Fútbol Europeo

article title

Tim Howard, ¿el fin de los años dorados?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

David SANTERO – Si se realizara un ránking con los porteros más controvertidos de la Premier League, sin duda el nombre de Tim Howard se colaría entre los primeros puestos, a pesar de su dilatada carrera, su amplia experiencia y su indiscutible status como meta titular del Everton.

Howard llegó a la Premier League en 2003 de la mano del Manchester United, procedente de una MLS aún en fase embrionaria. Sus inicios en Old Trafford no fueron nada fáciles. Pese a que consiguió relegar al banquillo a todo un mito como Fabien Barthez, un grave error suyo en el último minuto provocó la eliminación del Manchester United en Octavos de Final en la UEFA Champions League a manos del Oporto. Ese error le mermó la confianza y, tras una consecución de actuaciones desafortunadas, acabó perdiendo su puesto en favor del norirlandés Roy Carroll. La siguiente temporada (2004-2005) fue sin duda la peor de toda su carrera, marcada por sus continuas “cantadas” y nuevamente relegado al banquillo por Carroll primero, y por el español Ricardo después. Inesperadamente, los de Old Trafford decidieron dar salida a ambos a final de temporada y ofrecieron a Howard la renovación por 4 años.

El norteamericano firmó al instante, ilusionado ante la oportunidad de ser, por fin, el primer portero, sin sospechar que tan sólo unas semanas después el club ficharía a Edwin Van Der Sar, cerrándole definitivamente las puertas del Teatro de los Sueños. Aquella temporada (2005-2006) disputaría únicamente 4 partidos, lo que precipitó su marcha al Everton al final de la misma, en calidad de cedido. Su buen hacer en el equipo de Liverpool le convirtieron rápidamente en titular indiscutible, por lo que los ‘Toffees’ decidieron hacerse con sus servicios de forma permanente en febrero de 2007.

A partir de aquí, la carrera de Howard despega como un cohete y, aunque su rendimiento sufre varios altibajos, se confirma como un portero de garantías. En abril de 2009 se vengó de su ex-equipo deteniéndoles dos penaltis en la semifinal de la FA Cup, y esa misma temporada logró el récord de mayor número de partidos con la portería imbatida en toda la historia del Everton. En verano le amargó la tarde a España durante la semifinal de la Copa Confederaciones, con victoria de USA 0-2 y con Howard nombrado mejor portero de la competición. Debutó en un Mundial en la cita de Sudáfrica al verano siguiente, siendo el portero titular y alcanzando los Octavos de final. En la temporada 2011-2012 marcó un gol contra el Bolton, siendo el cuarto portero en conseguirlo en la historia de la Premier League tras Peter Schmeichel, Brad Friedel y Paul Robinson. Todo esto alternado con sus esporádicas tardes negras bajo los tres palos.

En la presente temporada Tim Howard empezaba con el cartel de haber sido uno de los mejores guardametas del Mundial de Brasil, donde la selección estadounidense, pese a caer en Octavos ante Bélgica, cuajó un gran torneo (dejando fuera incluso a la Portugal de Cristiano Ronaldo en la Fase de Grupos) y vio nacer a toda una legión de nuevos fans del combinado estadounidense. El éxito mundialista le reportó a Howard, a sus 35 años, un prestigio muy merecido tras 17 años en la élite del fútbol y más de 100 partidos internacionales. Esta nueva faceta mediática le sirvió, por ejemplo, para ser imagen del videojuego de EA Sports FIFA 15.

Con estas credenciales, Howard se presentaba como una de las grandes estrellas del Everton para la temporada 2014-2015. Totalmente indiscutible en la meta ‘toffee’, y por fin consagrado internacionalmente, el americano renunciaba a jugar con su selección durante un año para centrarse únicamente en los intereses de su club, inmerso en las 3 competiciones domésticas inglesas y en la siempre apetitosa Europa League.

Tras un comienzo irregular, en diciembre sufría una lesión en su pantorrilla izquierda que le apartaba de la competición durante 2 meses. El español Joel Robles tendría la difícil misión de suplir a, según Klinsmann, “el mejor portero del mundo”. Mientras Tim pasaba su recuperación entre partidazo y partidazo del madrileño, el debate se iba abriendo entre los fans del Everton. ¿Qué pasaría cuando volviera el americano? La respuesta de Roberto Martínez fue tajante: Joel, al banquillo. Pero en el fútbol no hay cabida para el sentimentalismo barato, y las malas actuaciones de Howard tras su vuelta a los terrenos de juego (especialmente ante el Leicester, donde dos errores del portero le costaron 2 puntos a su equipo) han reavivado un debate que hace plantear la siguiente pregunta: ¿habrán pasado ya los años dorados para Tim Howard?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados