Portada

article title

Toni Kroos, líder polivalente

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Real Madrid se encuentra instalado en el éxito, dejándose arrastrar por la intensa corriente que le arrastra, casi por inercia, a la victoria. Un caudal cuyo origen emana del trabajo estructurado, la cordura y la planificación, tanto a corto como a largo plazo, en una labor que ha desembocado en la confección de una plantilla perfectamente equilibrada en todos los aspectos, tanto los estrictamente futbolísticos como en el factor humano. Una combinación casi perfecta de experiencia y juventud, de talento y esfuerzo, magistralmente gestionada por un técnico, Zinedine Zidane, que ha aterrizado en los banquillos carente quizá de experiencia en el cargo mas sobradamente experimentado en la gestión humana del grupo. Conocedor de las necesidades e inquietudes de un grupo de futbolistas que respetan su figura reciente de maestro del balompié, repleta de elegancia, esa que el conjunto merengue viene mostrando especialmente en los últimos meses de competición.

Prácticamente unánime resulta el elogio a futbolistas como Marco Asensio, Luka Modric, Isco o Cristiano Ronaldo, resaltando sus figuras sobre el resto en el escaparate mediático. Más allá de ello y del enorme mérito del técnico galo por encumbrar la importancia del colectivo por encima de las individualidades a través de la perfecta aplicación de las rotaciones y el reparto de minutos entre todos los miembros de la plantilla, el factor determinante de este como de otros grandes equipos en el pasado reside en la medular.

El equilibrio aportado por un futbolista imprescindible para sostener tácticamente al equipo como Casemiro; la exquisitez que Luka Modric imprime a la construcción del juego; o la evolución de Isco Alarcón, mutando de jugador exquisito de rendimiento intermitente a genio contrastado, capacitado por fin para llevar el peso del juego y los partidos con solidez y continuidad.

Toni Kroos Real Madrid

Toni Kroos | Getty Images

Y además, Toni Kroos. Pieza de ingeniería alemana. Orden, precisión, control, seguridad. Complejo escoger calificativos que se amolden o aproximen a la definición futbolística del centrocampista germano. El ‘8’ llegó en 2014 procedente del Bayern, por una cantidad aproximada de 25.000.000 €, en una de las operaciones más rentables que se recuerden, pese a que en los últimos tiempos las operaciones llevadas a cabo con jugadores como Marco Asensio o Ceballos demuestran que el club blanco ha mutado su política de fichajes.

Kroos es un auténtico líder sobre el terreno de juego. Capacitado para actuar en cualquier posición en el esquema de Zidane, incluso podría suplir a Casemiro si el galo se lo indicase. La progresión del germano en el club blanco es ilimitada, siendo un líder innegable, en ocasiones desapercibido para el espectador, fundamental para sus compañeros, incómodo para los rivales. Un líder polivalente, capaz de leer las necesidades de su equipo en cada momento del encuentro, de visualizar el pase necesario en cada ocasión, de organizar las transiciones del conjunto blanco con maestría, de forma natural. Tácticamente infalible, Toni Kroos da forma al juego madridista, ofreciendo pausa y precisión en la elaboración, colocación y efectividad en el repliegue y la destrucción del juego rival. Una simbiosis perfecta de sus acompañantes en la medular madridista, convertida en pilar fundamental en la edificación de la hegemonía merengue actual.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados