Fútbol italiano

article title

Totti es la vida

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En la sala más lejana de la planta de olvidados del hospital, estaba acostado y magullado, con el goteo que ya no goteaba y las visitas que ya no se repetían. El entrenador y máximo responsable de la plantilla en un escenario oscuro le había dado la espalda y la soledad era su único aliado en un rincón donde el aficionado poco o nada puede ayudar.

Un hombre que había sido leyenda, capitán y emblema de la ciudad se encontraba olvidado en el armario de los juguetes usados. Los que crecieron junto a él no lo olvidaban, el corazón cuando late con mucha fuerza, nunca olvida o eso dicen del primer amor; el que te abrió los ojos, te enseñó de que iba el juego y nunca lo vas a olvidar. Date las gracias a ti mismo si todavía no lo has encontrado.

Francesco Totti para los romanos, para Italia y para los aficionados a la pelota en general, fue uno de esos amores primerizos que no se olvidan. En una semana en menos de diez minutos, ha dado 4 puntos al equipo de sus amores. No guarda rencor, ni odio. Un futbolista ejemplar que juró amor eterno y así será. Los que le dieron la espalda, Totti les habló de cara. Su gol en Bergamo, te hacía recordar, los buenos años que vivimos y lo bueno que fue. No le hico falta más de cinco minutos para empatar a tres en un partido loco y permitir a la Roma seguir soñando con el segundo puesto hasta el final.

Si lo de Bergamo ante Atalanta pareció un espejismo, como cuando la miras de espaldas y te recuerda a ella o cuando contestas y suena su voz, lo de ayer en el Olímpico ante el Torino fue un reencuentro de cara, como le gusta a Il Capittano. Entró en el minuto 86, lo igualó en el 87 y lo remontó en el 89. Las portadas de Italia hablan en representación del pueblo, Totti es un mito, es leyenda. “Nada de lo que fue vuelve a ser. Ni las cosas ni los hombres ni los niños son lo que fueron un día” . Uno ya no juega con si juguete y pocos duran con su primera novia. Pero que bonito fue recordar en tres minutos, todo lo que fue. Recordar es vivir y Totti es la vida.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados