Atlético

article title

Tiago, la inteligencia en la sala de máquinas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Era un día para pasar página después de la derrota frente al eterno rival, y la visita del PSV no sólo sirvió para que con su triunfo el Atlético de Madrid sea el único equipo de la Liga de Campeones que cuenta sus partidos por victorias, sino para comprobar que la figura de Tiago volvió a imponerse en el centro del campo tras un tiempo fuera del once colchonero.

Lo cierto es que más de una vez hemos escuchado a Simeone aquello de “los momentos no son los mismos para los jugadores”, y es que para el técnico argentino en un año entero futbolístico las situaciones van variando, de lo que podemos deducir que la versión de juego que veníamos viendo del Atlético, la más ofensiva de los últimos años, aguardará hasta nuevo aviso ante la buena imagen que el equipo mostró con Tiago de `cinco´ y con Koke más cerca de los delanteros.

Tiago y Simeone | Getty

Tiago y Simeone | Getty

Sólo un dato, los del Cholo no dejaban su portería a cero desde el pasado miércoles 19 de octubre, más de un mes en el que la idea de juego siempre estuvo clara, y a juzgar por los resultados se siguió adelante con ella para bien o para mal hasta que la gota colmó el vaso en forma de derbi. Algo raro para el Atlético, pese al espectáculo ofrecido y la mentalidad de ganar por delante, algo que requería de la vuelta a la cancha del hombre sensato, comprometido y sobre todo inteligente, la vuelta de Tiago a tomar el mando de las operaciones.

Un mediocentro portugués que salió del equipo curiosamente debido a su lesión contra el PSV en el primer partido de liguilla de Champions, y que volvió a una convocatoria medio mes después consciente de la voracidad ofensiva que los rojiblancos venían mostrando con Gabi y Koke en la sala de máquinas. Un jugador que esperó paciente su momento para volver a tener un papel protagonista en el centro del campo frente a de nuevo el PSV e incluso hacer de asistente en el segundo gol colchonero. Un Tiago con el que en definitiva, a pesar de que un conjunto holandés con muchas bajas sólo plantara cara hasta el primer gol rojiblanco, volvió la esencia del juego ordenado y a la vez intenso, quién sabe si el verdadero alma de este equipo, al Vicente Calderón.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados