Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Un tercer puesto que sabe a gloria: el año más decepcionante de Guardiola

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Tras un total de 177.650.000 millones de euros gastados en el mercado de fichajes con las incorporaciones de Sané, Stones y Gabriel Jesús entre otros, comenzaba la primera temporada de Pep Guardiola al frente del banquillo del Manchester City. La expectación era enorme entorno a su figura y al sensacional equipo que le acompañaría. Desde el día de la presentación, todos imaginaban un año memorable, con algún que otro título. Con esa plantilla… Sería raro pensar otra cosa.

 

El arranque no pudo ser mejor. Los ‘citizens’ se metieron en la fase de grupos de la Champions League tras golear al Steaua de Bucarest con un 6-0 en el global. Además, fueron capaces de acumular 6 victorias seguidas en Premier League que hacían soñar a la afición. Los del Etihad llegaron a ir líderes desde la jornada 2 hasta la 10. Todo brillaba por su ausencia, pero en el cara a cara con los equipos grandes y en los partidos más exigentes…

En Champions no ganó ni uno de los enfrentamientos fuera de casa. En Glasgow empató a tres, en Barcelona cayó por 4-0, en Mönchengladbach se fue con un 1-1 para Manchester y ya en los octavos de final, el 3-1 en Mónaco fue el fin de su andadura en la máxima competición continental. Aquello fue un jarro de agua fría. Tras llegar a semifinales  el pasado año, la eliminación ante los monegascos fue una decepción enorme. No había quién entendiera por qué un club de tantos quilates se marchaba a las primeras de cambio ante un equipo inferior.

En Inglaterra la situación era la misma. Tras ganar 1-2 al Manchester United en liga, en la nueva EFL Cup (antigua Capital One Cup) fueron los de Mourinho los que lograron pasar de ronda en un partido que Guardiola perdió desde el principio. Sacó a todos los suplentes, incluso jóvenes del filial, y aquello no sentó bien en la parte de azul de la ciudad. En la otra competición, la FA Cup, cayeron en semifinales en la prórroga ante el Arsenal.

La Premier seguía su curso y el City la misma dinámica. Entre tropiezos incomprensibles como tres empates seguidos en casa ante Everton, Southampton y Middlesbrough, acompañados de más pinchazos ante Stoke, Leicester y de nuevo Middlesbrough y la incapacidad de ganar los duelos directos ante Tottenham, Chelsea y Liverpool, culminaron una temporada floja en la que hubo que conformarse con un tercer puesto que al menos asegura jugar la próxima temporada de Champions League, pero muy lejos del liderato.

Por tanto, el año del Manchester City y de Guardiola se puede catalogar de decepcionante. Con una plantilla tan amplia, competitiva y sobre todo tan cara, no se peleó por ningún título y los ‘citizens’ se han visto obligados a conformarse con un triste tercer puesto, que quizá tras el fracaso en Champions, en las competiciones nacionales y los altibajos en Premier sepa a gloria. Pero nada más lejos de la realidad. El objetivo que se le marcó a Pep fue muy diferente. Puede que necesite tiempo, pero desde el otro lado de la ciudad, Mourinho ha logrado tres títulos en su primer año como líder de los ‘reds devils’ y eso escuece en el City. Así pues un curso para olvidar. Ahora llega un verano plagado de cambios como ya estamos viendo con las salidas de Willy Caballero, Jesús Navas, Gael Clichy, Bacary Sagna y Pablo Zabaleta, y los fichajes de Bernardo Silva y Ederson. Así pues habrá que esperar para ver si Guardiola logra cumplir lo que prometió y que valga la pena la decepción de este año.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies