Fútbol inglés

article title

Un mar de dudas el horizonte del Southampton

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN – A priori, aceptar como lógico que bonanza y decrecimiento convivan en un mismo destino parece digno de una película de Tim Burton, pero en el Sur de Inglaterra tienen motivos para creer, con alguna que otra expresión de tristeza en sus rostros, en algo así.

El Southampton vivió una más que positiva temporada 2013-14, pese a no conseguir éxitos en materia de títulos. El por aquel entonces equipo dirigido por Mauricio Pochettino consiguió enamorar a conocidos y extraños con su fútbol, con las metodologías del técnico argentino y por consagrar a nivel británico a una plantilla llena de jugadores de primer nivel que explotaron a nivel mediático.

La filosofía del Southampton Way ha mantenido la esencia que tanto les ha caracterizado en las últimas décadas, y los jóvenes valores han seguido saliendo, como Theo Walcott, Oxlade-Chamberlain, Gareth Bale, Adam Lallana, Calum Chambers o Luke Shaw, entre otros. Una filosofía que gustaba a Pochettino, y los resultados mezclados en un tarro de las esencias, que desprendían aromas de la casa y el fútbol de posesión impuesto, convirtieron al Southampton en una de las revelaciones 2013-14 en Inglaterra.

Sin embargo, un suceso hizo que la estabilidad en el St. Mary's se ausentara. La marcha del que era presidente por aquel entonces, Nicolas Cortese, en mitad de la temporada provocó que el presente siguiera sin novedades, pero presentara así un futuro muy desconcertante que, con el paso de las semanas, está desangrando a uno de los vestuarios más prometedores del fútbol inglés.

Algunos de los jugadores del Southampton tenían en Cortese a la figura de confianza, por lo que su marcha abría una puerta no del todo tranquilizadora. La senda del equipo no se vio perjudicada en exceso, pero tras finalizar la temporada, la puerta de salida sufre overbooking.

La situación actual del Southampton es clara: bonanza económica por una desmesurada salida de jugadores, pero recesión a nivel deportivo y un vestuario que ha perdido a muchos de sus pilares básicos. Múltiples salidas como las de Pochettino (nuevo técnico del Tottenham), Shaw (al Manchester United por 37.5 millones de euros), Lallana (al Liverpool por 31), Lovren (al Liverpool por 25.3), Lambert (al Liverpool por 5.5), Chambers (al Arsenal por 20), que han dejado un solar preocupante para el nuevo técnico, Ronald Koeman, que ha visto como un proyecto prometedor se ha venido abajo.

Las grandes potencias económicas de la Premier League han puesto sus ojos en el equipo del Sur y a base de talonario han ido adquiriendo sus mejores productos, provocando la incerteza local para el poco más de un mes que queda para el cierre de mercado de fichajes.

Hasta la fecha, los Saints tan sólo se han reforzado con dos jugadores, como son Dusan Todic (procedente del Twente) y Graziano Pellè (Feyenoord), que comparándoles con las salidas la ilusión de los aficionados no ha sido complacida.

La parte positiva recae sobre los beneficios económicos. El Southampton ha perdido grandes jugadores, sin duda, pero ha recogido una enorme cantidad de dinero que deberá saber reutilizar para reforzarse ante una temporada que, a día de hoy, está plagada de dudas. El club inglés ha recaudado, en sólo 5 salidas, en torno a 119 millones de euros.

Y ahí recae la duda ahora, ¿sabrán utilizarlo bien, tendrán la capacidad suficiente para que el proyecto no se venga abajo la próxima temporada, seguirán creyendo en su filosofía deportiva interna ante semejante cantidad de dinero?


Los jugadores traspasados este verano | Twitter

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados