Miscelánea

article title

Tres breves historias de la Jornada 32 de Serie A

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Pese a que la Juventus todavía mantiene el liderato del campeonato de Serie A con un más que cómoda holgura, la Roma todavía quiere apurar sus últimas opciones de asustar a los bianconeri -actualmente están a ocho puntos-. El Milan, por su parte, busca confirmar su relativo buen momento en Marassi contra el Genoa, tratando de firmar su tercera victoria seguida. Y Parma y Napoli disputan el que es probablemente el duelo de más nivel futbolístico del fin de semana. Pero ninguno de ellos protagonizan las tres historias que rescatamos de los partidos de la jornada 32 en Italia. 

Romeo y Julieta, escaleras, mastines y asnos volantes

Ni en un teatro ni en un circo, pese a estos confusos ingredientes, se disputa el derby di Verona, también conocido como Derby della Scala en honor a la familia -cuyo símbolo, era, como su apellido, un escalera- que dominó la ciudad de Romeo y Julieta en los siglos XIII y XIV de nuestra era. Esta vez ni Shakespeare ni sus más afamados personajes son protagonistas, sino los dos equipos de la ciudad, el tradicional Hellas Verona, campeones del Scudetto en 1985 y conocidos como 'mastini', y el equipo del barrio, el Chievo Verona -o 'asini volanti'- que con menos historia, lleva en la élite más de una década, mientras su rival se encontraba en decadencia.

De nuevo ambos este año en Serie A -solo habían coincidido en la 2001/2002- disputan el derby más joven de la categoría, puesto que su primer enfrentamiento data solo de 1994. Ahora mismo, el Chievo, que venció el partido de la ida en el descuento, se juega evitar el descenso, mientras el Verona, más cómodo, busca apurar sus opciones europeas. Un derby diferente en un vetusto escenario como el Bentegodi, lejos de la grandeza de su antiguo homólogo del Arena, y a precios prohibitivos y protestados por los tifosi.

[Chievo-Verona. Stadio Marc'Antonio Bentegodi. Sábado. 18:00 horas]

Un duelo que decidió un Scudetto hace medio siglo

Aunque parezca mentira, un duelo de desempate disputado en Roma entre el Bologna y el Inter decidió el Scudetto hace 50 años. Ese Inter en 1964, comandado por Helenio Herrera, había vencido el título el año anterior, la Copa de Europa unos días antes y la volvería a vencer al año siguiente. El Bologna, dirigido por Fulvio Bernardini y jugando un magnífico fútbol –“así se juega solo en el paráiso” llegaría a decir- mantenía un precioso pulso con los nerazzurri. En marzo, ya como líder, se conoció el positivo por anfetaminas de cinco jugadores rossoblù, tras una goleada al Toro que culminaba diez victorias consecutivas.

Sin embargo, tras recurrir a la justicia ordinaria, las muestras fueron declaradas invalidas y le fueron devueltos al Bologna los tres puntos que le habían sido retirados, lo cual le permitió disputar el desempate. El recordado presidente Renato Dall'Ara fallecería en una reunión con Angelo Moratti, por un paro cardíaco mientras discutían acaloradamente las condiciones del desempate, que vencería el Bologna en su honor por 2-0. Su séptimo y último Scudetto, puesto que este Bologna se hundió la siguiente temporada.

Una situación muy distinta a la actual, en la que el Inter, entre más críticas a la gestión, al técnico Mazzarri que ya no sabe como desesperarse y campañas de los tifosi como la última de #SaveKovacic, lucha por mantener la quinta plaza, mientras un apático Bologna ve cómo el riesgo del descenso puede finalizar con seis años consecutivos en la élite.

[Inter-Bologna. Stadio San Siro. Sábado. 20:45 horas]

El Atalanta de los records no espera a nadie

Sin hacer mucho ruido, el Atalanta se ha colocado entre los mejores equipos del campeonato. Mientras los halagos como equipo revelación de Italia iban para el Parma de Cassano, el Verona de Luca Toni o el Toro de los nuevos 'gemelli del gol' Cerci e Immobile, el conjunto de Bergamo se mantenía en su habitual, discreto pero siempre fiable segundo plano en la zona tranquila. Pero el mes de marzo ha desatado la bestia que lleva dentro la Dea, que tiene uno de los proyectos más estables y equilibrados en todas las áreas del club de Italia. El triunfo en Bologna supuso la sexta victoria consecutiva, record en la historia de la entidad, superando las cinco de 1991, en 53 años en Serie A. Es la tercera mejor racha esta temporada, solo por detrás de Juventus (12) y Roma (10). Por ejemplo, el Napoli no suma tres victorias seguidas desde octubre, la Fiorentina solo lo ha hecho una vez y el Inter ninguna, para manejar la entidad de lo que está haciendo el Atalanta.

El domingo tendrá enfrente al Sassuolo, penúltimo y defensa más débil del campeonato, lo que puede dar vía libre a los Denis, De Luca, Bonaventua o Cigarini a ampliar la racha y apuntar al quinto puesto -el Inter está a solo dos puntos- y a los records de puntos -52- y mejor puesto histórico -sexto-. Y siempre interesante, pese al horrible momento -han vencido solo dos partidos, al Milan y Catania, en 2014- ver en la delantera del Sassuolo al talentoso y díscolo Mimmo Berardi y a Simone Zaza, otro produco de la prolífica cantera de Atalanta.

[Atalanta-Sassuolo. Stadio Atleti Azzurri d'Italia. Domingo. 15:00 horas]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados