EURO 2016

article title

Un partido, un duelo, un superviviente

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cristiano y Bale. Bale y Cristiano. Dos compañeros de club, dos de los 5 mejores jugadores del mundo y dos auténticas bestias competitivas cara a cara. Ganaron la Liga de Campeones juntos con el Real Madrid y ahora quieren coronarse con la Eurocopa. Ni uno de los dos está, en principio, en una selección del nivel de Francia o Alemania, pero no por ello han dejado de creer en ningún momento en sus posibilidades. Y ahí están. Cara a cara por un puesto en la gran final: seguir haciendo historia vs dar un golpe sobre la mesa.

Si comparamos la Eurocopa de uno y de otro nos daremos cuenta que estas son, no obstante, diametralmente opuestas. Cristiano no ha estado a la altura de las circunstancias, al nivel que se le exigía, mientras que Bale ha sido el líder de una selección que ha hecho historia. Gales es un equipo, juega como ello y Bale, sin ser el capitán, es el líder indiscutible. De hecho, tan dispar es la trayectoria tanto de ambos como de los combinados que Gales es el semifinalista que más victorias ha logrado en el torneo (4) y Portugal, la que menos (0).

 

Con el Real Madrid, un poco más de lo mismo. Cristiano se ha hinchado a marcar goles, aunque la mayoría en partidos intranscendentes (cosa que no quita que sus números tienen méritos) y, por ende, pocas veces ha aparecido en partidos importantes: tampoco ha estado al nivel que la hinchada blanca esperaba de él. Bale, en cambio, cuando las lesiones le han respetado, ha tirado muchas veces del carro, lo que le permitió, entre otras cosas, al Madrid llegar vivo a final de temporada.

 

En semifinales, pero, nada de ello tendrá efecto. La grandeza de las estrellas es que aparecen cuando menos te las esperas/cuando tu equipo más te necesita. Bale y Cristiano tienen un objetivo entre ceja y ceja y como bestias competitivas que son no escatimarán en esfuerzos en conseguirlo. Por si jugar unas semifinales no fuera suficientemente motivador, ambos saben que el que gane se postulará como favorito al Balón de Oro. La batalla está servida.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados