Se habla de:

FC Barcelona

article title

Un deporte llamado Leo Messi

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Me he propuesto un reto que, en mi opinión, es tan bonito como complicado: escribir sobre Lionel Andrés Messi Cuccittini. Escribir sobre el que es, sin ninguna duda, el mayor talento futbolístico que han visto mis ojos. Todo el mundo ha tratado de describirle tantas veces (después de cada gol imposible, de cada regate mágico, de cada pase inverosímil…) que da la sensación de que no quedan palabras para ello.

Por eso tienes la sensación de que se te viene todo encima al querer escribir sobre el argentino. Tampoco sabes por dónde empezar, porque es un jugador que a lo largo de su carrera ha sido capaz de enseñarnos a distintos Leo Messi. Todos con un talento excepcionalmente único y en una constante mejora de las facetas del juego, lo que ha llevado al azulgrana hasta lo que hoy el mundo del fútbol define como el futbolista total.

¿Qué le convierte en el futbolista total? ¿Por qué solo él merece esta consideración? La respuesta es muy simple: es el único jugador del mundo capaz de abarcar las funciones ofensivas de todas las posiciones del centro del campo en adelante y no solo cumplir con ellas, sino mejorarlas hasta límites inalcanzables para el resto.

Leo Messi es un fantástico ‘6’, ya que es capaz de hacer circular el balón o retenerlo mientras crea, organiza e instaura el ritmo de juego que más le conviene al equipo. Messi es un estupendo ‘7’, ya que su técnica y desborde le permiten sortear rivales en el uno contra uno para irse hacia portería. Messi también es un maravilloso ‘8’, ya que es único en la canalización del juego, capaz de cambiar de ritmo  para romper las líneas rivales y llegar hasta la frontal del área. Messi es el más eficaz de los ‘9’, ya que no se ha visto nunca a un jugador con unos registros goleadores así y con tanta variedad de recursos en el mano a mano contra el portero.

VER MÁS: El Draw My Life de Messi

Y Messi, obviamente, es ‘el 10’. Capaz de mover a todo el equipo a su ritmo, capaz de arrastrar rivales para crear desajustes defensivos que se traducen en ocasiones de peligro para sus compañeros, rapidísimo en la toma de decisiones (normalmente, acertadas) en zona de peligro, capaz de asistir a todos los que están a su alrededor (sean delanteros, centrocampistas que llegan desde segunda línea o carrileros que se incorporan) y así multiplicar las opciones de su equipo en ataque. Una gran forma de sintetizarlo sería a través de una frase del periodista Ramiro Martín, colaborador del programa ‘El Club’, de BeIN Sports: “No existe la ‘Messidependencia’, existe la ‘Messicracia’. Messi juega y el cuerpo del equipo se mueve a partir de él”. Y es que cuando el juego del equipo empieza, pasa o acaba en Messi adquiere una dimensión distinta e inigualable.

Solo ha habido un jugador en la historia capaz de reunir tanto talento al servicio del equipo. Si se parte del análisis anterior, cualquier comparación (por muy bien orquestada que esté) con cualquier futbolista actual carecen del más mínimo rigor o sentido. En cuanto a las posibles comparaciones con los mejores futbolistas de la historia, me limitaré a compartir una frase que escribió César Luis Menotti en enero de 2017: “Messi resume a Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona”. Resume. Qué bonita forma de explicar que en Messi, en un mismo jugador, se encuentran todas las cualidades que poseyeron las mayores leyendas de la historia del fútbol.

Es por eso no comparto la afirmación a menudo extendida, de que cuando se retire, Messi va a entrar en el Olimpo de Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Pienso que son ellos los que deberían ser considerados los otros dioses de un Olimpo gobernado por Leo ‘Zeus’ Messi.

La ‘era Messi’ ha permitido que el FC Barcelona haya disputado siete de las últimas nueve finales de Copa del Rey, seis de las ocho últimas semifinales de Champions League y que haya ganado seis de los últimos ocho títulos de la Liga BBVA. Además, Leo Messi ha llevado a su selección a tres finales consecutivas, pese a que pocas veces he visto una selección con tanta dificultad para encontrar una idea clara de juego. Y ahí se encuentra el quid de la cuestión: Messi ofrece su descomunal talento al servicio del equipo, pero el equipo debe saber que hay que jugar para él. El equipo debe saber que la ‘Messicracia’ es la fórmula ganadora. Ha quedado claro que, de esta forma, no solo tendrás a tu lado al jugador más mágico y creativo de la historia, sino también al más eficaz.

Les recomiendo que sigan disfrutando cada momento de juego del rey del fútbol, si es que realmente él también juega a esto. Viéndolo pasearse por el campo, parece que juegue su propio deporte: un deporte llamado Leo Messi.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR