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados