Fútbol italiano

article title

Un pájaro que hace sonar a The Beatles

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Todos los veranos, en el fútbol italiano se producen descensos por deudas o fraudes y sucesivas peleas entre clubes que optan a hacerse con la vacante dejada por el equipo descendido. Este verano no iba a ser para menos y a pocos días de sortearse el calendario de Serie B, se confirmó que el Catania -que disputó dicha competición en la temporada 14/15- y el Teramo -ascendió a Serie B desde Lega Pro en la 14/15- habían estado envueltos en tramas de corrupción dentro del fútbol, concretamente en la compra de partidos. De este suceso, dos equipos salieron beneficiados y ocuparon plaza en la segunda división italiana, siendo uno de ellos nuestro protagonista, el Ascoli Picchio.

Un equipo, el Ascoli, con tradición e historia dentro del fútbol profesional, pues cuenta con 16 temporadas completadas en la máxima categoría y 19 en la segunda, fechada la última participación en Serie A en el curso 2006/07. Se trata de un equipo por cuyas filas pasaron jugadores de renombre, o que más tarde lo tuvieron, como Gianluca Pagliuca (considerado uno de los mejores porteros de la década de los 90’), Andrea Barzagli (defensa campeón del mundo) o Marco Delvecchio (gran delantero que levantó un Scudetto con la Roma, 2001). Un conjunto que también vistió a Maradona de bianconero, aunque concretamente a Hugo, hermano del grande Diego.

collage

De izquierda a derecha vestidos de bianconeri: Pagliuca, Barzagli, Delvecchio y Hugo Maradona

Así las cosas, no hablamos de un conjunto cualquiera, pues fuera de lo deportivo cuenta con una de las aficiones más fieles, y comprometidas con su equipo, de toda Italia. Una afición que comenzó a hacerse notar con el ascenso del Ascoli a la Serie A (1974) y que coincidió con la ampliación del aforo del estadio Cino e Lillo Del Duca. Allí se llegaban a concentrar cada partido en casa más de 20.000 espectadores, cifra que se fue reduciendo con el paso de los años malos del equipo y con el exilio de los habitantes de la ciudad a otras partes de Italia. A día de hoy, el estadio es capaz de reunir a cerca de 10.000 tifosi locos por The Beatles, que han logrado hacer famoso a su equipo de una forma siempre peculiar.

Y tras dos temporadas fuera de la escena profesional, el Ascoli ha vuelto. Un hecho gratificante, pues The Beatles volverán a sonar en los partidos del pájaro carpintero. Y es que la Curva Sud ha hecho popular un cántico con la melodía de ‘Yellow Submarine’. Una canción adaptada al equipo y dedicada –según dicen– a aquellos que guiaron a los primeros habitantes a fundar la ciudad, los pájaros (pichico).

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados