Se habla de:

Ciclismo

article title

Tour, más diferencias que espectáculo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los bonitos y entretenidos tres primeros días de carrera, especialmente la jornada de viento y lucha en los tramos de tierra ganado al mar de las costas de Zelanda, no fueron un preludio de lo que ocurriría luego en el resto de la primera semana del Tour de Francia. El paso de las etapas fue una constante, repetitiva y tensa espera hasta los kilómetros finales, cuando se decidía la etapa.

La victoria en solitario -y liderato de Tony Martin- tras el decepcionante pavés, los triunfos al sprint de André Greipel y Mark Cavendish, el momento de Stybar en Le Havre aprovechando el caos de la caída previa y el ataque de Alexis Vuillermoz para sorprender a los favoritos en el Muro de Bretaña, como había hecho Joaquím Rodríguez unos días antes en Huy. La semana, que se cerró con la esperada victoria del equipo BMC por seis décimas sobre el Sky, podría quedar bien resumida en este solo párrafo.

 

Si el entretenimiento ha brillado por lo general por su absoluta ausencia, obviando estos momentos referidos, sí han destacado las importantes diferencias que se han producido en la clasificación general, donde el gran beneficiado ha sido quien llega como líder al primer contacto con la alta montaña en los Pirineos: Chris Froome.

En unos días en los que desgraciadamente han proliferado las caídas -nada extraño, por otro lado, en estas etapas de nervios- el inglés biónico ha sido el único de los grandes favoritos al triunfo que no ha besado el suelo, como sí han hecho Contador, Quintana y Nibali, si bien sin grandes consecuencias. Es más, dos de los líderes de la carrera, Fabian Cancellara primero y Tony Martin luego, finalizaron de manera abrupta su participación en el Tour tras sendas graves caídas con el maillot amarillo sobre los hombros.

 

El estadounidense Tejay Van Garderen, como ya hiciera en Dauphiné, ha sido el único que no ha perdido tiempo respecto a Froome en estos primeros días. Más de un minuto ha perdido Alberto Contador -como Rigoberto Urán-, la mitad en la crono por equipos, que ha salido bien parado pese a todo. Y es que entre el caos neerlandés y los muros, Nairo Quintana y Valverde han perdido casi dos minutos -habiendo recuperado una parte con Contador en la crono-, Nibali casi dos y medio, Joaquím Rodríguez casi cuatro, todavía más Talansky o Bardet.

Mención especial para Thibaut Pinot: la gran esperanza francesa tras su podio y maillot blanco en la pasada edición del Tour de Francia, ha tirado por la borda sus opciones en estos primeros días. Tras su buen prólogo no ha tenido ni un día bueno: al tiempo perdido en Zelanda añadió el de los siguientes días, desfondado en Huy, desesperado en el pavés, desconectado en Bretaña y sin equipo en la crono. Más de ocho minutos de desventaja que le colocan como potencial animador de la alta montaña, sin más posibilidades en la general.

 

Las diferencias generadas en la primera semana de Tour de Francia, tediosas pero ya decisivas, son importantes pero ni mucho menos insalvables. La numerosa montaña propuesta, hasta nueve etapas, implica que existe terreno y recorrido para darle la vuelta completamente a la competición. El Froome vs Contador vs Nibali vs Quintana continuará por todo lo alto.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados