Fútbol italiano

article title

Un Napoli comprensivo cambia de rumbo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

San se acabó. Se cierra el telón. Se acabó correr detrás del reloj. De intentar aparentar lo que no se era. De no ser en su plenitud. No hay Scudetto, ni Europa League, ni Coppa. Tampoco se quedó tercero en la tabla. No renovó Benítez ni tampoco Bigon. No hay jugadores de 100 millones. El penalti no entró y en Nápoles dejaron de soñar. Se acabaron las miradas que no tenían respuesta y las salas de prensa donde nadie comparecía. La gran mentira por fin ha terminado.

En Nápoles creyeron y de qué manera. Cavani eligió París y el dinero, el mismo destino que tomó Lavezzi poco antes de la marcha del uruguayo. Tranquilos, seguiremos soñando. A cambio de esto llegaron: Higuaín, Albiol, Mertens, Callejón, Zapata y Rafael. Y Benítez al mando de todos. Aquel gran entrenador del Valencia y del Liverpool llegaba a las orillas del Sur de Italia, para crecer. Y vaya si lo hizo. Ninguno de los 50 equipos del Ranking UEFA ha crecido tanto como el Napoli. Durante la estancia del técnico madrileño al mando del club, en el Sur de Italia volvieron a oler la esencia de la victoria, saborearon el dulce sabor de la conquista. Alzaron la Coppa en la primera campaña y la Supercoppa en la segunda, ante una Juventus que nadie olvidará. Con un presidente que suele ser más aficionado que presidente, las continuas declaraciones o apariciones ante los medios de comunicación, contribuyeron a que estas conquistas supieran a poco. Un equipo que peleaba por la “supuesta” conquista del Scudetto acabó quinto al término de la temporada. Sin cumplir el objetivo principal, el participar en el torneo más importante a nivel de clubes, la Liga de Campeones.

 

Después de una caída directa al fondo del pozo, toca abrir los ojos. Ver la oscuridad que te rodea, aceptar la pura realidad y comenzar a escalar. Higuaín puede que salga o no pero independientemente de eso, parece que las cosas han empezado a hacerse bien desde el principio tras mucho tiempo cayendo en el mismo error. Toca regenerar. Es más, ya se ha empezado. De Laurentiis, presidente del club, pretende italianizar el equipo. Es probable que Rafael, Albiol, Britos, Henrique, Inler, Jorginho, Callejón y Zapata abandonen el equipo. Reina, Darmian, Allan, Hysaj, Valdifiori, Saponara e Immobile suenan para reforzarlo. Valdifiori, al caer.

Ahí adentro del pozo, ha llegado Maurizio Sarri, napolitano. Ex-técnico del Empoli. Una de las revelaciones de la temporada. Ha firmado por una temporada con opción a otra. Humilde, de familia obrera y carismático. De empleador de banca a entrenador. Conocedor del fútbol italiano, ha dirigido equipos de menor calibre en las categorías inferiores del fútbol italiano. Meticuloso, con los pies en la tierra, ofrece trabajo continuo y estrategia. La manipulación de los tiempos será un punto a favor para un Napoli que ha vivido bajo la locura en los últimos años. En Nápoles viven con miedo de que el pequeño Sarri no sepa controlar el timón de este enfermizo Napoli. Nunca ha controlado un animal de tales magnitudes y en Napoli es lugar donde no reina la paz y la paciencia.

No sabemos si triunfará o no, lo que sí sabemos casi seguro es el sistema que empleará el técnico italiano. El 4-3-1-2 ya sea con uno o dos puntas parece que será el sistema que utilice por doquier. En portería, será el primer cambio. Pepe Reina casi con total seguridad que vuelva a defender la portería partenopea. Una portería con diversos problemas a lo largo de la temporada tanto con Rafael como Andújar parece que al fin, tendrá solución. En defensa, se pretende poner fin a la pesadilla Albiol-Britos. Hysaj, Tonelli, Miranda, Tonelli un sinfín de nombres han sonado para reforzar la zaga y parece que de la ciudad de Empoli saldrá el recambio. Para la media, Valdifiori, Saponara y Allan parecen las opciones primordiales. Reforzar el medio campo y aportar una dosis de creación y elaboración se presenta clave para el avance del equipo a nivel deportivo. Con Valdifiori, el acuerdo es total entre ambas entidades y solo queda el entendimiento entre jugador y club que parece cercano, cuestión de horas. Y por último, la punta de ataque. Todo depende de Higuaín, en cuanto a los extremos veremos lo que ocurre. Sarro no jugaba con extremos en el Empoli y Mertens y Callejón son los jugadores con más papeletas para salir.

 

En compañía de Sarri llega Giuntoli. Ex-director técnico del Carpi -recién ascendido-. Fundamental en el ascenso del equipo desde la Serie D a la Serie A en 6 años. Desde 2009, ha puesto la lupa en el mercado, con un presupuesto cercano a los 4,5 millones de euros siendo 2,5 destinados a los salarios. Giuntoli se encargaba de rastrear el mercado en busca de talento a precio de saldo. “Trabajo diario, invertir en capital humano y apostar por jugadores jóvenes con ganas”. En definitiva, Sarri y Giuntoli para empezar, desde abajo como el Napoli. Recordamos que la entidad partenopea en 2005 se encontraba en la C1 -tercera división italiana-. Y como dicen allí, siempre orgullosos de nuestro pequeño equipo.

Sentar los pies en el suelo y mantenerlos. Hablar claro y caminar pasito a pasito. Sarri sabe de que va esto. Benítez casi que también pero la caída y el apellido permite entrar en un nuevo escenario sin tantas exigencias. La escalada no busca el mismo objetivo. Sarri ha trabajado desde abajo hacia arriba. Ha crecido. Ha conocido más la derrota que la victoria. Sarri entiende Napoli y casi que representa mejor el espíritu de la ciudad que Rafa Benítez. Ser comprensivo, aceptar los golpes y crecer. De Laurentiis, el ilusionista, como allí le dicen, casi nunca se equivoca. Sarri y Giuntoli se suben al barco. Son pequeños como el Napoli y de eso se trata, de crecer, de hacerlo juntos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados