Miscelánea

article title

Tour 2014: Un recorrido variado e ilusionante

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Sensaciones positivas entre ciclistas y espectadores y mucha expectación sobre lo que puede dar de sí el próximo Tour de Francia. La edición 2014, que comenzará el sábado 5 de julio en Leeds, en el condado inglés de Yorkshire, presenta un recorrido completo y variado, en el que alta montaña, etapas de media montaña, pavés, maratonianas -y pocas- etapas de transición y la larga crono final en Bergerac tendrán merecido protagonismo en el devenir de la prueba.

En la campiña inglesa tendrá lugar el Grand Depart más al norte de la centenaria historia de la gran prueba ciclista francesa. El verde y húmedo paisaje de Yorkshire será el marco de dos etapas -no habrá este año tampoco el habitual prólogo-, la segunda de las cuales, con final en Sheffield, puede provocar los primeros nervios a más de uno con el constante sube y baja entre colinas. La esperada llegada a Londres, concretamente en The Mall, lugar de meta de los últimos Juegos Olímpicos, cerrará el periplo del Tour por tierras inglesas.

[VÍDEO | Las preciosas imágenes de Yorkshire, sede del Grand Depart 2014]

Ya en el continente, partiendo desde la costa del Canal de la Mancha y la zona de Calais, se recorrerá el norte de Francia durante el resto de la primera semana. La llegada a Lille será el aperitivo de una de las etapas más esperadas: La llegada a Arenberg, uno de los símbolos de la clásica Paris-Roubaix. Nueve tramos de pavés en los últimos 70km de una etapa de 156km, incluyendo, si bien parcialmente, el Carrefour de l'Arbre y Mons-en-Pevele. Una jornada que pretende ser el primer día decisivo del Tour, con el mismo éxito de la similar etapa de la edición de 2011, con victoria de Hushovd, y que servirá además como homenaje al centenario de la I Guerra Mundial.

Los Vosgos tendrán especial importancia en este Tour de Francia como primera piedra de toque montañosa en el primer fin de semana. Final en alto en Gerardmer, tras superar otros dos ascensos en los últimos 20km; llegada a Mulhouse y finalmente la primera gran llegada en ascenso en La Planche des Belles Filles (5,9km, 8,5%). Un puerto, este último, que ya dejó muy buen sabor de boca en 2012, donde Froome reventó la carrera en favor de Wiggins, y que al contrario que entonces, será precedido por otros seis puertos de paso.

Esta vez la influencia de los Alpes será menor que otros años, aunque no por ello dejan de ser duros. Tras el preludio en St.Etienne, las estaciones de esquí de Chamrousse y Risoul tomarán el protagonismo. En una etapa de 200km, el ascenso a Palaquit precederá a Chamrousse (18km, 7,3%), mientras al día siguiente, Risoul (12,6km, 6,9%), allí donde Nairo Quintana venció el Tour del Porvenir y el año pasado Froome sentenció su Dauphiné, se subirá con el desgaste previo de Lauteret y sobre todo el Izoard, uno de los grandes e históricos colosos alpinos.

Tras el segundo día descanso en la turística y medieval Carcassonne llegará el decisivo tríptico pirenaico. El martes, 237km con ascensos a Aspet y el Port de Balés para finalizar en descenso en Bagnères de Luchon. El miércoles, cuatro puertos encadenados en apenas 125km: Portillon, Peyresourde, Val Louron y final en St.Lary Soulan (10,2km, 8,3%), a donde no se llegaba desde 2005. Finalmente, el jueves se cerrará la montaña con la meta en Hautacam (13,6km, 7,8%) previo paso por el clásico Tourmalet.

El último día decisivo tendrá lugar el sábado. La única contrarreloj del Tour 2014 tendrá 54km completamente llanos entre Bergerac y Pergueux. Homenaje a la exhibición de Indurain dos décadas atrás y jornada que determinará el vencedor de la próxima edición de la Grande Boucle. Los escasos kilómetros de lucha contra el crono totales, situación que perjudica a Froome, se verán relativamente compensados con su posición estratégica en el recorrido.

[RELACIONADO | Todos los detalles de recorrido del Giro 2014]

Por supuesto, con este y cualquier recorrido, Chris Froome sigue siendo el máximo favorito para repetir victoria. Sin embargo, sus dos principales rivales, Nairo Quintana y Vincenzo Nibali, tienen terreno suficiente donde hacerle perder tiempo. El pavés hará caer a los primeros favoritos, si bien Froome cuenta con un buen equipo para estas lides, mientras la media montaña y los encadenados alpinos y pirenaicos deben ser aprovechados por sus rivales para hacerle daño, con el recuerdo de la cierta debilidad de su equipo en 2013 para controlar estas situaciones. El objetivo para Quintana y Nibali será probablemente evitar que Froome llegue con ventaja -o una desventaja salvable- a la última y decisiva crono, donde el inglés es netamente superior. Pase lo que pase, el menú del próximo Tour de Francia se prevé sumamente ilusionante.

[Sigue toda la actualidad del ciclismo en @CiclismoSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados