Se habla de:

Sevilla

article title

Un problema esperado

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No por ser esperado deja de ser un problema. La primera planificación de Óscar Arias al frente de la dirección deportiva del Sevilla FC sembró dudas en la zona de ataque -algunos aseguran que sigue faltando un tercer delantero- pero sobre todo, en la zona defensiva. La apuesta por la continuidad de Pareja, y sobre todo de Carriço, no fue del agrado en la mayoría de aficionados del equipo de Nervión. Y el tiempo -no demasiado- les ha dado la razón.

Nadie se debería atrever a poner en duda la implicación de Nico y Daniel. Ambos han defendido la camiseta del Sevilla como gusta en la capital andaluza. Dejándose el alma. Sudándola. Luchando por ella incluso cuando no la tienen puesta sobre el verde. Innegable. Tan innegable como el rendimiento ofrecido en los últimos meses. Casi estéril.

Foto: Marca

En la primera reunión entre Berizzo y Arias se pusieron nombres sobre la mesa. El técnico argentino mostró su deseo de seguir contando con Krohn-Dehli y Carriço. El primero tenía pie y medio en el Levante mientras el segundo seguía sin renovar. Su futuro estaba en el aire. El nuevo entrenador del Sevilla FC apostaría por ellos y la continuidad de ambos estaría asegurada con su llegada. En el caso del portugués, la salida de un peso pesado en el vestuario como Iborra sería clave para la entidad sevillista a la hora de no querer desprenderse de otro estandarte. De manera inmediata, se firmó una renovación hasta 2020 cerrando las puertas a cualquier especulación respecto a su futuro.

Tanto Carriço como Pareja se quedaron para complementar un defensa que parece tener una pareja titular indiscutible. Kjaer llegó, y sin necesidad de ningún periodo de adaptación, se erigió como el líder jerárquico en la zaga del Sevilla FC. Fiable 100%. Lenglet llegó en enero y su juventud sí que precisó de unos meses para transformarse en el defensa que todos esperaban. Un tiempo aprovechado por el francés para convertirse en uno de los futbolistas que más ha crecido en la plantilla si lo comparamos con el de la temporada pasada. Hoy, Lenglet es un futbolista expeditivo y con confianza. Un valor con presente y futuro.

Otra dupla, la de Carriço y Pareja, ha dejado más dudas en estos primeros meses de competición. Y era algo que se intuía. En 2017, el central portugués tan solo ha disputado 5 partidos. En 2016, fueron 16. Las constantes lesiones en su cuádriceps derecho lastran su rendimiento hasta el punto de tener que ser intervenido hace unos días. Una operación que apartará al defensa de la competición en las próximas semanas. Por su parte, Pareja parecía contar con minutos a principio de temporada pero al igual que Carriço, sus problemas con las lesiones y su edad -33 años-, son un problema para Berizzo a la hora de contar con él a menudo. Hasta 5 veces causó baja el central argentino en 2017 por problemas físicos. 

La decisión de Óscar Arias y Berizzo era clara. No hacía falta ningún defensa más. Los 4 elegidos contaban con la plena confianza de la dirección técnica. Además, el recurso de Mercado y Carole, laterales con perfil defensivo que han jugado como central de manera puntual, sería la solución en caso de necesidad.

Pero en Sevilla, las soluciones no deben convertirse en obligación. La exigencia del club es alta. Cada 3 días hay que ganar, y no valen excusas. Y para ello, es necesario contar con todos los efectivos. Carriço y Pareja han sido defensas ejemplares en Sevilla y el premio es seguir contando con ellos. Pero, ¿está el Sevilla para dar premios o está para ganar? En mi opinión, lo segundo, siempre. En enero se podrá enmendar un error previsible, un problema esperado.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados