JJOO

article title

TUE, la difusa línea del dopaje y las filtraciones de Fancy Bears

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un grupo de hackers rusos, que se hacen llamar Fancy Bears, ha difundido documentos médicos de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA en sus siglas en inglés) de numerosos deportistas de nivel internacional, entre los que se encuentran Rafa Nadal, Mireia Belmonte, Mo Farah, Simone Biles, Chris Froome, Bradley Wiggins o Serena Williams, entre otros muchos.

Estos documentos son pruebas de que estas deportistas fueron tratadas con sustancias dopantes prohibidas por el código de la WADA y de que contaban con Autorizaciones de Uso Terapéutico (TUE, sus siglas en inglés) para ello.

La WADA ha reconocido el ataque, situación que implícitamente reconoce la autenticidad de los documentos difundidos por el grupo Fancy Bears, que se pueden consultar al completo aquí.

Fancy Bears ya ha anunciado que publicarán más documentos de deportistas relacionados con el dopaje y las exenciones terapéuticas. Sin duda, esta actuación se puede contextualizar como una reacción a la exclusión de muchos deportistas rusos -todos en atletismo, exceptuando a Klishina, y también en otros deportes- de los Juegos Olímpicos de Rio 2016 por el informe McLaren, que acusaba a Rusia de dopaje sistemático encubierto y promovido por las autoridades.

 

¿Qué es un TUE?

“Los deportistas pueden tener enfermedades o situaciones médicas que requieren el uso de medicamentos o métodos que están incluidos en la Lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte publicada anualmente en el BOE por Resolución de la Presidencia del Consejo Superior de Deportes. La normativa  nacional e internacional garantiza al deportista un procedimiento que le permita obtener permiso especial para el uso de dichos medicamentos o métodos siempre que esté justificado por razones médicas  y cumpla los requisitos normativos establecidos. Es lo que se conoce como Autorización de Uso Terapéutico”

Así define la AEPSAD (la agencia antidopaje española) las Autorizaciones de Uso Terapéutico, y detalla aquí las condiciones de procedimiento, solicitud y circunstancias concretas de su uso. La principal justificación para la utilización de TUE es la protección de la salud del deportista frente a una enfermedad que no pudiera ser tratada de otro modo, siempre que este tratamiento no le cause una mejora significativa en su rendimiento deportivo.

Y en este último detalle está la controversia. Resulta interesante leer este otro texto, muy crítico con la profusión de las TUE, que señala un hecho: el cada vez mayor y más exagerado número de ‘enfermos’ -destaca sobremanera el exagerado número de asmáticos- en el deporte de élite y el abuso en el uso de TUE para mejorar el rendimiento deportivo.

¿Es ilegal?

De momento, nada de lo publicado por los hackers de Fancy Bears es ilegal ni vulnera ninguna regla de la WADA. Simone Biles y Elena Delle Donne, que dieron positivo en controles antidopaje durante Rio 2016, lo hicieron por sustancias para las que ya tenían una Autorización de Uso Terapeútico, por lo que no incurrieron, basándonos solo en estos documentos, en ninguna irregularidad.

 

¿Cuál es el problema?

Los hackers rusos denuncian que el sistema está corrupto desde dentro: los TUE son autorizados de manera masiva a los deportistas estadounidenses para permitirles lo que sería una ‘barra libre de dopaje’ gracias a estas exenciones terapéuticas permitidas por la WADA y el comité médico del COI.

¿Es esto posible? Sin duda, aunque evidentemente no hay pruebas, por el momento, de que esto sea así. Pero la corrupción ya demostrada a nivel federativo en otros deportes como el tenis -la Federación internacional reconoció la existencia de sanciones ‘silenciosas’– o el ciclismo permiten pensar que no es algo para nada descabellado.

Hace un año el informe independiente del CIRC sobre ciclismo y dopaje señalaba, entre otras muchas cosas, que el abuso en los TUE seguía siendo una práctica habitual: fingir, provocar o exagerar problemas médicos para tener autorización para usar sustancias prohibidas como los corticoides -usados también para perder peso rápidamente- para mejorar el rendimiento deportivo.

Ya durante el caso de Lance Armstrong se confesó que esta práctica era habitual. Otro ciclista que confesó su dopaje a finales de los años ’90, Philippe Gaumont -fallecido en 2013 a los 40 años de un ataque al corazón- reconoció en su libro ‘Prisioneros del dopaje’ que usaban técnicas como “echarse sal en los testículos para irritarlos” para conseguir autorizaciones para usar sustancias prohibidas.

¿Cómo evitar el abuso?

El Movimiento por un Ciclismo Creíble (MPCC) que junta a algunos equipos profesionales ciclistas, decidió que los ciclistas que se sometieran a tratamientos autorizados con corticoides -o tuvieran bajos niveles de cortisol- no pudieran competir durante los siguientes ocho días. Aunque esta norma autoimpuesta luego se ha seguido de manera laxa durante los últimos años, una posible solución para evitar el abuso sería no permitir competir a los deportistas que se sometieran a tratamientos con ciertas sustancias prohibidas -autorizados con TUE- durante el tiempo de duración del tratamiento.

Aunque por el momento, la medida principal a tomar por la WADA debería ser una apuesta por la transparencia: solo se ha sabido que Simone Biles o Elena Delle Donne usan sustancias prohibidas de manera debidamente autorizada por la actuación de estos hackers. Quizás, si se normalizara el conocimiento público de los TUE existiría un menor grado de sospecha e incluso aquellos que abusan quedarían expuestos. Eso sí, publicar este tipo de datos médicos podría suponer una invasión excesiva de la intimidad de los deportistas.

El límite, cuando a dopaje se refiere, siempre será difuso.

 

[Lista en constante actualización]

Simone Biles

Según los documentos filtrados, la gimnasta tuvo cuatro controles antidopaje con resultado adverso durante los Juegos Olímpicos de Rio 2016, cuando ganó cinco medallas: la sustancia prohibida encontrada, el metilfenidato, un estimulante del sistema nervioso.

Simone Biles, tal y como demuestran esos mismos documentos, posee un TUE que le permite usar esa sustancia sin incurrir en ninguna ilegalidad para la WADA. También conocida como Ritalin, sirve para tratar el síndrome de déficit de atención e hiperactividad y la gimnasta tiene permiso para usarla hasta el año 2018.

Elena Delle Donne

Una de las estrellas de la selección estadounidense de baloncesto también tuvo un resultado adverso en un control antidopaje en los Juegos Olímpicos de Rio 2016. En su caso, la sustancia prohibida es otro estimulante, la hidroxianfetamina.

También Delle Donne tiene un TUE que le permite usar esa sustancia en forma de Aderall, un medicamento que se usa, entre otras cosas, para tratar el Síndrome de Lyme, una enfermedad transmitida por garrapatas y que la jugadora sufre desde 2008. El TUE le permite usar esta sustancia prohibida hasta el año 2018.

 

Venus y Serena Williams

Las dos estrellas del tenis estadounidense han recibido diferentes TUE a lo largo de sus respectivas carreras, si bien la mayoría de ellos han sido durante períodos muy cortos de tiempo y por sustancias que no están prohibidas fuera de competición, corticoides y medicamentos contra el dolor. En estos dos cuadros están detallados.

Chris Froome

Chris Froome tuvo TUE en dos ocasiones, ambas por prednisolona inhalada para tratar el asma: en 2013, antes de Dauphiné -ganó la carrera y luego el Tour- y en 2014, durante el Tour de Romandía, que también ganó. Para este último hay tres TUE diferentes para las mismas fechas y por la misma sustancia, pero el último de ellos autorizado por el doctor Mario Zorzoli un mes y medio más tarde.

article-chris-froome-inhalador-polemica-criterium-dauphine-2014-5396f078a0fab

En ese Tour de Romandía, Chris Froome fue señalado por usar un inhalador en carrera, aunque enseguida se apresuraron a señalar que tenían el TUE. Hace un año Chris Froome también tuiteó esto, explicando que solo había tenido dos TUE en su carrera y ha insistido en ello de nuevo: “No tengo inconvenientes con la filtración que confirma mis declaraciones. En nueve años de profesional he requerido dos veces una exención médica por ataques de asma, la última vez en 2014”.

Bradley Wiggins

Fancy Bears ha filtrado seis TUE de Bradley Wiggins. Entre 2008 y 2009 -fue 4º en el Tour y corría en el Garmin, dando un salto en su carrera- tenía para usar Salbutamol, para tratar el asma. Antes del Tour 2011, el Tour 2012 -que ganó- y el Giro 2013 también tenía TUE para tomar triamcinolona, un corticoide para tratar la alergia al polen.


Pernille Blume

La nadadora danesa, oro en los 50 metros libres en Rio 2016, dio positivo por el uso de terbutalina, un broncodilatador para tratar el asma. Tiene TUE para usar esta sustancia prohibida desde 2012 hasta 2020.

 

Robert Harting

El alemán, gran dominador mundial del lanzamiento de disco, dio positivo en Rio 2016 por el uso de dexametasona, un glucocorticoide. Quedó 15º y ganó su hermano Christopher. Robert Harting tuvo un TUE para usar esta sustancia en 2008, y aunque no se han filtrado más documentos, lo más probable es que también tuviera autorización para usarla durante los Juegos Olímpicos.

El propio atleta, muy crítico con el dopaje en otras ocasiones, no ha tenido problema en reconocerlo: “A causa de mi lumbago recibí tratamiento por parte del equipo médico olímpico en Río manualmente y con las medicinas dexamethasona y triamcinolona. Todos los papeles fueron rellenados en tiempo y forma y cumpliendo con todas las formalidades. Soy un atleta transparente y no tengo problema con esta publicación”.

 

Bethanie Mattek-Sands

La tenista, vencedora en los últimos dos años del Open de Australia, Roland Garros, el Open de Estados Unidos y el oro olímpico en Rio 2016 en la categoría de dobles, tiene autorización para tomar hidrocortisona desde 2012 hasta 2017. También entre 2013 y 2015 tenía TUE para consumir DHEA, un esteroide.

 

Mireia Belmonte

La mejor nadadora española, doble medallista de oro y plata en Rio 2016, también tiene un TUE. Mireia Belmonte, que es asmática y alérgica al cloro, tiene un TUE para usar salbutamol, un broncodilatador que se usa para tratar el asma, que ya ha reconocido varias veces que tiene. Belmonte también ha reconocido que tiene alergia al cloro.

 

Rafa Nadal

Se han filtrado dos TUE del tenista español. El primero, para tratarse en septiembre de 2009 con betametasona, un corticoesteroide con efectos antiinflamatorios y que puede mejorar la recuperación de lesiones. Antes, ese año había perdido por primera vez en Roland Garros, cayó en semifinales del US Open y luego ganó la Copa Davis con España. El otro TUE, en agosto de 2012, para usar corticotropina, una potente hormona que estimula las glándulas suprarrenales para producir glucocorticoides y puede tener efectos anabolizantes. Acababa de ganar Roland Garros y una lesión le impidió disputar los Juegos Olímpicos de Londres y disputar el resto de la temporada.

 

Mo Farah

El fondista inglés, doble campeón olímpico de 5.000 y 10.000 metros, obtuvo TUE al menos en dos ocasiones, según los datos filtrados. El primero, en octubre de 2008, con triamcinolona, un corticoide. El segundo, en julio de 2014, para recibir un litro de solución salina y morfina por vía intravenosa y vicodin, un narcótico. Según reportes de la época, estuvo hospitalizado por una infección estomacal tras desmayarse en el baño en Estados Unidos. No disputó los Juegos de la Commonwealth en Glasgow después, pero un mes después ganó los 5.000 y los 10.000 metros en los Europeos de Zurich.

 

Laszlo Cseh

El nadador húngaro, ganador de seis medallas olímpicas en los últimos cuatro Juegos, tiene un TUE para el uso de formoterol, que sirve para tratar el asma, que ya reconoció en su día que tiene.

 

También se han filtrado los diversos TUE de los siguientes atletas, en algunos casos vigentes durante los últimos Juegos Olímpicos, en otros referentes a fechas anteriores:

Estados Unidos

Brittney Griner (baloncesto, oro olímpico en Rio 2016)
Jack Conger (natación, oro olímpico en 4×200 libres en Rio 2016)
Dagmara Wozniak (esgrima, bronce por equipos en Rio 2016)
DeAnna Price (lanzamiento de martillo, 8ª en Rio 2016)
Kathleen Baker (natación, plata en los 100 metros espalda y oro en 4×100 estilos en Rio 2016)
McQuin Baron (jugador de waterpolo)
Sam Dorman (saltos de trampolín, plata en Rio 2016)
Tervel Dlagnev (lucha libre)
Ariana Washington (100 metros)
Brady Ellison (tiro con arco, bronce individual y plata por equipos en Rio 2016)
Connor Jaeger (natación, plata en los 1.500 metros en Rio 2016)
Laurie Hernandez (gimnasia artística, oro por equipos y plata en barra en Rio 2016)
Gran Bretaña

Charley Hull (golf)
Justin Rose (golf, oro en Rio 2016)
Heather Fisher (bobsleigh)
Sam Townsend (remo)
Peter Reed (remo, oro en Rio 2016)
Helen Glover (remo, oro en Rio 2016)
Alex Danson (hockey hierba, oro en Rio 2016)
Crista Cullen (hockey hierba, oro en Rio 2016)
Sam Quek (hockey hierba, oro en Rio 2016)
Callum Skinner (ciclismo en pista, plata en Rio 2016)

 

Rusia

Misha Aloyan (boxeo, plata en Rio 2016)

 

Polonia

Natalia Madaj (remo, oro en Rio 2016)

 

República Checa

Petra Kvitova (tenis, doble vencedora en Wimbledon)

 

Rumanía

Roxana Cogianu (remo, bronce en Rio 2016)

 

Alemania

Franziska Hentke (natación)
Christina Obergfoll (lanzamiento de jabalina, plata en Pekín 2008 y Londres 2012)
Christian Vom Lehn (natación)
Christian Reichert (natación aguas abiertas)

 

Argentina

Lucas Rey (hockey hierba, oro en Rio 2016)
Facundo Callioni (hockey hierba, oro en Rio 2016)

 

Bélgica

Loick Luypaert (hockey hierba, plata en Rio 2016)

 

Burundi

Francine Niyonsaba (800 metros, plata en Rio 2016)

 

Canadá

Christine Sinclair (fútbol)
Melissa Tancredi (fútbol)
Rhian Wilkinson (fútbol)
Sophie Schmidt (fútbol)

 

Dinamarca

Casper Mortensen (balonmano, oro en Rio 2016)
Niklas Larsen (ciclismo en pista, bronce en Rio 2016)

 

Francia

Dimitri Bascou (110 metros vallas, bronce en Rio 2016)
Gauthier Grumier (esgrima, bronce individual y oro por equipos en Rio 2016)

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados