Chile

article title

Tormenta en Chile, todos contra todos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Pasaron ya casi tres días tras el adiós a Rusia 2018, pero la temperatura en la selección chilena de fútbol sigue muy alta: las acusaciones cruzadas y los reproches continúan mientras los dirigentes buscan un entrenador que pueda poner calma en medio de la tormenta.

Las acusaciones, que suman y siguen, apuntan principalmente a unos de los emblemas de la “Roja”, el volante Arturo Vidal, cuyo entorno   familiar lo defendió hoy.

(Claudio) Bravo también participaba de actos de indisciplina y ahora se cree un ejemplo de buenos valores“, señalaron hoy cercanos al jugador del Bayern Múnich al diario “El Mercurio”.

La polémica la abrió Carla Pardo, la esposa de Bravo, el portero y capitán chileno, apenas terminado el partido en el que la “Roja” perdió el martes 3-0 ante Brasil, sellando así su eliminación del Mundial.

En su cuenta de Instagram la mujer escribió, sin dar nombres, que mientras la mayoría de los jugadores del plantel entrenaban normalmente otros se iban de fiesta y volvían borrachos.

La controversia, que ahora tiene enfrentados a los entornos de Bravo y Vidal, los dos máximos referentes de la llamada “generación dorada” del fútbol chileno, no paró allí. Más tarde se sumó a las críticas Pilar Lizana, la madre de Pardo y suegra del arquero.

“Todo el mundo sabe que él (Arturo Vidal) llegaba ‘curao’ (borracho) a las concentraciones“, dijo la mujer en entrevistas que ofreció a varios canales de la televisión local.

Además, recordó el último de los incidentes en que se vio supuestamente envuelto el futbolista en un hotel-casino (el Monticello) cuando la “Roja” se preparaba para medirse a Paraguay y Bolivia.

A mí me lo contó un sobrino que trabaja allá. Yo me enteré que hubo una pelea, que Arturo (Vidal) estaba metido allá y que se había venido a las 7 de la mañana. Que había pagado para que borraran las cámaras de seguridad“, según su denuncia.

En esa oportunidad, Vidal admitió que estuvo en el recinto. Sin embargo, dijo que cenó con amigos y que luego se fue a casa para participar más tarde de los entrenamientos del plantel luego de una noche libre que les dio su entrenador, el argentino Juan Antonio Pizzi.

En medio de este caos, los dirigentes de la federación chilena, que encabeza Arturo Salah, se encuentran en la búsqueda de un entrenador que se haga cargo del combinado nacional tras la renuncia de Pizzi tras la debacle de la Roja en sus aspiraciones de llegar a un Mundial por tercera vez consecutiva.

En medios locales se mencionan los nombres del chileno Manuel Pellegrini, hoy en el fútbol chino, y el del argentino Eduardo Berizzo, actual entrenador del Sevilla de la liga española.

No soy un hombre de un doble discurso. Voy a cumplir el contrato que tengo con  Sevilla. No quiero formar parte de una especulación“, respondió Berizzo sobre los rumores de que podría convertirse en el nuevo técnico de la “Roja”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados