Se habla de:

Fútbol Español

article title

Un futuro muy Bueno

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cada día que pasa se mira el futuro con más incertidumbre y con más temor, la situación parece empeorar por momentos,  el sacrificio no siempre tiene la recompensa esperada, el trabajo, el esfuerzo y el respeto parecen ser valores que cotizan a la baja. En contra de esta realidad lucha un hombre que se forjó a sí mismo y que sabe lo que es luchar en el barro. Gracias a su perseverancia, sus buenas maneras y su talento, podemos decir que es uno de los jugadores españoles del momento. Y no juega en un equipo puntero de Europa, ni siquiera de España, juega en un equipo que es simétrico a sí mismo, el Rayo Vallecano, un conjunto que parece desafiar los cánones del fútbol actual, que ha encontrado en la figura de su entrenador su alma mater y en Alberto Bueno su jugador insignia.

Uno de los mantras que Alberto Bueno desafía en su carrera es uno de los más repetidos: “El gol cuesta mucho dinero”. Perteneciente a la cantera del Real Madrid, tras jugar en el Real Madrid C en 2006 pasó a jugar en el Real Madrid Castilla. En 2007 fue convocado con la selección española Sub-20, para disputar el campeonato del mundo que se disputó en Canadá, anotando un tanto decisivo para pasar a cuartos contra Brasil. La dificultad de hacerse un hueco en la primera plantilla del conjunto blanco es mundialmente conocida y más contando en los últimos tiempos las incorporaciones mediáticas de jóvenes promesas mundiales. Aún así Bueno fue convocado con el primer equipo, con el que debutó en octubre del 2008 en un encuentro frente al Real Unión de Irún en Copa del Rey. Era el partido de ida y ya en el de vuelta dejó muestra de su talento con un gol desde fuera del área que hizo las delicias de sus aficionados. Días más tarde debutaría en la competición con la que sueñan todos los jugadores, la Champions League.

 

 

A pesar de ello el Real Madrid decidió que el joven Bueno no tenía lugar en su proyecto. Era un chico de Madrid que jugaba de delantero o de mediapunta y en el verano en el que el club blanco desembolsó cifras astronómicas en la vuelta de Florentino Pérez a la presidencia y contrató a Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema, Xabi Alonso y recuperó a Álvaro Negredo. Con toda la confianza que tenía en su talento hizo sus maletas y en el verano de 2009, a la edad de 21 años, fichó por el Real Valladolid, a cambió de tres millones de euros, en un contrato por cinco temporadas, aunque los merengues se reservaron una opción de compra que podrían ejercer durante los dos años después de su traspaso.

En su primera temporada en Pucela disputó 33 partidos y consiguió 5 goles. Esa temporada compartía delantera con Manucho y un joven jugador brasileño llamado Diego Costa. El Valladolid, con tan solo 36 puntos descendió de categoría, y sufrió como era de esperar un éxodo de jugadores para cuadrar presupuesto. Ese fue el caso de Alberto Bueno que se marchó cedido en verano del 2010 al histórico Derby County inglés, que militaba en la Championship (segunda división inglesa). Como jugador ‘ram’ (los ‘carneros’), tuvo 29 apariciones y transformó 5 goles. Cabe remarcar que el jugador madrileño desempeña tanto labores de delantero como mediapunta, por lo que en muchos encuentros se encuentra algo más alejado de la portería rival. El Valladolid por su parte se había ganado la última plaza para jugar los play offs que dan la oportunidad de ascender a la Liga BBVA, pero finalmente perdió la eliminatoria frente al Elche, y se mantuvo en la Liga Adelante. De esta forma, los huesos de Bueno estaban de regreso en el estadio del nuevo José Zorrilla, en un equipo cuyo objetivo era claro: el ascenso.

 

 

Esa temporada gozó de la confianza de su técnico, Miroslav Djukic, que dispuso de él en 34 partidos y en los que el delantero respondió con 7 goles. Esa temporada el Valladolid contaba también con Manucho y Javi Guerra en las posiciones de ataque. Bueno fue el tercer máximo anotador esa temporada por detrás de Javi Guerra que cuajó una gran temporada y Óscar González que tuvo una notable temporada.  El equipo terminó tercero y con ello se ganó nuevamente el derecho a disputar los play offs de ascenso. Esta vez ascendieron a la élite de nuevo.

Bueno había regresado a la cima del fútbol español. Sus registros goleadores se resintieron al ver su posición desplazada a menudo a la mediapunta y al extremo derecho, y al verse convertido en el jugador número doce, ya que saltó al césped desde el banquillo en diecinueve ocasiones. Aún así  en 1508 minutos repartidos en 33 encuentros anotó 5 goles que contribuyeron a que el Valladolid mantuviese la categoría. Su contrato con el Real Valladolid había finalizado.

Con la carta de libertad bajo el brazo un conjunto de su ciudad y muy cercano a su barrio llamó a su puerta: el Rayo Vallecano. Un conjunto que había sufrido la marcha de Leo Baptistao, Tamudo, Javi Fuego y Chori Domínguez entre otros le había ofrecido volver a su tierra para luchar y competir con los que se iban a convertir en los flamantes fichajes de los vallecanos esa temporada: Saúl Ñíguez, Larrivey, Iago Falqué, Seba Fernández y así hasta once caras nuevas. Alberto Bueno, con el 23 a la espalda, mantuvo durante muchas jornadas un apasionante duelo con Larrivey por ser el máximo goleador del equipo. Este hecho hizo que sus números se vieran mejorados bajo las órdenes de Paco Jémez y en 40 partidos oficiales, anotó su mejor registro goleador hasta ese momento: 12 goles. Aunque Larrivey finalmente superó por un tanto al madrileño como máximo goleador del Rayo Vallecano de la temporada en liga, un Rayo que mantuvo la categoría sin apuros al alcanzar una meritoria duodécima posición.

De esta forma con 26 años en las espaldas de Bueno, llegamos a la presente temporada donde el jugador está desatado y en 26 jornadas ha materializado 15 goles, se encuentra como máximo goleador nacional de la liga, y con su nombre sonando con fuerza en las convocatorias de la selección española. Meritos no le faltan tras haber firmado esta temporada un póker para el recuerdo en apenas 20 minutos que le pusieron en el escaparate para unos cuantos equipos de España, Italia, Inglaterra y Alemania.

Alberto Bueno finaliza contrato a final de la presente temporada y parece ser que le espera un futuro muy Bueno.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados