Fútbol inglés

article title

Troy Deeney. De la cárcel a la Premier League

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La historia del Bournemouth y su ascenso desde la cuarta división deja la historia de superación en el fútbol inglés en esta temporada en manos de los ‘cherries’. Hay otra historia en el Championship inglés que también tiene su parte de superación y no es menos trascendental que el hito del club sureño, el protagonista de esta historia es el delantero, y capitán del Watford inglés, Troy Deeney.

La familia Pozzo dueña del club italiano de Udine, quiso aumentar su presencia empresarial en otras ligas. Dotó al Granada CF de la capacidad económica para subir desde 2ªB a 1ª en un par de temporadas en las que nutrió al equipo nazarí de jugadores firmados por Udinese. En 2012 se formalizó la venta del Watford a los Pozzo, que construyeron un equipo pacientemente hasta alcanzar la Premier League en esta temporada.

El fuerte carácter de Deeney chocó en un primer momento con el de Slavisa Jokanovic, entrenador serbio que ocupó el banquillo del Watford tras la prematura salida de Óscar García Junyent a finales del mes de septiembre del año pasado por problemas de salud. El serbio fue el tercer entrenador de la temporada en Watford y apenas habían transcurrido dos meses de competición.

El entrenador y el delantero tuvieron en sus primeros días juntos un par de desencuentros que llevaron al delantero al banquillo durante cuatro partidos en los que no disputó minuto alguno. Troy, como capitán, tuvo que cambiar su actitud con el entrenador. En palabras propias del delantero “Definitivamente, mi actitud ha cambiado. Desde el primer día nos dijo como quería al equipo, quien estuviera con él seguiría a bordo. Él consiguió con resultados el respeto, demostró su valía y yo le respeto por ello”.

El cambio de actitud de Deeney le llevó a la titularidad, sus 21 goles en la temporada demuestran que Jokanovic no se equivocó apostando por él. Varió la posición durante la temporada, el esquema que funcionó al principio con extremos abiertos dejó de funcionar con una racha de derrotas que llevó al equipo fuera de los play-offs de ascenso. Una vuelta, al clásico 4-4-2 centró la posición de Deeney que se destapó como goleador en la segunda vuelta marcando 12 de sus 21 goles en este período, además de asistir a sus compañeros 10 veces, 9 de ellas en la segunda vuelta.

No solo Deeney destacó como líder y capitán en el campo, también ejerció de líder fuera de él. El club le facilitó clases de idiomas para poder compartir las preocupaciones de sus compañeros en su lengua, trabajo difícil en Watford donde hay un vestuario con 14 nacionalidades distintas.

El talento natural del delantero brotó a edad temprana, al igual que su carácter. Un rebelde adolescente que con 15 años le ofrecieron una prueba con el Aston Villa que vio en él un gran potencial. Las pruebas se realizaban en verano para no interferir en el transcurso del año escolar, y cuando llegó el día de la prueba, el joven Troy decidió no acudir a las instalaciones de Villa Park para quedarse en el parque con las chicas, como el mismo declaró.

Con 18 años empezó a compaginar su trabajo en la construcción con la competición del fútbol no profesional en la ‘non-league’. Su talento era tan obvio que a pesar de su falta de disciplina encontró hueco en la plantilla del Walsall (League Two) en apenas medio año de competición entrando al profesionalismo.

El propio Deeney aprovechó su oportunidad en Walsall, “Cuando iba al trabajo a las 6 de la mañana y llegaba a las 8 de la tarde me dije que si tenía la oportunidad de volver al fútbol profesional cambiarían las cosas. Lo conseguí, y ahora trabajaba de 9 a 2. Hablando con los compañeros me decían que estaban muy cansados de entrenar, yo les decía que ganaban más dinero por menos trabajo que nadie, se de lo que hablo”.

Sus actuaciones en Walsall atrajeron la atención del Watford, que pagó 250.000£ por él en el año 2010. Con 20 años y los bolsillos llenos, Deeney volvió a sacar su peor carácter en forma de salidas nocturnas en las que dilapidaba su jugoso contrato.

El punto de inflexión en su carrera llegó cuando se encontraba de fiesta en Birmingham y se vio envuelto en una pelea en la que un estudiante resultó herido por una brutal paliza en la que supuestamente participó el delantero del Watford. A pesar de ser su primer delito, fue condenado a 10 meses de prisión por las lesiones infringidas al estudiante inglés. Tras mostrar remordimiento y pagar una indemnización a la víctima, su condena fue reducida a dos meses de reclusión en un centro penitenciario.

El Watford no abandonó a su jugador durante el proceso judicial, ni cuando estuvo en la cárcel, esperó a que el jugador saldara su deuda con la sociedad británica y cuando salió de la cárcel le ofreció la ayuda necesaria para evitar que este tipo de situaciones se volvieran a repetir. A pesar de seguir manteniendo un carácter imponente, Deeney volvió a jugar al fútbol en Watford, la vida le dio una nueva oportunidad que no iba a desaprovechar. Su motivación interior fue la de devolver al Watford todo el apoyo recibido en forma de goles, ya que el caso salpicó al club que vio relacionado su nombre junto al de su joven delantero.

Tras su paso por la cárcel el delantero se rehabilitó de su consumo de alcohol, dice que solo bebe agua y aprovecha los huecos que el entrenamiento le deja para entrenar con un entrenador personal, Jamie Velocity que también se ocupa de Fabian Delph y Jack Wilshere para mejorar su condición física y técnica.

En la actualidad tiene 26 años, está jugando el mejor fútbol de su vida, su determinación y su motivación ha cambiado desde su salida de prisión. Desde entonces su meta ha sido marcar goles con el Watford, y el Watford se ha beneficiado de ello. Junto a Odion Ighalo y Matej Vydra han formado un trio que ha marcado 57 goles y han repartido 20 asistencias durante esta dura campaña en el Championship inglés.

La última anécdota en la tumultuosa vida de Troy Deeney se produjo hace un par de semanas. Mientras Deeney iba en el coche con su madre para reservar unas vacaciones para este verano, recibió una llamada en su móvil de un número que no tenía archivado. Al descolgar recibió la enhorabuena por el ascenso a Premier League y como líder del grupo, esta llamada fue realizada por el ex – presidente del Watford, Sir Elton John, el aficionado más conocido y más carismático de este equipo que ha vuelto de la mano de Jokanovic y Deeney a la más alta competición del fútbol inglés.

Trayectoria de Deeney en Watford | Elaboración propia

Trayectoria de Deeney en Watford | Elaboración propia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados